Puerto del Calatraveño

Fumata blanca en la Diputación de Córdoba

  • Tras unos días de intensas luchas de poder, los distintos partidos ya han designado a sus representantes en el palacio de la Merced, que tomarán posesión a finales de semana

Antonio Ruiz conversa con el alcalde de Montilla, Rafael Llamas. Antonio Ruiz conversa con el alcalde de Montilla, Rafael Llamas.

Antonio Ruiz conversa con el alcalde de Montilla, Rafael Llamas. / Juan Ayala

Tras unos días de intensas luchas intestinas, duras negociaciones y cesiones, ya hay fumata blanca sobre el palacio de la Merced. La nueva corporación provincial tomará posesión el próximo viernes como muy tarde con un 70% de diputados nuevos, algunas caras muy conocidas en la plaza de Colón, alcaldes exitosos, ediles recién llegados a la cosa pública, hombres y mujeres de partido, figuras que siempre han estado ahí aunque no se les viera y, para rematar, el estreno de Vox.

La amalgama de nombres y afiliaciones augura una etapa movida en el antiguo convento que ha empezado por la misma designación de quienes ocuparán los despachos y los sillones. Y no porque unos partidos hayan batallado contra los otros, que esto ya ocurrirá en las sesiones plenarias, sino por las guerras que ha habido en el seno de los partidos.

La más visible la han protagonizado en el PSOE, donde los sanchistas y los susanistas han vuelto a escribir un nuevo capítulo en la novela que entregan desde hace ya una larga temporada. En esta ocasión, pese a las apuestas en contra, los vencedores han sido los simpatizantes de Susana Díaz, que han logrado que el secretario provincial del partido, Antonio Ruiz, se mantenga en la Presidencia de la Diputación con casi un 70% de apoyos. Con Ruiz se quedará el núcleo duro de su anterior equipo: la concejala de Montoro Dolores Amo, dispuesta a seguir batallando en el Consorcio de Bomberos, y la alcaldesa de Luque, Felisa Cañete.

Todas las demás caras, hasta sumar 11 nombres, son nuevos respecto al anterior mandato: Esteban Morales, alcalde de Puente Genil; Rafael Llamas, regidor de Montilla; Juan Díaz, primer edil de El Viso; Francisco Palomares, alcalde de Villanfraca, y los concejales Salud Navajas (Posadas), Ana Belén Blasco (Belmez), Víctor Montoro (Córdoba capital) e Inmaculada C. Silas (Espejo).

En Izquierda Unida, con quienes los socialistas están obligados a entenderse para garantizar la gobernabilidad, también ha habido batalla interna de unos contra otros a propósito del sistema impuesto por la dirección para designar a los diputados y garantizar una plaza a la secretaria provincial del Partido Comunista y concejala de Córdoba, Alba Doblas, ahora en la oposición. Entendían las bases que en la institución provincial se debe dar preferencia a los municipios.

Aunque la gota que colmó el vaso fue el veto de la dirección de IU a que los propios alcaldes pudieran contar con un asiento en el palacio de la Merced, lo que sí se permite en otras formaciones como el PSOE o el PP y como ellos mismos sí autorizan en otras provincias andaluzas. Tanto malestar causó esta designación que una treintena de cargos electos de IU, entre ellos seis alcaldes que cuentan con mayoría absoluta, elevó una queja a la Comisión Andaluza de Garantías Estatutarias, la Comisión Colegiada de IU y la Coordinadora Provincial en la que solicitaron una “intervención urgente” con la finalidad de “impedir que se aplique un criterio claramente antiestatutario”.

No surtió efecto y, finalmente, a Alba Doblas se unirán en el palacio de la Merced el alcalde de Montalbán, Miguel Ruz, la única excepción permitida, y los concejales Francisco Ángel Sánchez (El Carpio), Carmen Zurera (Aguilar de la Frontera) y Ramón Hernández (Almodóvar del Río).

Por las listas del PP, regresa a la Diputación cual ave fénix renacida la alcaldesa de Priego, María Luisa Ceballos, quien hace ya unos años se convirtiera en la primera mujer en presidir la entidad. Junto a ella, un viejo conocido en la Diputación, el edil de Córdoba Miguel Ángel Torrico y dos nuevas incorporaciones: el alcalde de Dos Torres, Manuel Torres, y el concejal Guillermo González (Cabra). Será el equipo más continuista, con cuatro nombres que se repiten del anterior mandato: Agustín Palomares (edil de Villafranca), Carmen María Arcos (Rute) y los alcaldes de Bujalance, Elena Alba, y Cañete de las Torres, Félix Ruiz.

En Ciudadanos se han decantado por dos novatos en esto de la política, los ediles Miguel Castellano (Pedro Abad) y Erika Nevado (Villaviciosa), mientras que en Vox, el quinto partido en discordia, el encargado de llevar las ideas de la formación de Santiago Abascal en la provincia será el concejal de Córdoba capital Rafael Saco. Suerte a todos y a trabajar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios