Vega del Guadalquivir

Hornachuelos considera "una falta de respeto total" el plan para ampliar El Cabril

  • El Ayuntamiento denuncia la "pérdida del derecho" a formar parte del proceso y defender sus intereses

Vista aérea de El Cabril, en Hornachuelos.

Vista aérea de El Cabril, en Hornachuelos. / El Día

El Ayuntamiento de Hornachuelos ha expresado este jueves su oposición al 7º Plan General de Residuos Radiactivos (PGRR), el documento que recoge las estrategias y actividades previstas en España en relación con los residuos radiactivos, el desmantelamiento de instalaciones y su estudio económico-financiero. El documento, que debe ser aprobado por el Consejo de Ministros, incluye medidas para El Cabril, en el término municipal melojo, y cuya ampliación está prevista con 27 nuevas celdas. Enresa ha comunicado este jueves su intención de solicitar antes del verano los permisos necesarios para empezar las obras.

Según el Ayuntamiento, “no existe sorpresa, ya que se mantiene la ampliación que ya reflejaba el 6º Plan General de Residuos Radiactivos, aprobado el 23 de junio de 2006”. No obstante, subraya el Consistorio, “existe una gran diferencia" en relación a las competencias locales. Y es que, con la aprobación en el Congreso de la Ley de Cambio Climático, que declaró de “interés general” cualquier obra de construcción, modificación o ampliación prevista en el Plan General de Residuos Radiactivos (PGRR), el Ayuntamiento pierde la posibilidad de cualquier tipo de control urbanístico o ambiental.

Para el municipio cordobés, “esto no puede significar la pérdida del derecho del Ayuntamiento y de los ciudadanos de Hornachuelos de formar parte del proceso y defender sus intereses, ya que esta ampliación les afecta directamente y conlleva unos efectos socioeconómicos negativos para el municipio que de alguna manera se deben ver paliados”.

En este sentido, Hornachuelos ha denunciado que el 7º Plan “no recoge ningún procedimiento definido y claro sobre la toma de decisiones para la ampliación de El Cabril, ni contempla ningún sistema de mitigación de efectos negativos que supone albergar este almacenamiento durante cientos de años para el municipio de Hornachuelos”.

Además, añaden que “este tipo de políticas contradicen totalmente las directrices de los organismos internacionales sobre la participación del público en las decisiones sobre residuos radiactivos como son la OIEA-ONU, la NEA-OCDE y la Comisión Europea". Al tiempo, "coloca a España a la cola de Europa en la aplicación de políticas reales de concertación social en estos temas”. Por ello, la publicación se considera por parte del Ayuntamiento meloja “una falta de respeto total a la ciudadanía y administración local”.

El Ayuntamiento de Hornachuelos, integrado en la Asociación de Municipios den Áreas de Centrales Nucleares (AMAC), ha exigido “un diálogo real y sincero con el Estado y que considere desde un principio la participación de las autoridades locales en la definición de cualquier estrategia y que a la vez contemple la mitigación de los efectos negativos de las instalaciones en los territorios de su emplazamiento”. Así, “se llevarán a cabo todas y cuantas acciones estén a su alcance para la consecución de todos los objetivos mencionados, a través de políticas firmes, responsables y unánimes dirigidas a concienciar a la opinión pública de esta problemática, y a evitar decisiones consumadas y adoptadas sin la participación de los municipios”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios