Subbética

Cultura autoriza la restauración de los apóstoles durmientes de la Oración en el Huerto de Cabra

  • Las figuras de Juan, Pedro y Santiago fueron realizadas por Juan Manuel Miñarro en 1988 y se encuentran en la iglesia de Nuestra Señora de Asunción y Ángeles

Jesús de las Penas y dos de los apóstoles durmientes. Jesús de las Penas y dos de los apóstoles durmientes.

Jesús de las Penas y dos de los apóstoles durmientes.

La Comisión de Patrimonio de la Delegación de Cultura ha autorizado el proyecto de restauración de las imágenes de San Juan, San Pedro y Santiago del Misterio de la hermandad de la Oración en el Huerto de Cabra, con sede en la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y Ángeles.

En el año 1988, Juan Manuel Miñarro realiza este apostolado del paso del Misterio de Nuestro Padre Jesús de las Penas en su oración en el huerto. Las imágenes de San Pedro, Santiago y San Juan son tallas en madera de cedro y pino, con cuerpo adecuados para vestir y, por lo tanto, con brazos articulados. Las policromías son al óleo al pulimento, solo en las partes visibles de cada imagen.

Debido al paso de los años, se ha hecho necesaria una intervención de conservación y restauración para resanar daños mecánicos acumulados, muchos de ellos provocados por el uso. Igualmente se van a restaurar algunos deterioros provocados por la turgencia y retracción de las maderas, que hayan afectado a determinados ensambles, a causa de los cambios naturales de humedad y temperatura.

El principal problema que afecta a las policromías de las tres figuras son los depósitos de suciedad y los cambios químicos de la patina aplicada hace 30 años, lo que ha dado lugar a una película superficial alterada, agravado por los depósitos de suciedad acumulada. Por ello, los cambios cromáticos ya están afectando a la tonalidad de las policromías, lo que ha provocado la aparición numerosas manchas oscuras en algunas de las áreas más expuestas de las obras.

La obra, polimatérica, está realizada en madera y compuesta por otros materiales orgánicos o inertes, y por lo tanto, sujetos a cambios físicos y químicos que causan el envejecimiento de estos. En la mayoría de los casos, estos cambios están también condicionados por efectos del microclima que envuelve a las obras en su entorno habitual, así como por la función para la que se crearon este tipo de imágenes relacionadas con el culto, y que tienen un uso y función determinada, que influye en la aparición de pequeños daños, que se van acumulando con el paso de los años.

Proyecto de restauración

El proyecto de restauración, por valor de 9.918 euros, propone la renovación de los brazos articulados. El taller de Miñarro, autor de las obras, ha investigado en los últimos 15 años sobre la problemática de los sistemas articulares y ha llegado a desarrollar distintas variedades de diseño, con lo que han ido mejorando las articulaciones de las imágenes de vestir.

Los nuevos brazos proporcionan una respuesta a la urgencia de resolver problemas de inestabilidad de las articulaciones, y tanto por el diseño como por el material elegido, facilita todas las labores ofreciendo, durabilidad y seguridad mecánica total.

Las actuaciones básicas propuestas sobre el soporte consisten en la revisión general de la madera y de las estructuras; sellado de fisuras o grietas con materiales basados en resinas de tipo expoxídico; consolidación y reforzamiento de las imágenes a la peanas si procede tras la revisión; y sustitución de los sistemas articulares por las piezas modernas ya mencionadas.

Las actuaciones básicas propuestas en la película pictórica consisten en la limpieza de la capa superficial de suciedad, equilibrando los tonos sobre la superficie pictórica; fijación de las policromías en zonas puntuales; eliminación de algunos repintes y de la patina original; reintegración de aparejo sobre las erosiones y en las zonas afectadas por ensambles constitutivos; reintegración de policromía o color por motivos de la intervención sobre la estructura o por perdidas originadas por daños mecánicos; realización de una nueva patina; y aplicación de una capa general de protección final a todo el conjunto.

Según el informe de la Comisión de Patrimonio, el proyecto se ajusta a los criterios en materia de restauración y conservación marcados por la Ley de Patrimonio Histórico Español y la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía. La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y Ángeles de Cabra fue declarada Monumento Histórico en 1982, Bien de Interés Cultural e inscrita en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios