Balance de la Guardia Civil

El Seprona de Córdoba desarrolla 80 actuaciones cada semana en defensa de la naturaleza

  • Los vertidos irregulares constituyen el principal motivo de intervención

  • El control del furtivismo provocó 762 denuncias administrativas en 2019

  • Los agentes detuvieron e investigaron a 65 personas por distintos delitos

Investigación de un incendio en Carcabuey. Investigación de un incendio en Carcabuey.

Investigación de un incendio en Carcabuey. / El Día

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Córdoba desarrolló durante 2019 un total de 4.132 actuaciones en defensa del medio ambiente, la ordenación del territorio y el patrimonio histórico, lo que equivale a 80 cada día, según el balance difundido este domingo por la Comandancia. De todo este volumen, 2.369 fueron denuncias administrativas, 931 correspondieron a inspecciones administrativas, 832 a controles y verificaciones de actividades, 57 a delitos medioambientales y 65 fueron personas detenidas o investigadas.

Los vertidos irregulares fueron un año más el principal motivo de intervención; en concreto, se formularon un total de 458 denuncias administrativas. Los preceptos más infringidos fueron la producción de residuos sin autorización, vertidos incontrolados y el transporte de residuos, sobre todo en lo que respecta a la chatarra sin contar con autorización de la Administración competente en la materia.

En segundo lugar, el trabajo de las unidades implicadas se orientó a la prevención de irregularidades en materia de fauna. Esto incluye el control de actividades como la caza, la pesca continental y la captura de especies protegidas, labores que motivaron 762 denuncias administrativas. Y, de entre todas las infracciones, la Comandancia ha destacado los episodios de furtivismo sobre piezas de caza mayor, la caza y la pesca sin contar con licencias administrativas o seguros de responsabilidad civil; otro motivo ha sido la captura ilegal de aves fringílidas protegidas o no, como el jilguero.

Como tercer bloque, la Guardia Civil cita el trabajo relacionado con los animales domésticos y la ganadería. La legislación administrativa que regula su tenencia ha sido aplicada en 268 ocasiones. De entre ellas, destacan la carencia de microchips y de licencias o seguros, fundamentalmente en lo que a perros potencialmente peligrosos se refiere. En cuanto a la sanidad animal, destaca el transporte de ganado sin cumplir con los requisitos establecidos sobre autorizaciones y bienestar animal o el mantenimiento de animales sin condiciones sanitarias mínimas.

Finalmente, en lo que respecta a otras áreas legislativas, la Comandancia ha destacado que se formularon 138 denuncias en tareas de prevención de incendios forestales, 111 en materia de aguas continentales, 58 respecto a actividades urbanística sin contar con las preceptivas licencias y 11 en materia de protección del patrimonio histórico.

En materia penal, se instruyeron 57 atestados por la comisión de otros tantos delitos contra el medio ambiente y relacionados, lo que dio como resultado la detención de 65 personas. Los delitos más comunes fueron los incendio forestal, maltrato de animales domésticos y los cometidos contra la protección de la flora y la fauna (furtivismo y captura de aves insectívoras).

El Seprona también desarrolló en 2019 una importante labor preventiva. Fruto de este trabajo, se llevaron a cabo un total de 1.641 inspecciones administrativas y 1.103 verificaciones de actividades íntimamente relacionadas con la naturaleza y el medio ambiente. Entre ellas, destacaron las actividades cinegéticas, de pesca o las instalaciones de gestión de residuos. También hubo 832 identificaciones de personas y vehículos.

Lucha contra el furtivismo  

Las unidades intervinieron numerosos objetos destinados a la caza o la captura de animales al haber sido empleados para la comisión de las distintas infracciones administrativas y penales, entre ellos trampas, costillas, cepos y lazos para conejos o redes abatibles y japonesas para la captura de aves. Además, se intervinieron diversas armas de fuego, entre rifles, escopetas y carabinas, destinadas principalmente a cometer episodios de furtivismo.

En cuanto a los especímenes intervenidos con ocasión de vulneración de la normativa, se decomisaron aves fringílidas, zorzales, palomas, jabalíes y ciervos.

Por último, dentro del Plan Anual de Control Integral de Actividades Pesqueras, operativo de naturaleza conjunta con inspectores de la Delegación de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente destinado a detectar y erradicar el transporte y venta de pescado sin talla reglamentaria, en el año 2019 se incautaron más de 350 kilogramos, principalmente de las especies merluza y bacaladilla.

Además, las unidades lograron recuperar un "considerable" número de especímenes amenazados que fueron entregadas al centro de recuperación de Los Villares para su posterior reintroducción en el medio. Fundamentalmente fueron aves rapaces, como búhos, milanos, buitres, cernícalos o águilas.

Principales operaciones desarrolladas

Entre las actuaciones realizadas por el Seprona en Córdoba durante 2019, la Comandancia ha destacado las siguientes:

  • La denuncia a dos sociedades de cazadores por la suelta de perdices sin autorización, en dos cotos de la zona sureste de la provincia.
  • La Investigación por daños y expolio en el patrimonio geológico del yacimiento paleontológico de la Cañada el Hornillo, en Carcabuey, una zona incluida en el Geoparque de las Sierras Subbéticas.
  • El desmantelamiento de un núcleo zoológico en Iznájar y la investigación de tres personas como supuestas autoras de un delito de maltrato animal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios