Andalucía

Chaves dejará de ser el líder de los socialistas andaluces en 2012

  • El ex presidente de la Junta abandonará la secretaría general del PSOE-A en el próximo congreso regional al manifestarse contrario a las "bicefalias" · Avala a Griñán como candidato

Comentarios 7

Manuel Chaves no optará a revalidar el cargo de secretario general del PSOE andaluz en el próximo congreso regional a celebrar en 2012. Chaves tomó los mandos de la nave socialista en Andalucía en 1994, en plena crisis de guerristas frente a renovadores en Andalucía, y relevó al hombre de confianza de Alfonso Guerra, el malagueño Carlos Sanjuán.

Chaves manifestó ayer su intención de que la "nueva etapa" del socialismo andaluz la dirija otra persona, la que elija el partido en el congreso, y mostró su preferencia por José Antonio Griñán, el hombre al que designó como su sucesor al frente de la Junta de Andalucía cuando el pasado abril aceptó la oferta de José Luis Rodríguez Zapatero para convertirse en vicepresidente tercero del Gobierno.

Chaves compareció en rueda de prensa tras la celebración de la última ejecutiva regional del PSOE-A antes del cierre del curso político. Preguntado por su continuidad al frente de la secretaría general, Chaves recordó su discrepancia con la existencia de "bicefalias" en el partido, en este caso, entre un secretario general y un previsible candidato a la Junta. "Siempre me he manifestado en contra, puede haber excepciones, pero siempre he pensado que dan más problemas que ventajas", afirmó.

Una de esas excepciones mencionadas por Chaves será la que se produzca en el socialismo andaluz hasta 2012. Chaves se mostró seguro de que agotará su mandato hasta el próximo congreso, "sin duda", y descartó cualquier tipo de problema por la afinidad que le une con Griñán, amigo íntimo del ex presidente de la Junta. "La bicefalia puede explicarse en determinados momentos, como pasa en el PSOE-A", sostuvo.

Para Chaves, la relación con Griñán es excepcional. "Nos entendemos perfectamente tanto en el plano político como en el personal", destacó, para asegurar que en los próximos años no existirán problemas en el partido.

El anuncio de Chaves deja la puerta abierta de nuevo a la sucesión, esta vez, al mando de la nave socialista, victoriosa en los casi 30 años de experiencia autonómica.

Entre la cascada de preguntas que se sucedieron tras la confirmación de que abandonará la secretaría general, Chaves fue interrogado por si la renovación en el partido afectará a otros veteranos dirigentes. El líder socialista delegó la respuesta en la decisión que tome entonces el Congreso. "Yo puedo decidir por mí, no por otras personas", razonó. Sobre otras variables futuras, Chaves bromeó: "faltan dos años, nadie puede saber qué pasará en 2012; ahora soy vicepresidente y hace seis o siete meses no lo esperaba".

Una de esas interrogantes será si José Antonio Griñán, actual presidente de la Junta, toma las riendas del partido, si es designado candidato para las próximas elecciones como insisten desde el PSOE. Chaves cerró filas en torno a su elegido, un año menor que él, y le avaló una vez más como el "mejor" candidato, aunque insistió en que es su opinión personal y que esta decisión la deberá tomar también el partido.

Con esta decisión, Chaves culminará la renovación que él mismo inició en la cúpula de la Junta el pasado mes de abril cuando aceptó el cargo de vicepresidente tercero y ministro de Política Territorial y abandonó la Presidencia de la Junta después de 19 años en esta responsabilidad.

Manuel Chaves es además presidente federal del partido. Meses antes del congreso regional le antecederá la cita nacional sobre la que Chaves aún no se ha pronunciado sobre su continuidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios