Córdoba

El Ayuntamiento pretende realizar un calendario unificado de eventos primaverales en otoño

  • Incluiría la Semana Santa, las Cruces, los Patios y la Feria y compensaría "las pérdidas de sus protagonistas"

Meritxell Valle trabaja con las macetas de su patio del barrio de San Basilio Meritxell Valle trabaja con las macetas de su patio  del barrio de San Basilio

Meritxell Valle trabaja con las macetas de su patio del barrio de San Basilio / El Día

El alcalde de Córdoba, José María Bellido, ha anunciando que el Ayuntamiento quiere, "de alguna manera, compensar económicamente" a los protagonistas directos e indirectos de los eventos que se llevan a cabo tradicionalmente durante la primavera en la ciudad, como son la Semana Santa, las Cruces, los Patios y la Feria. Y lo quiere hacer con un calendario unificado que en otoño incluya la celebración de dichos eventos, "contando en esos agentes de sectores que son protagonistas directos e indirectos de los mismos".

A finales del pasado mes, el Ayuntamiento de Córdoba acordó el aplazamiento de las citas que integran el Mayo Festivo junto con las entidades y asociaciones que participan de manera fundamental en la celebración de estas fiestas. La teniente de alcalde de Promoción, Marián Aguilar, destacó la "absoluta lealtad y disposición a encontrar alternativas que ha encontrado durante estas semanas con todos, en unos momentos especialmente difíciles en los que hemos de trabajar para frenar la propagación del coronavirus y, al tiempo, buscar soluciones para que se mantenga la celebración de citas como la Feria y la Fiesta de los Patios, por su valor en nuestra tradición y por el impacto económico que tienen en la ciudad".

Aguilar apuntó que el diálogo con asociaciones representativas de Patios, propietarios y cuidadores, ha servido para plantear que la tradicional Fiesta de los Patios "puede coincidir en el tiempo con la celebración del festival Flora, que se desarrollará en octubre". Esta opción, destacó, "permite integrar tradición y modernidad en los patios de nuestra ciudad, logrando encajar en el calendario la apertura de los recintos tradicionales tras la obligación de aplazar la Fiesta durante mayo".

En cuanto a la Semana Santa, el Obispado abrió la posibilidad a que se celebrara de forma reducida, a modo de las procesiones magnas que se han llevado a cabo durante los últimos años en la ciudad, los días 14 y 15 de septiembre, tras haber sido suspendida el sábado 14 de marzo como consecuencia de la expansión de la pandemia del coronavirus. De hecho, el Obispado de Córdoba acogió "favorablemente" las directrices marcadas por el Vaticano en el decreto En tiempo de covid-19 de la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos, cuyo prefecto es el cardenal Robert Sarah. 

Este posible traslado de la fechas de la Semana de Pasión, con una Semana Santa reducida o una procesión magna de acción de gracias, podría ser un alivio también para la economía local, que de confirmarse más suspensiones de los actos que componen el mayo cordobés quedaría seriamente dañada. De ahí que este buen acogimiento por parte del Obispado pudiera tener continuidad también en otros sectores de la provincia. Porque, cuando se recupere la salud, tocará hacer lo propio con la economía.

Respecto a la Feria, en septiembre. Ese es el planteamiento inicial que ha marcado el Ayuntamiento de Córdoba tras decidir, de manera consensuada con toda la comisión que forma parte de la fiesta, aplazar todos los acontecimientos del Mayo Festivo por la crisis mundial provocada por el coronavirus. La medida, como no puede ser de otra forma, ha sido bien acogida por las principales asociaciones representativas del festejo, que consideran que salvarlo puede ser bueno para favorecer la economía de la ciudad.

La logística de las casetas, desde carpas a aparatos de aire acondicionado, pasando por los aseos portátiles, y la obligación de contar con las atracciones de la calle del infierno para que la feria sea completa exige al menos una semana de plazo entre cada gran festejo. De momento, Sevilla ya deslizó su idea de montar la Feria de Abril por San Miguel (en fechas entre el 19 y el 27) y Jerez, aprovechando la festividad de El Pilar (del 10 al 17 de octubre). Pero habrá que cuadrar todo, de partida con Córdoba.

Así lo entiende también Rafael Bocero, presidente de la Asociación de Casetas Tradicionales, pues "ahora no hay que ir a ver quién puede más, debe haber un acuerdo con una semana por medio para que la logística pueda suministrarse sin problemas". Una problemática nada sencilla, al tener que jugarse a varias bandas, que hace que desde su colectivo haya quien vea bien pasar un año en blanco.

Por su parte, Alfonso Rosero, presidente de la Asociación de Casetas Populares, mantiene que la postura de todas la partes implicadas es "barajar las distintas fechas en septiembre y octubre", porque es obligatorio organizarse con otros ayuntamientos y con la Asociación de Industriales y Feriantes de Andalucía, Ceuta y Melilla, que montan casi el 70% de las atracciones en Córdoba "para ver cómo encajamos todas las ferias".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios