Vega del Guadalquivir

Cuenta atrás para la apertura del parque multiaventura de Hornachuelos

  • La instalación abrirá sus puertas a finales de marzo tras una inversión de dos millones de euros

  • La puesta en marcha del recinto creará una veintena de puestos de trabajo

Uno de los espacios de tirolinas del parque multiaventura de Hornachuelos Uno de los espacios de tirolinas del parque multiaventura de Hornachuelos

Uno de los espacios de tirolinas del parque multiaventura de Hornachuelos / Rafael Morales

El término municipal de Hornachuelos contará en apenas un mes con un atractivo más que añadir a su oferta turística: el parque multiaventura Río Secreto. Aventura en el Bembézar.

Se trata de un proyecto impulsado por el Ayuntamiento melojo para crear el mayor circuito de tirolinas en España, además de ser el que tiene más metros recorridos de vuelo dentro del entorno urbano. Un espacio que gestionará ICC Constructora, la misma empresa que se ha encargado se construcción.

Las instalaciones abrirán sus puertas a finales del mes de marzo con la intención de servir como un eje que produzca un impacto turístico y económico en la localidad, que, por ejemplo, el año pasado registró unas 40.000 visitas.

Hornachuelos recibió en 2018 unas 40.000 visitas

Una actividad turística que ha irrumpido con fuerza de la mano del ambicioso Plan de Ac después de una inversión de 2.087.735 euros, de los que el Ministerio de Energía ha aportado 482.000 euros a través de la Empresa Nacional de Residuos (Enresa).

Ahora el recinto aguarda la llegada de familias dispuestas a disfrutar del entretenimiento que ofrecen los tres circuitos de tirolinas con diferentes dificultades.

El parque abre el abanico a todas las actividades que pueden realizarse en el complejo, no solo las de carácter propio del parque multiaventura, sino aquellas que se irán programando en función de la estación del año en el que se realicen, y que conllevarán desde paseos en canoa por el río Bembézar, hasta excursiones por el parque natural de la Sierra de Hornachuelos, que ocupa una superficie superior a las 60.000 hectáreas.

Una torre de aventura de 22 metros de altura

Si se hace una vista panorámica desde el mirador del embarcadero de esta nueva instalación, puede verse al fondo la imponente torre aventura con sus 22 metros de altura.

Esta infraestructura servirá como bienvenida para los más osados que deseen subir a la terraza panorámica de varias formas como el rocódromo o por escaleras interiores: "Esta torre da la posibilidad de subirla a través del rocódromo", describe la responsable de ventas de ICC Constructora, Ángeles Gómez, quien también explica que aquella que persona que "no quiera hacer escalada puede hacerlo a través de unas escaleras interiores".

El circuito gigante de tirolinas cruza el embalse del Bembézar en forma de triángulo

Desde allí, continua, el visitante "ya puede elegir si quiere hacer el salto al vacío o hacer el circuito de tirolinas", una de las enseñas del parque.

Y es que, el circuito gigante de tirolinas cruza el embalse del Bembézar en forma de triángulo, un recorrido que se realiza en aproximadamente cuarenta y cinco minutos.

En uno de los tramos se encuentra la parte más larga con 400 metros de cuerda para atravesar de un extremo a otro. "Hay personas que no se van a atrever a pasar por las tirolinas que están a 100 metros de altura del embalse, para eso hay un circuito medio de tirolinas, compuesto de dos tirolinas con su retorno", vaticina.

Y para quienes busquen menos dificultad, tendrán la oportunidad de deslizarse por el cableado de menor envergadura, es decir, el tercer circuito donde también se puede deslizar el aventurero y regresar con el sistema de retorno.

Una veintena de empleos

El proyecto del parque multiaventura arrancará con una veintena de trabajadores para dar cobertura a los grupos de escolares y familias que se acerquen por las instalaciones. Según las previsiones del Consistorio melojo, la puesta en marcha de este servicio de ocio puede llegar a generar unos ingresos anuales de dos millones de euros.

La idea se basa en que tanto este parque multiaventura como la oferta turística de la localidad transformen a Hornachuelos en un destino turístico de primer orden.

Pero no todas las actividades serán aéreas, otro punto de interés será la zona de puentes tibetanos y pasarelas que se convierten en un enjambre de cuerdas y madera entremezclados entre sí, unos obstáculos que deberán sortear grandes y pequeños aventureros.

Los usuarios tienen que tener, al menos, 12 años para practicar cualquier modalidad deportiva

"Hemos puesto un margen de edad de doce años, aunque también depende un poco de la altura y del peso que tenga el niño", aclara en relación a la edad mínima permitida para practicar cualquiera de las opciones deportivas.

Otro elemento protagonista en este entorno es el agua, de tal manera que se aprovechara el calmado embalse como lugar para surcar mediante canoas o piraguas.

Y si alguien no se atreve con las variadas propuestas, siempre tendrá la posibilidad de entretenerse en tierra firme con iniciativas complementarias como pintacaras, entre otras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios