Música

Pablo Heras-Casado, medalla de Andalucía 2019

  • El director de orquesta granadino de trayectoria más internacional recibe la máxima distinción del Gobierno andaluz

Pablo Heras-Casado, Medalla de Andalucía. Pablo Heras-Casado, Medalla de Andalucía.

Pablo Heras-Casado, Medalla de Andalucía. / Archivo (Granada)

Comentarios 0

El Gobierno andaluz ha concedido la Medalla de Oro de Andalucía al director de orquesta Pablo Heras-Casado (Granada 1977). Al frente de Festival de Música y Danza de Granada desde 2018, comenzaba 2019 con el exitoso estreno en el Teatro Real de la primera parte de la ópera El anillo del Nibelungo, uno de los proyectos más ambiciosos de su carrera.   

El director de orquesta posee una veintena de trabajos discográficos y es colaborador habitual de sellos musicales tan prestigiosos como Deutsche Grammophon y Harmonia Mundil. En junio de 2018 cerraba su primera edición como director del festival granadino con “un balance muy positivo”. Y tras el verano se estrenaba como escritor con A prueba de orquesta, un libro publicado en Espasa con el que abordaba el mundo de la música pero también el suyo propio.

Con un perfil tan variado y una de las agendas más completas del panorama musical, el director de orquesta granadino se ha convertido en una de las figuras españolas con más proyección en el mundo de la música clásica y en un Embajador de Andalucía, distinción que recibió en 2016.

Porque la Medalla de Andalucía se suma ahora a un currículum en el que atesoraba numerosas distinciones. De su ciudad natal ha recibido prácticamente todos los galardones: Medalla de Honor de Granada, de la Fundación Rodríguez Acosta, Hijo Predilecto de la Provincia, Embajador y Premio Turístico. Pero su gremio también le ha concedido las más importantes distinciones, como la elección de Director del Año por la prestigiosa revista Musical America en 2014; el premio El ojo crítico de RTVE o el Diapason d´Or de la publicación francesa Diapason. Además El País lo eligió uno de los 100 personajes del año 2012 y es embajador de Ayuda en Acción.

Hijo de un policía y un ama de casa, se formó en el colegio Juan XXIII del Zaidín, el popular barrio obrero granadino. A los 7 años comenzó a cantar en el coro escolar y a poner en marcha numerosos proyectos musicales. Ya desde esa primera etapa abrió el abanico de su repertorio a lo que es una constante en su carrera: abarcar desde la música antigua hasta las composiciones de vanguardia.

Estudió en el conservatorio de su ciudad natal, y quiso completar su formación en la Universidad de Granada con nociones del grado de Historia del Arte y también con clases de dirección orquestal con Harry Christophers y Christohpher Hogwood.

De invitado y a dirigir la Orquesta Ciudad de Granada, pasó a estar al frente de la formación de Girona de 2003 a 2005. En ese periodo Daniel Barenboim lo eligió para tomar la batuta ante la famosa Orquesta del Diván Este-Oeste, y partir de entonces fue llamado por muchas de las más importantes orquestas importantes de España y Europa.

Ya en 2008 cruzaba a América para debutar en Ensemble ACJW en Carnegite Halle, y más tarde con los Ángeles Philarmonic y con la New World Symphony en Miami Beach. Desde ese momento el nuevo continente se ha convertido en una segunda casa, porque el director es invitado habitual de las orquestas sinfónicas de Chicago o San Francisco. Y tan sólo cuatro años después fue nombrado director titular de la Orchestra of St. Luke’s de Nueva York, una ciudad de referencia para el músico.

Pero el principal director invitado del Teatro Real de Madrid, que se rindió a los pies del granadino en 2014 con El Público, una adaptación a la ópera de la obra de Lorca que firmó Mauricio Sotelo, raro es el mes que no aparecen en prensa porque estrena obra al frente de algunas de las más importantes orquestas del mundo. O simplemente porque publica alguna foto en Instagram junto a su esposa y madre de su único hijo, la presentadora Anne Igartiburu. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios