Opinión Taurina

Llegó mayo un año más

  • La Córdoba taurina ha empezado el mes de forma triste por la retirada inesperada de Javier Moreno ‘Lagartijo’, la fea cogida de Enrique Reyes Mendoza y la tardanza en el cartel de la feria

Llegó mayo un año más. Córdoba se torna una ciudad en fiesta. Un mes que comienza con las tradicionales, cada vez más alejadas de su tradicional esencia, Cruces de Mayo y termina con la feria en honor a Nuestra Señora de la Salud, aunque en estos tiempos de globalización sea conocida como la Feria de Mayo.

Sea como sea, la ciudad se transforma durante este mes y hace que los cordobeses y los foráneos que nos visitan nos echemos a la calle para vivir todo lo que ofrece Córdoba, una ciudad donde la primavera ha explotado de forma especial, siendo todo un espectáculo para los sentidos.

La Córdoba taurina ha comenzado mayo de forma un tanto triste. Varios han sido los motivos de ello. El primero ha sido la retirada inesperada de Javier Moreno Lagartijo. El novillero cordobés, tras una interesante campaña mexicana, actuó en una novillada en Madrid donde no terminaron de salir las cosas, por lo que este resultado adverso ha debido de pesar en su ánimo ya que a principios de semana y a través de las redes sociales anunció su retirada.

Finito, Emilio de Justo, Ginés Marín y Rocío Romero se escuchan para la feria taurina

Unas escuetas líneas que literalmente decían: “Me retiro. Pongo fin a lo que ha sido mi vida desde que tengo uso de razón. No ha sido una decisión fácil, considero que para vestirse de torero hay que ser sincero con uno mismo y yo no estoy dispuesto a jugarme la vida todos los días. Quiero agradecer a todas las personas que me ayudaron, las que estuvieron en el fracaso y en el triunfo. El toreo me ha proporcionado unos valores que pocas profesiones te pueden regalar y gracias a ello conseguiré el sueño de mi vida. Ser feliz...”.

Desde aquí desearle al torero cordobés lo mejor fuera de los ruedos y queda la incertidumbre de si la decisión ha sido precipitada o no, ya que posiblemente esta temporada hubiese tomado la alternativa y tal vez en el escalafón superior la motivación hubiera sido distinta, aunque ya se sabe, ser figura del toreo es una empresa muy difícil, tanto que muchos son los llamados y pocos los escogidos.

En el mismo festejo donde Lagartijo, tal vez, maduró la dura decisión de su retirada, el notable subalterno cordobés Enrique Reyes Mendoza sufrió una fea cogida que a la postre ha tenido un feo pronóstico.

Lo que parecía ser un porrazo más, de los muchos que reciben los toreros durante su carrera, y una cicatriz en el pómulo ha desembocado en una grave lesión ocular. Los mareos, los dolores de cabeza, los problemas de respiración así como la visión doble fueron los síntomas aparejados al desprendimiento del globo ocular izquierdo, fractura de la órbita ocular y tabique nasal y parálisis del nervio de la cara.

Reyes Mendoza pasará en breve de nuevo por el quirófano para tratar de subsanar dichas lesiones, desconociéndose aún las posibles secuelas que le podrán quedar para el ejercicio de su profesión. Deseamos que con la operación quede todo en orden y el pundonoroso banderillero cordobés pueda regresar pronto a los ruedos.

Los carteles de la feria siguen a la espera. Anunciada su presentación, en un principio, para el jueves 2, se pospuso esta para el día siguiente, al existir coincidencia horaria con otro evento.

El viernes se volvió a aplazar su puesta de largo para este lunes. El representante de la empresa, Pepe Cutiño, presente en Los Califas la tarde del viernes, manifestó que la causa del nuevo aplazamiento no era otra que unos problemas exclusivamente empresariales y que como responsable pedía disculpas a la afición cordobesa, así como a la Sociedad Propietaria del coso califal.

Mañana se saldrá de dudas, pues también se comprometió a explicar las causas que llevaron al nuevo aplazamiento. Unos carteles que según comentó, están a la altura de la ciudad y de su historia taurina, en la línea de lo que ha sido la trayectoria de la empresa que representa en Córdoba.

No adelantó nada sobre los mismos, pero en los mentideros taurinos se habla de nombres como Finito de Córdoba, Emilio de Justo y Ginés Marín entre los matadores, y Rocío Romero en la novillada picada. El ciclo, sí confirmó Cutiño, estará compuesto por dos corridas de toros, una novillada picada, una corrida de rejones y la tradicional becerrada del Circulo Taurino con alumnos de su escuela taurina.

Habrá que esperar hasta mañana lunes para que sean presentadas. Se dice que a la tercera va la vencida; las combinaciones definitivas de la feria taurina de mayo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios