Provincia

Cinco menores y un joven detenidos por violar presuntamente a una niña de 13 años en Baena

  • Un menor conocido por la víctima la condujo a un patio común de un bloque de pisos, donde tuvo lugar la agresión a plena luz del día.

Comentarios 9

La Guardia Civil ha detenido en Baena a cinco menores de edad y un joven de dicha localidad como presuntos autores de un delito de agresión sexual, ya que supuestamente violaron de forma consecutiva a una menor de 13 años en los vestuarios de la piscina municipal.

Según dijeron fuentes de la Guardia Civil, los hechos tuvieron lugar el pasado día 2 de julio, aunque no fueron denunciados en el puesto de la Benemérita en Baena, por la menor y sus padres, hasta varios días después. A raíz de ello la Guardia Civil abrió una investigación que ha culminado con la detención de seis personas, de entre 13 y 22 años de edad, que han sido puestas a disposición judicial.

A plena luz del día

La menor sufrió la agresión a plena luz del día y en la calle, ya que los hechos ocurrieron sobre las cinco y media de la tarde del 2 de julio en el patio común de unos bloques de viviendas situados cerca de la piscina municipal.

Según informaron fuentes cercanas a la investigación, fue una mujer de edad avanzada la que, al pasar por el lugar, observó lo que le pareció "una situación extraña", en la que "cuatro o cinco" menores muy jóvenes "parecía que estaban forzando a una niña", vistiendo todos ellos únicamente bañadores y chanclas. 

Esta testigo llamó a la Policía Local de Baena para denunciar los hechos, pero no lo hizo hasta cinco horas después, sobre las di del mismo día, pues esperó el regreso de su marido al domicilio familiar para contarle lo que había visto, y fue después cuando telefoneó a la Policía Local, la cual, a su vez, informó de ello a la Guardia Civil

Esta descripción de los hechos coincide con el relato realizado a los periodistas por la madre de la menor, María Jesús, quien afirmó que la agresión sexual a su hija ocurrió fuera de la piscina municipal de Baena, cuando un chico menor de edad, con el que al parecer ya mantuvo una relación, la invitó a salir del recinto, a lo que ella accedió porque "le gustaba y pensaba que le iba a pedir salir".

Uno de los agresores mantuvo una relación con la víctima

Ya en el exterior, en el citado patio común de los bloques de viviendas, situados entre las calles Espejo y Sargento Domingo Argudo, junto al Pabellón Polideportivo y a unos 100 metros de distancia de la piscina municipal, fue donde se produjeron los hechos. 

Según fuentes cercanas a la investigación, el ex novio de la chica y otros cinco jóvenes, cuatro de ellos menores de edad, la obligaron a mantener relaciones sexuales con todos ellos, bajo la amenaza de que, si no accedía, enviarían a sus padres un vídeo grabado previamente sin consentimiento de la chica en la que aparecía manteniendo relaciones sexuales con el citado ex novio.

En cuanto a la agresión en sí, la madre de la joven explicó que su hija "no había opuesto resistencia" porque la habían amenazado con enseñar el vídeo y, aunque los hechos ocurrieron el día 2 de julio, la chica no contó nada a sus padres hasta pasados tres días porque "tenía miedo". 

Así, el 5 de julio la niña dijo a su madre que le "tenía que contar un secreto que no podía contar a nadie, ni a papá", según señaló María Jesús, quien subrayó que fue entonces cuando le comentó que había sido violada por un grupo de chicos. La reacción de los padres fue acudir con la chica a denunciar lo ocurrido en el puesto de la Guardia Civil.

Respecto al resto de los agresores, la madre aclaró que "no los conocía". "Uno de ellos es disminuido, por lo que no le va a pasar nada. Otro es mayor y otro es compañero de clase y los demás del instituto", apuntó. 

El juez ha determinado la puesta en libertad de dos de los menores, aunque con orden de alejamiento de la víctima. En esta situación están el único menor de 13 años del grupo, el cual, dada su edad, es inimputable, y otro menor, pero en este caso por ser discapacitado psíquico. 

Los dos comparecieron el pasado 7 de julio ante el Juzgado de Menores de Córdoba cuyo titular decretó, por otro lado, el internamiento en un centro de reforma de menores para los otros tres implicados. Además, un segundo juzgado dictó el ingreso en prisión incondicional para el joven de 22 años, al que se le imputa, como a los tres menores internados, la presunta comisión de un delito de agresión sexual.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios