Subbética

Rute y su Navidad para llenar el estómago

  • Miles de personas llegan a la localidad durante el puente para visitar sus espacios gastronómicos

  • El Museo de la Chacina presenta la butifarra catalana más grande de España

Anselmo Córdoba, tras el mostrador de Destilerías Duende. Anselmo Córdoba, tras el mostrador de Destilerías Duende.

Anselmo Córdoba, tras el mostrador de Destilerías Duende. / El Día

En Rute, la Navidad sabe a anís y a mantecados, a chocolate, a jamón y a cúrcuma. La localidad de la Subbética experimenta desde hace años un boom turístico cuando se aproximan las fechas de final de año, de manera que el municipio se prepara a conciencia desde el puente de la Constitución para recibir a miles de personas –en torno a 100.000, según cálculos del Ayuntamiento– que viajan atraídas por sus numerosos museos llenos de curiosidades y su imbatible oferta gastronómica. Qué mejor que viajar para llenar la despensa con vistas a los atracones de Nochevieja o Fin de Año.

En el Museo del Azúcar, la empresa La Flor de Rute propone un recorrido por la historia de los dulces navideños. El público se adentra en todo un mundo de maquinaria, utensilios, felicitaciones y fotografías de visitantes ilustres o recetarios antiguos pero, sobre todo, se asombra con las piezas moldeadas en azúcar por el propio gerente de la empresa, Juan José Garrido. "Ya van más de 50 figuras de azúcar. Es digno de ver. Están Dalí, Picasso, la duquesa de Alba o Marilyn Monroe", invita a descubrir.

Para quienes ya lo hayan visitado otras navidades, siempre hay novedades. Este año está de estreno el Empire State Building, uno de los emblemas de Nueva York, al que Garrido ha dedicado varios meses de trabajo. Tiene una altura de 1,85 metros y cuenta con una iluminación especial interior. "Cuando llevaba 4.500 líneas horizontales, dejé de contar", bromea el autor sobre esta maqueta construida en azúcar. También de estreno es un rincón dedicado al fútbol andaluz donde se reproducen los escudos de los equipos de las provincias andaluzas, incluido por supuesto el Córdoba Club de Fútbol.

Aunque el gran orgullo de Juan José Garrido es el Taj Mahal, una réplica del monumento funerario de la ciudad india de Agra que en el museo ruteño alcanza los 2,30 metros de altura. "Esto se consigue con mucho trabajo. Dedico casi todo mi tiempo libre a esta afición", explica Garrido, que sigue las huellas del maestro pastelero Luis Muixí, de Balaguer (Lérida).

Bocados salados

Y del dulce al salado, porque en la localidad de la Subbética hay propuestas para todos los paladares. Una opción es el Museo del Jamón. Siglos atrás, Rute era conocido por sus afamados jamones, tal como cita Miguel de Cervantes en dos de sus Novelas ejemplares –La gran sultana doña Catalina de Oviedo y El casamiento engañoso–. En esta última, el genial escritor aconseja: "Y si la convalescencia la sufre, unas lonjas de jamón de Rute nos harán la salva". Tal era la fama de este producto que el duque de Medina Sidonia agasajó al rey Felipe IV con motivo de su visita al Coto de Doñana con 300 patas ruteñas.

Hoy día, la fabricación artesanal de productos cárnicos derivados del cerdo continúa vigente en la localidad de la mano de Jamones Rute, que además regenta la Casa Museo del Jamón, una invitación a descubrir esta tradición. La empresa fue fundada por la familia Jiménez Bueno hace más de seis décadas y, a través de los años, ha recuperado todo tipo de instrumentos y variopintos enseres relacionados con esta tradición que al público le gusta descubrir.

Todo tipo de curiosidades también asombran en el Museo de la Chacina, comandado por una empresa familiar que lleva en funcionamiento 40 años. Al frente se encuentra Rafael Ruiz, que cada año idea un producto de récord. Empezó en 2013 con el salchichón más largo del mundo, con 210 metros;en 2014 ideó un árbol de Navidad de Chacinas, con tres metros de alto y decorado con chorizos, salchichones, morcillas blancas y de cebolla, y en diferentes navidades ha elaborado salchichones, chorizos y morcillas de récord.

La butifarra más grande de España. La butifarra más grande de España.

La butifarra más grande de España. / El Día

Este año su propuesta es una "butifarra catalana española" que mide ocho metros y pesa 360 kilos. "Es la más grande del mundo", se jacta el empresario, que destaca además que cuenta con numeroso productos sin gluten y sin lactosa, aptos para personas con todo tipo de intolerancias. Entre las chacinas que pueden adquirirse en su comercio, se encuentran el llamado relleno de Carnaval –a base de pechuga de pavo, jamón y huevos– o la típica morcilla blanca ruteña. En ambos casos, la empresa ha sustituido el colorante alimenticio por cúrcuma en su afán de eliminar los procesados de su recetario.

El brindis final

Y, para rematar, la bebida, que para algo Rute es tierra generosa en este aspecto. Está, por ejemplo, el Museo del Aguardiente Anisado de Rute y España, que desde su apertura en septiembre de 2015 recorre la historia de esta bebida. En una zona expositiva de 500 metros cuadrados, se muestra un patrimonio de más de 8.000 piezas originales distintas y miles de marcas diversas de anises (200 de Rute y 6.000 del resto del país y de las antiguas colonias).

Otra opción son las Destilerías Duende, sede de una empresa familiar fundada en 1908 y dedicada desde sus orígenes a la fabricación de anisados, compuestos y licores. El verdadero alma mater de la empresa, Anselmo Córdoba, recibe personalmente en su casa a los visitantes entre flores procedentes de los montes circundantes, frutas de temporada y mil y un detalles que cambia cada Navidad y que no dejan indiferente a nadie. Este año ha decorado el establecimiento en un estilo que define como "barroco industrial". La empresa, además, ha renovado logotipo y emblemas y se prepara para celebrar en 2019 el 25 aniversario de su museo. Y una propuesta para las sobremesas navideñas: el nuevo licor de limón Rosario Aguilera, en homenaje a su madre. Salud.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios