Zoología
  • En la provincia habitan 21 especies de reptiles y la única potencialmente peligrosa es la culebra hocicuda, aunque rara vez ataca 

  • ¿Hay camaleones en Córdoba?

La 'Tarentola', el reptil más frecuente en Córdoba y que también se esconde en tu casa

Los reptiles más comunes de Córdoba. Los reptiles más comunes de Córdoba.

Los reptiles más comunes de Córdoba.

El Día

Escrito por

· Ángel Robles

Redactor

La culebra viperina y el lagarto ocelado campan a sus anchas por toda la provincia aunque no los veas. Desde la Subbética a la Vega, la Campiña, Los Pedroches y, por supuesto, también Córdoba capital. Aunque el reptil con una mayor presencia en los pueblos y los campos cordobeses es la Tarentola mauritanica, un pequeño dragón que, seguro, también se esconde en tu casa. Esta es una de las principales conclusiones que se extrae del trabajo que acaba de publicar en la revista Trianoi de la Sociedad Cordobesa de Historia Natural un grupo de zoólogos y que ha permitido actualizar la distribución por la provincia de las especies de reptiles, uno de los grupos del reino animal más denostado junto a los insectos o los arácnidos.

Pero no debería ser así, como advierte José Guerrero Casado, investigador del departamento de Zoología de la Universidad de Córdoba y uno de los participantes en el estudio: "Los reptiles son fundamentales para el equilibrio del medio natural. Son presa de otros depredadores y, al formar parte de las redes tróficas, son también depredadores de otros animales, como los ratones, las ratas y los insectos". En Córdoba era imprescindible un estudio en profundidad debido, por una parte, a que existían pocos datos de diversas especies, es decir, se desconocía en qué territorios concretos se encontraban y, por otra parte, porque en los últimos años se han producido una serie de cambios en la taxonomía.

Llegar hasta el final ha sido un proceso muy laborioso que ha durado años. Los investigadores han tenido como base el Servidor de Información de Anfibios y Reptiles de España (Siare) de la Asociación Herpetológica Española, que compila datos desde 1975. Este servidor proporciona para cada especie su distribución en España en cuadrículas de 10 por 10 kilómetros, lo que permite afinar mucho el análisis y, prácticamente, recontar municipio a municipio.

Mapa de distribución de los reptiles Mapa de distribución de los reptiles

Mapa de distribución de los reptiles / Revista Trianoi

Para completar esta información, cuenta Guerrero, se utilizaron las observaciones de reptiles registradas en el Global Biodiversity Information Facility, un servidor de acceso abierto y gratuito que proporciona datos sobre distribución de la biodiversidad a nivel mundial y está considerado el mayor portal de datos de biodiversidad y es muy empleado en la literatura científica. Por último, se utilizaron observaciones propias de los autores hechas durante visitas de campo realizadas en los últimos diez años.

En concreto, se han encontrado registros de 21 especies de reptiles en la provincia de Córdoba, pertenecientes a diez familias distintas. Existe una gran variación en el porcentaje de cuadrículas en el que las especies están presentes, de manera que diez especies se encuentran presentes en más del 50% de las cuadrículas y 11 en menos del 25%.

Las zonas más ricas son las Sierras Subbéticas, Sierra Morena central y el Noreste de la provincia; por el contrario, el norte de Los Pedroches, el Alto Guadalquivir y la Sierra Morena oriental -entre los municipios de Adamuz, Pozoblanco y Villanueva de Córdoba- se pueden calificar como más pobres. El motivo principal -advierte Guerrero- es que son zonas menos estudiadas: "Esto nos hace pensar que hay más de las que los datos de campo sugieren porque los hábitat son favorables".

La salamanquesa, en el top 1

El número 1 del ranking, presente en más del 80% de las cuadrículas que dibujan el territorio cordobés, es la ya citada Tarentola mauritanica, que no es otro bicho que la salamanquesa común. Normalmente habita en edificios cerca de las luces, estructuras antiguas, casas abandonadas, ruinas, rocas, campos pedregosos o troncos de árboles, siempre y cuando estén cerca de los insectos para devorar. Por ello es tan habitual verlas en las pantallas de los cines de verano o cerca de las farolas.

El segundo reptil más común en Córdoba es la culebra viperina (Natrix maura), que se trata además del ofidio con presencia registrada en un mayor número de cuadrículas, lo cual podría deberse en parte a ser más fácilmente detectable por estar presente en cursos o cuerpos de agua, como advierte el estudio. Además, esta especie presenta una buena adaptación a los hábitats acuáticos modificados, como los presentes en entornos agrícolas, lo que podría explicar su mayor abundancia y distribución.

Culebra viperina fotografiada en Córdoba. Culebra viperina fotografiada en Córdoba.

Culebra viperina fotografiada en Córdoba. / Mizar Torrijo

En tercera posición, lo que ha sorprendido a los propios investigadores, se sitúa el lagarto ocelado (Timon lepidus). Es un animal de tamaño mediano, que puede alcanzar los 70 centímetros de longitud total, de color verde o moreno y que presenta dos franjas de ocelos azules en el dorso. También habituales son la lagartija colilarga, el galápago leproso, la lagartija ibérica, la culebrilla ciega, la culebra bastarda o la de escalera.

Por el contrario, hay especies que están presentes en muy pocas cuadrículas. Por ejemplo, entre las especies infrecuentes destacan los pequeños ofidios terrestres como la culebra de cogulla occidental o culebra lisa meridional. Esto podría explicarse, razona Guerrero, por su actividad vital, ya que durante el día permanecen bajo piedras, lo que dificulta su detectabilidad.

En otros casos, la propia experiencia personal de los investigadores sugiere que su escaso número de registros sí representa una "relativa raridad", como podría ser la culebra de collar mediterránea, la víbora hocicuda o la lagartija colirroja. Y, entre los quelonios, el galápago europeo es mucho menos encontrado que el otro quelonio nativo, el galápago leproso.

Lagarto ocelado. Lagarto ocelado.

Lagarto ocelado. / Marta Canós

De las 21, la única especie "potencialmente peligrosa" es la víbora hocicuda, si bien "no es habitual que haya mordeduras", tranquiliza el investigador. Cuando se producen picaduras, se deben bien "a un encuentro fortuito, es decir, que pises donde está, o por manipulación". "No no ataca por sí sola, únicamente cuando se ve amenazada", explica.

Y, en cuanto al nivel de protección, dos están clasificadas como vulnerables, tres como casi amenazadas y 15 se consideran "de preocupación menor" a nivel nacional. Aunque, como advierte José Guerrero, jamás se debe molestar a ninguna, ya que casi todos los reptiles se encuentran incluidos en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial de España

(*) La investigación ha sido desarrollada por José Guerrero, Manuel Mármol, Francisco S. Bellido, Sofía López, Ana B. Llorca, Marta Canós, Mizar Torrijo y Agustín Camacho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios