fiesta

Almuerzos, compras y jueves al sol

  • La jornada festiva por el día de Todos los Santos llena las calles de la ciudad y las terrazas ayudada por la apertura de los comercios y un tiempo que acompañó durante todo el día

Turistas pasean por la Judería y comen en una terraza. Turistas pasean por la Judería y comen en una terraza.

Turistas pasean por la Judería y comen en una terraza. / reportaje gráfico: Juan ayala

Parece que la meteorología acompaña a los días festivos. Tras un día de San Rafael radiante que le vino de lujo a los peroles, el día de Todos los Santos también ofreció sol (aunque algo más de frío) para cordobeses y turistas. El 1 de noviembre es día de visita casi obligatoria a los cementerios, pero también una jornada para celebrar en familia. El Centro de la ciudad y el Casco Histórico se llenaron de gente, las terrazas estuvieron a rebosar y a todo esto ayudó la apertura de los comercios.

Cristina trabaja en una tienda de productos de cosmética y ayer le tocó hacer su turno. Reconoce que trabajar en días festivos tiene su lado bueno, pero también su parte mala. "Siempre depende del comercio en el que trabajes, a mí, por ejemplo, me conviene trabajar días como hoy porque me lo pagan en horas extra", explicaba, pero apostillaba que, realmente, "las ventas no son excesivamente altas y al final todo el mundo descansa menos tú".

Hubo, eso sí, quien tuvo la suerte de descansar y pudo disfrutar del otoño cordobés. Fue el caso de la familia Castro, seis hermanos con sus respectivas parejas y otros tantos hijos que siempre se reúnen el 1 de noviembre. Van al cementerio por la mañana y luego toca almuerzo en algún restaurante de la ciudad. Ayer aprovecharon la cercanía de la avenida de Barcelona para ir a un restaurante cercano. "Esto es una tradición familiar, como la Nochebuena o Fin de Año", comentaba Loli, la mayor de los hermanos. Entre flamenquines, bravas y varios postres pasó esta familia su particular día de Todos los Santos.

El sector turístico fue además uno de los grandes beneficiados por el buen tiempo. Las cifras de reservas ya presagiaban que el puente sería bueno, lo que propició que la Judería volviera a ser un laberinto casi insalvable. Los turistas tomaron el Casco Histórico para iniciar un buen noviembre en este sentido. Carlos y Natalia, un matrimonio de Carmona (Sevilla), se vinieron hasta Córdoba para pasar el día de descanso. "Teníamos muchas ganas de visitar la ciudad porque nunca habíamos venido y nos está gustando mucho", comentaba ella cerca de una tienda de souvenirs tras haber disfrutado de un almuerzo en el Bandolero.

Hoy habrá quien tenga que volver a trabajar, pero también hay suertudos que tienen el puente completo. Habrá que disfrutarlo porque toca esperar más de un mes para que llegue el próximo festivo y ver cómo se comporta la meteorología.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios