Vega del Guadalquivir

El Consejo de Seguridad Nuclear ordena que la celda 29 de El Cabril se quede “fuera de uso"

  • El CSN insta a la empresa gestora a una “Instrucción Técnica Complementaria (ITC)” ante la presencia de agua “por encima” de los valores permitidos

  • Enresa asegura que se sigue trabajando “con tranquilidad” en el almacenamiento de restos nucleares

Zona de El Cabril que acoge los residuos nucleares de muy baja intensidad. Zona de El Cabril que acoge los residuos nucleares de muy baja intensidad.

Zona de El Cabril que acoge los residuos nucleares de muy baja intensidad. / El Día

Las filtraciones de agua en la celda 29 de El Cabril en Hornachuelos (que alberga residuos nucleares de baja, media y muy baja actividad) se ha convertido en un verdadero quebradero de cabeza para la empresa gestora del almacenamiento (Enresa) desde hace ya varios años. No obstante, la entidad pública siempre ha señalado que esta incidencia no supone ningún riesgo relevante. Pese a todo, la entrada de líquido no se ha terminado de solucionar, hasta el punto de que el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha indicado a Enresa que cierre esa celda hasta que se resuelva el problema.

Así lo ha acordado el pleno del CSN, en el que se ha adoptado el acuerdo de que El Cabril debe poner en marcha una “Instrucción Técnica Complementaria (ITC)” en la celda 29 de almacenamiento de residuos de muy baja actividad, “tras detectar la presencia de agua por encima de los valores permitidos por las Especificaciones Técnicas de Funcionamiento (ETF)”. El Consejo deja claro que “el titular [Enresa] mantendrá fuera de uso esta celda hasta comprobar la efectividad de las medidas adoptadas para garantizar las funciones y comportamiento previstos en las bases de diseño de la instalación”.

Ya en la memoria de 2018, la empresa gestora informó de que “en las comprobaciones periódicas realizadas desde diciembre de 2017 a diciembre de 2018 de la plataforma Este de El Cabril, se constató en varios meses que esa cantidad de agua recogida fue superior a la cantidad nominal media delas Especificaciones Técnicas de Funcionamiento (ETF)”.

Mientras, Enresa ha informado de que El Cabril sigue almacenando residuos radiactivos de muy baja actividad “con normalidad”. En la actualidad los restos se almacenan en la primera sección de la celda 30, una de las dos estructuras específicas para este tipo de residuos que hay construidas en la instalación.

Como Enresa destacó en 2018, en el sistema de recogida de lixiviados de la celda 29, que también es específica para residuos de muy baja actividad, se recogieron durante periodos de lluvia cantidades de agua superiores a las previstas, lo que se puso en conocimiento del organismo regulador, el Consejo de Seguridad Nuclear.

Como está establecido, se han llevado a cabo los análisis radiológicos e isotópicos del agua recogida, obteniendo siempre valores inferiores a los límites establecidos, “por lo que no ha habido en ningún momento riesgo para el personal de la instalación, el público o el medio ambiente”.

Desde entonces, Enresa asegura que ha analizado la implantación de diferentes medidas que permitan minimizar las cantidades recogidas en dicha celda, comunicando al CSN las actuaciones ya realizadas. Mientras se finalizan los estudios y se aplican las medidas correctoras pendientes, no se está utilizando la celda de forma temporal y los residuos siguen almacenándose con normalidad en la celda 30.

Desde 2008, El Cabril cuenta con una solución específica para residuos de muy baja actividad. Son en total cuatro celdas, ya autorizadas, que se construyen a medida que son necesarias. Ya están construidas las celdas 29 y 30, estando en funcionamiento la primera sección de la 30.

No obstante, el CSN ha informado de que ha realizado un seguimiento del estado de la celda mediante reuniones técnicas con el titular e inspecciones específicas del tema. “Enresa no ha almacenado residuos en la celda 29 en todo 2019 y ha ejecutado tareas de inspección de las capas de impermeabilización de la celda y de las tuberías de conducción de la Red de recogida de Lixiviados, además de reparación profunda de las capas de impermeabilización, ha apuntado el CSN.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios