Campiña Sur

La Junta demuestra que la Cruz de los Caídos de Aguilar de la Frontera no era Bien de Interés Cultural

  • Cultura recuerda que la decisión de la retirada ha "correspondido exclusivamente" al Ayuntamiento

Un momento de la retirada de la Cruz de los Caídos en Aguilar de la Frontera. Un momento de la retirada de la Cruz de los Caídos en Aguilar de la Frontera.

Un momento de la retirada de la Cruz de los Caídos en Aguilar de la Frontera. / M. González

La polémica surgida en torno a la retirada de la Cruz de los Caídos en Aguilar de la Frontera suma un nuevo capítulo al que se ha sumado la Junta de Andalucía, en este caso, la Delegación de Cultura, que ha dejado claro que la decisión "ha correspondido exclusivamente" al Consistorio aguilarense. 

Desde el área que dirige Cristina Casanueva han explicado que es sólo competente sobre el Convento de San José y San Roque, también conocido como iglesia del Convento de Carmelitas Descalzas de Aguilar de la Frontera, declarado Monumento Histórico-artístico de carácter nacional por Decreto 2911/1983 de 5 de octubre (BOE n.º 281, de 24 de noviembre de 1983), Bien de Interés Cultural por ministerio de la Ley 16/1985, de 25 de junio, de Patrimonio Histórico Español e inscrito en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz según lo establecido en la Disposición Adicional 3º de la Ley 14/2007, de 26 de noviembre, de Patrimonio Histórico de Andalucía.

Además, ha informado del proceso que se ha seguido en torno a esta decisión. Así, ha explicado que el 22 de octubre de 2020, el Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera presentó ante la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico un proyecto de adecentamiento y ornamentación del ensanche de la calle Moralejo -conocido como Llanito de las Descalzas- en el que se incluye la retirada de la cruz como solución a un problema de filtraciones de agua que está afectando al edificio religioso.

En sustitución de la cruz, el Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera propone la colocación de una escultura de Rodrigo de Varo y Antequera, fundador del Convento.

Tras analizar el proyecto, la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico, en su sesión del 13 de noviembre de 2020, valora que la retirada de la Cruz de mampostería existente en el lugar "no forma parte del BIC, sino que se ubica en su entorno, por lo que es competencia exclusiva del Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera".

Además, asegura que "no es idóneo sustituir la cruz por una escultura, ya que ésta provocaría distorsiones en la contemplación de la portada del templo". Por ello, plantea al Ayuntamiento Aguilar de la Frontera que reconsidere la instalación del conjunto escultórico que pretendía colocar en lugar de la Cruz en otro espacio del municipio.

Cuatro días más tarde, el 17 de noviembre, se emite una resolución de autorización de la Delegación de Cultura de la propuesta remitida por el Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera, con la prescripción de que se busque otra ubicación al grupo escultórico planteado en ese lugar.

La autorización emitida por la Delegación de Cultura es una autorización previa a la licencia urbanística, siendo ésta competencia municipal.

La alcaldesa de Aguilar de la Frontera, Carmen Flores, ya informó de que el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica es "un mandato legal", a pesar de que otros equipos de gobierno han recibido requerimientos y no los han llevado a cabo y, que por ello, se retiraba la cruz "por las connotaciones que tiene". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios