EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Andalucía

El Gobierno andaluz reduce el déficit pese al impacto de la pandemia

  • La Administración regional presenta un desvío negativo del 0,06% del PIB, la mitad que en 2019

El consejero de Hacienda, Industria y Energía, Juan Bravo. El consejero de Hacienda, Industria y Energía, Juan Bravo.

El consejero de Hacienda, Industria y Energía, Juan Bravo. / M. G.

Hace justo seis meses la OMS recibió el primer aviso de una serie de casos de neumonía de origen desconocido que estaban afectando a una ciudad del interior de China. Aquel foco en el mercado de Wuhan ha provocado la mayor pandemia en un siglo y una crisis económica sin precedentes, pero las cuentas de la Junta –y el resto de las comunidades– han sorteado el primer envite con buena nota. El desvío en el balance financiero de Andalucía está en el 0,06%del PIB regional en los primeros cuatro meses del año; es decir, con mes y medio de pandemia contabilizado en ese periodo.

El déficit de 93 millones de euros es algo menos de la mitad de los 196 millones en negativo que presentaban las cuentas andaluzas el 1 de mayo de 2019, con el 0,12% del PIB autonómico. La situación sitúa a la comunidad con posibilidades de cumplir con el objetivo fijado por el Gobierno central, que está en el 0,1%. Incluso podría estar en posición de alcanzar la meta autoimpuesta por el consejero de Hacienda, Industria y Energía, Juan Bravo, que en el Presupuesto de 2020 se propuso llegar al equilibrio financiero por primera vez en más de una década.

El déficit estatal escala hasta el 2,88% del PIB, pero es la Administración central la que asume la mayor parte. Tanto es así, que las comunidades autónomas registran un superávit del 0,02% y sólo cuatro –entre las que está Andalucía– presentan un desvío negativo. ¿Cómo se conjuga eso con la situación de crisis económica y con el aumento del gasto provocado por la pandemia?Para explicar el dato positivo hay que tener en cuenta que las comunidades han recibido recursos del estado con los que no contaban incialmente.

En este apartado hay que contar el adelanto de la liquidación del sistema de financiación autonómica de 2018 y cantidades destinadas al gasto sanitario y social. Sin embargo, lo más relevante es que el Ministerio de Hacienda ha actualizado las entregas a cuenta –el dinero con el que las comunidades financian los servicios que prestan– sin un proyecto de Presupuestos Generales del Estado y con un escenario económico mucho más optimista del real. La cantidad que el Estado transfiere a las regiones se calcula a partir de una previsión de ingresos que depende en gran medida de la situación económica. El dinero que ha llegado a las comunidades se calculó con un crecimiento estimado de entorno al 2%, pero la pandemia ha cambiado estas previsiones y ahora se habla de una reducción del PIB de hasta el 12%.

El Gobierno decidió mantener la transferencia inicial para que las comunidades pudieran afrontar el gasto derivado de la crisis, que la Junta calcula en 1.800 millones de euros. Para hacer frente a las inversiones de los próximos meses, pero también a la caída de la recaudación fiscal que se deriva del batacazo econímico, la Adminsitración regional cuenta también con algo más de 1.000 millones de fondos europeos reprogramados que podrán servir para gasto sanitario y los casi 2.100 millones que corresponderán a la comunidad del fondo no reembolsable que empezará a llegar a los territorios en el mes que hoy comienza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios