Puerto del Calatraveño

Un unicornio en el palacio de la Merced

  • El cogobierno de la Diputación compromete 24 millones para luchar contra la despoblación y habla de inversiones récord en 2020, mientras el PP lamenta el "continuismo" y la falta de nuevas ideas

Antonio Ruiz y Felisa Cañete, el martes en el palacio de la Merced. Antonio Ruiz y Felisa Cañete, el martes en el palacio de la Merced.

Antonio Ruiz y Felisa Cañete, el martes en el palacio de la Merced. / El Día

Es el mismo perro con distinto collar, viene a decir el PP, el principal partido de la oposición en la Diputación de Córdoba, sobre el proyecto de presupuestos del cogobierno de PSOE e IU para 2020. Aunque el símil del perro se queda corto: aquí debe haber intervenido un unicornio. La sala de plenos del palacio de la Merced, el escenario de las comparecencias importantes, acogió este martes la presentación de las primeras cuentas de la nueva etapa política en la casa palacio, con una Izquierda Unida que se debate ente tener más protagonismo o actuar de mustio acompañante y un Partido Socialista que ha encontrado aquí su principal baluarte en la provincia tras quedar barrido de la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de la capital, y con una Subdelegación con un perfil político que rehuye -o no sabe encontrar, nunca se sabe- el protagonismo.

Así que el secretario provincial del PSOE cordobés y alcalde de Rute, Antonio Ruiz, se rodeó de los suyos para mostrar el primer borrador de las cuentas públicas para 2020. Con la diputada provincial de Hacienda, Felisa Cañete, sentada a su izquierda para concretar los números, lo arropaban su vicepresidenta primera, Dolores Amo, también mujer fuerte en el partido; el diputado de Medio Ambiente y Carreteras, Francisco Palomares, alcalde de Villafranca, con cada vez más peso en su equipo, o el regidor de Puente Genil, Esteban Morales, portavoz del PSOE en la casa palacio, disponible las 24 horas para apagar fuegos.

Y Ruiz, a quien la oposición debería reconocer ya su habilidad política para dejarlos patidifusos sin levantar la voz, trazó los ejes centrales de unas cuentas que, por primera vez, incluyen un paquete de inversiones para afrontar uno de los principales problemas que atenaza a los municipios más pequeños: la pérdida de población. Según el expediente, que se debatirá en el Pleno del 18 de diciembre mientras media provincia canta villancicos y otra media come mantecados, la institución invertirá en 2020 partidas que superan los 24 millones de euros.

Solo por este volumen, el programa debería tener su impacto. La idea principal de PSOE e IU es reconvertir el antiguo programa de concertación y empleo en un plan contra el despoblamiento y el desempleo que repartirá entre los municipios de Córdoba un montante de diez millones de euros. Como principal novedad, se eliminará la obligatoriedad de destinar el 50% a contratación, de manera que los ayuntamientos tendrán autonomía plena a la hora de decidir en qué gastar ese dinero. También habrá diferencias en los criterios técnicos de distribución de los fondos, que incluirán en la ecuación el grado de pérdida de población, la dispersión y el censo.

Las otras partidas que integrarán el futuro programa son el plan contra el despoblamiento en las aldeas, dotado con dos millones de euros y que quiere ser una respuesta a que estos son los núcleos que más vecinos están perdiendo; el plan de mejora de comunicaciones viarias, con 7,7 millones; el de recuperación de caminos, con 3,82 millones; el de mejora de infraestructuras agrarias en las comarcas, con 400.000 euros, y el programa contra el despoblamiento en las comarcas, con 270.000 euros.

Hay más datos que, así a simple vista, y si todo sale como el cogobierno dice, deberían llevar a algún ujier a enmarcar el expediente y exhibirlo en el pasillo de Presidencia, en la vitrina que muestra las joyas barrocas del antiguo convento de la Merced, entre la imaginería sacra. Las inversiones previstas globales serán de "récord" el próximo ejercicio, de más de 50 millones, mientras que el presupuesto consolidado, el que incluye a los organismos autónomos, será el segundo mayor de la historia, con 308 millones. En los ejes de la gestión estarán la lucha contra el cambio climático, las políticas sociales, la promoción de la cultura, la difusión de la memoria histórica y, cómo no, el municipalismo. Alguien en el palacio de la Merced debe haberse cruzado con un unicornio. O tiene entre sus manos el santo grial sin que el resto de la humanidad lo sepa. O ambas cosas para explicar tal perfección.

Ciudadanos y Vox han callado, tal vez anonadados escrutando los números en los despachos, pero el PP, principal partido de la oposición, no tuvo más remedio que salir el miércoles a decir algo. Es "continuista", avisó la portavoz popular, María Luisa Ceballos, olvidándose de que, claro, el cogobierno es el mismo que en el mandato anterior. E intentó apuntillar: “El esfuerzo inversor que el gobierno provincial quiere vender procede de otras administraciones como la Junta, en la que precisamente no gobierna el PSOE”. Porque, lo que en el fondo se discute, es que el unicornio está en Sevilla, y camina a hurtadillas entre San Telmo y el hospital de las Cinco Llagas; se pasea de soslayo por el túnel navideño de la calle Larios de Málaga y ahora, en los últimos días, también por el del centro de Córdoba mientras cantan Miliki y Mariah Carey. Grandioso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios