Sacrifican a la morsa Freya de Oslo al ser considerada un peligro para los humanos y quieren hacerle un monumento