Andaluzas 22M

Rosa Díez ve "inapelablemente malo" el resultado de UPyD pero no dimitirá

  • Seguirá al frente del partido y piensa presentarse a las primarias de las generales pese a las críticas de dirigentes como Toni Cantó, Irene Lozano y Álvaro Anchuelo.

Comentarios 4

La líder de UPyD, Rosa Díez, ha reconocido que los resultados de las elecciones andaluzas han sido "inapelablemente malos", pero no se ha planteado dimitir mientras tenga el apoyo de la militancia y, por tanto, no ha cambiado su idea de presentarse a las primarias de las generales. En una multitudinaria rueda de prensa en la sede de Cedaceros, precedida de las críticas de algunos dirigentes de la formación por los malos resultados, como los diputados Toni Cantó, Irene Lozano y Álvaro Anchuelo, Díez ha insistido en que UPyD no pactará con Ciudadanos, que ha irrumpido en la Cámara andaluza con nueve diputados.

Rosa Díez, apoyada presencialmente por el abogado de UPyD y responsable de Regeneración, Andrés Herzog, y el candidato a la Comunidad de Madrid, Ramón Marcos, ha asegurado que UPyD continuará siendo un partido "autónomo", porque es necesario para España que siga siéndolo así. UPyD no solo no ha entrado en el Parlamento andaluz, como confiaba en que sucedería, sino que ha obtenido aún menos apoyos que los que logró en las anteriores, un 1,93 por ciento de los apoyos frente al 3,35 por ciento que consiguieron en 2012.

Resultados que Rosa Díez ha evitado explicar, más allá de afirmar que los andaluces han dado la mayoría a partidos afectados por la corrupción y que entre los dos (PSOE y PP) suman un millar de imputados. Según ella, ahora analizarán más detenidamente a dónde habrán ido a parar los más de 53.000 votos que han perdido con respecto a los comicios precedentes. También evaluarán si hay algo que se pueda mejorar en su estrategia electoral para que esa debacle no se repita en las cuatro citas electorales que quedan este año, pero ha insistido en que UPyD siempre ha defendido los "valores y principios" que necesita España.

UPyD es un partido que en su trayectoria ha demostrado que es "honesto, transparente, independiente y autónomo" y que "no se rinde" mientras tenga una causa justa por la que seguir luchando. Tiene unos principios y valores, ha recalcado, que "no son los de Groucho Marx", que se pueden cambiar si a uno no le gustan, y, mientras ella pueda servir a esos principios y tenga el respaldo de los afiliados, continuará al frente del partido, porque, además,  se siente "orgullosa" de ser la portavoz de una fuerza "insobornable".

Aunque UPyD ha perdido esta "última batalla", no se va a retirar de la arena política, ha afirmado tras advertir de que la desaparición "virtual" de la formación magenta supondría una "gran pérdida" para los ciudadanos y quienes quieren acabar con la corrupción, porque además se daría vía libre a "más apaños" con los nacionalistas.

A las habituales voces críticas a la dirección de los eurodiputados Enrique Calvet y Fernando Maura, se han sumado también las de Cantó y Anchuelo, que, a través de las redes sociales, han pedido autocrítica a la dirección y que se asuman responsabilidades. Toni Cantó incluso ha calificado de "decepcionante" la rueda de prensa de Rosa Díez y ha dicho en su cuenta de Twitter que el partido debe "responsabilizarse de las decisiones que nos han traído aquí".

El diputado Álvaro Anchuelo, habitualmente muy comedido, ha dicho también en un tuit, que ha retuiteado Lozano, que el resultado de UPyD es "malo sin matices" y que habrá que extraer "de una vez" las consecuencias. "Ya no se trata de opiniones ni de encuestas", ha apremiado. Se trata de dirigentes muy próximos a Rosa Díez que, por primera vez, públicamente, han dado muestras de manifiesta disconformidad con la estrategia de la ejecutiva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios