Balance
  • La Guardia Civil desmantela a lo largo del año pasado 140 plantaciones y detiene a más de 180 personas

  • Los agentes aprehenden más de 33.200 plantas de esta droga

Marihuana en Córdoba: del cultivo 'indoor' a la venta online de manuales y semillas

Un agente de la Guardia Civil en una plantación de marihuana. Un agente de la Guardia Civil en una plantación de marihuana.

Un agente de la Guardia Civil en una plantación de marihuana.

El Día

Escrito por

· Lourdes Chaparro

Redactora

La producción de marihuana en Córdoba continua en aumento, a pesar del trabajo incansable de la Guardia Civil para erradicar su cultivo en la provincia, además de su venta y también su consumo. Y es que la producción de esta droga y la comisión de hechos delictivos no cesan.

Se trata, además, de una tendencia que a lo largo de los últimos cinco años ha ido en aumento y que ha visto agravado con otro problema añadido: "La producción, elaboración y distribución de la droga se efectúa en las propias localidades, es decir, que la marihuana se cultiva y elabora para su venta dentro de la provincia", según ha explicado el Instituto Armado a el Día. Desde la Guardia Civil, además, han destacado que "en muchos casos, las personas implicadas no son suficientemente conscientes de sus responsabilidades penales y del daño social que causan con esta actividad".

Es más, desde el Instituto Armado han advertido de que "los consumos de marihuana sirven como trampolín de salto a otras drogas, llámense hachís, pastillas o cocaína, y en los entornos de gente joven cuando se introduce el consumo de marihuana en los momentos de ocio se incrementa considerablemente tanto el gasto, como las posibilidades de delinquir para financiar la adicción creada por la droga".

Los datos

En el último año y, según los mismos datos, la Guardia Civil ha desmantelado en la provincia de Córdoba más de 140 plantaciones de este tipo de droga, ha detenido a más de 180 personas por el cultivo y elaboración de marihuana y ha aprehendido más de 33.200 plantas de marihuana.

En concreto, las intervenciones suelen ser de cantidades que rondan los tres o cuatro kilos de droga, que va destinada a cubrir las necesidades de entornos conocidos y locales. No obstante, también se han desmantelado varias plantaciones que superan el millar de plantas y que pretendían venderse en mercados más amplios, lo que hubiese colocado a la provincia de Córdoba como foco de producción de marihuana, con las consiguientes connotaciones negativas para la Seguridad Ciudadana de una provincia relativamente "tranquila" en cuanto al tráfico de drogas se refiere, han añadido.

Droga intervenida en una operación en Córdoba. Droga intervenida en una operación en Córdoba.

Droga intervenida en una operación en Córdoba. / El Día

A lo largo de los últimos meses también se han desmantelado plantaciones en numerosos municipios de la provincia, entre las que destacan las localizadas en las comarcas del Alto Guadalquivir, la del Guadajoz-Campiña Este y la de la Vega del Guadalquivir, junto a plantaciones de marihuana en el Alto Guadiato y en la zona sur de la provincia.

A todo ello hay que sumar el hecho de que la Guardia Civil incrementó desde 2021 las acciones de control sobre la tenencia y consumo de marihuana. Fruto de ello "se empezó a observar un incremento en las actas de denuncia por infracción a la Ley Orgánica de Protección de Seguridad Ciudadana, por tenencia y consumo de drogas en lugares públicos; en dichas actas de denuncia, la sustancia aprehendida en muchos casos era marihuana", han añadido.

Al detalle, en los operativos específicos para detectar infracciones por tenencia y/o consumo de estupefacientes en la vía pública o establecimientos abiertos al público, durante los años 2020 y 2021 la Guardia Civil ha contabilizado más de 11.250 actas registradas por este tipo de infracciones.

Plantaciones clandestinas

Desde el Instituto Armado han reconocido también que se sigue cultivando de manera "clandestina" plantas de marihuana. Por ello, ha decidido orientar los dispositivos de servicio tanto preventivos como de investigación a la localización de los puntos de consumo, identificación de las personas, vinculación a su producción, distribución y ubicación de las plantaciones de marihuana. Dentro de estos dispositivos se han efectuado inspecciones en aquellos lugares donde la Guardia Civil sospechaba que pudieran cultivarse este tipo de plantas.

En diversas ocasiones, al desarticular un grupo dedicado al tráfico de drogas, esencialmente de cocaína y hachís, también se ha intervenido alguna cantidad de marihuana, lo que hace suponer que los traficantes de droga están traficando también con este tipo de sustancia. 

En algunos casos la marihuana intervenida ya estaba preparada e iba a ser destinada a la venta directa al menudeo. En otros, según los propios detenidos, la marihuana iba a ser destinada para su autoconsumo y la distribución al grupo de personas próximas a ellos.

Así las cosas, el mayor número de incautaciones sugiere que la producción de marihuana está aumentando. No obstante la naturaleza de los cultivos, en su inmensa mayoría a pequeña escala, hace que la producción total sea difícil de estimar, si bien se puede asegurar que una importante demanda de esta planta es cubierta por una producción local y a pequeña escala en la provincia de Córdoba.

Desde la Guardia Civil, además, han indicado que hay dos factores en el aumento de los cultivos en el interior de las viviendas (indoor). Uno de ellos es la proliferación de ventas por internet de manuales y semillas y el segundo la facilidad de conseguir todos los materiales para montar un invernadero. Para ello, se requiere espacio, una cierta infraestructura y un elevado consumo de electricidad y agua.

Montaje técnico

Plantación 'indoor' de marihuana en la provincia de Córdoba. Plantación 'indoor' de marihuana en la provincia de Córdoba.

Plantación 'indoor' de marihuana en la provincia de Córdoba. / El Día

Algunos de estos cultivos indoor se caracterizan por la gran complejidad técnica de su montaje. Suele tratarse de espacios en los que se obtienen cosechas anuales de gran rendimiento y alto contenido en THC (principios activos de este tipo de droga). Para la puesta en marcha de estas plantaciones es necesario contar con grandes conocimientos técnicos y capacidades económicas para adquirir el material necesario (extractores, lámparas,…). Esto permite a la Guardia Civil dirigir las investigaciones hacia un perfil de delincuente más formado técnicamente que cometen entre otros delitos los de tráfico de drogas y de defraudación de fluido eléctrico.

En otra escala más peligrosa, desde la Guardia Civil de Córdoba también se colabora con el Plan Especial del Gobierno contra el narcotráfico en el Campo de Gibraltar. En concreto, el Instituto Armado puso en marcha en 2018 el Plan Carteia y, desde entonces se han desarticulado gran cantidad de grupos organizados e intervenidas ingentes cantidades de droga, dinero y otros bienes obtenidos como fruto del delito.

Desde Córdoba también se ha colaborado con varias operaciones realizadas en distintas provincias e incluso se ha desmantelado alguna guardería, donde las redes criminales almacenaban sus narcolanchas y otros elementos de logística como combustibles, desde donde se trasladaban a distintos puntos de la geografía nacional, pensando que, al estar lejos de la costa, no estarían sometidas a la vigilancia permanente de la Guardia Civil.

Otra modalidad detectada y que está proliferando en la provincia de Córdoba, como en otras partes de España, es la del cultivo de plantaciones de marihuana en terrenos agrestes y de difícil acceso derivando aguas públicas para el riego y donde se utiliza mano de obra extranjera, que se encarga del cultivo y que reside en la misma plantación, con campamentos muy rudimentarios y en condiciones de vida paupérrimas.

La Guardia Civil también destaca el fenómeno que se está registrando desde hace unos años y que consiste en engañar a agricultores para convencerles de sembrar cáñamo del que, finalmente, se recolectan los cogollos para traficar con ellos, desconociendo que ésta parte de la planta está especialmente fiscalizada, siendo indiferente el tanto por ciento de THC que contenga y sometida a autorizaciones muy restrictivas a empresas concretas de ámbito médico o científico. debido a su poder narcótico.

El cultivo del cáñamo está sometido a un régimen de autorizaciones y que los Equipos ROCA de la Comandancia se entrevistan con agricultores para informarles de estos extremos y evitar que sean víctimas de falsos empresarios que les llevarían a cometer delitos contra la salud pública.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios