EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Coronavirus: la hora de la Junta de Andalucía

Lo primero que tiene que decidir el presidente Moreno es si pide que los andaluces podamos movernos ya libremente por todo el territorio

El Ministerio de Sanidad dio ayer luz verde para que toda Andalucía, incluidas las provincias de Málaga y Granada, pasen este lunes 8 de junio a la fase 3 del plan de desescalada, la última antes de la llamada nueva normalidad. De este modo, el Gobierno autonómico consigue una de sus principales reivindicaciones durante estas últimas semanas, la unificación de toda la región en la misma fase, lo que facilitará sin duda la gestión de todos los asuntos relacionados en la lucha contra el virus. Asimismo, desde el lunes, el Gobierno andaluz asumirá el mando único en la gestión de la pandemia, menos en todo lo relativo a la movilidad, que seguirá en manos del Gobierno central. Hasta ahora, la Junta ha tenido poca relevancia en lo relacionado con el Covid-19, pero desde el lunes se convertirá en el punto al que miremos todos los andaluces cuando se trate de este asunto. Ya se acabó el tiempo de pedir o criticar a Madrid. Ahora nos toca a nosotros gestionar el problema.

Y lo primero que tendrá que decidir el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, es si solicita al Ministerio de Sanidad la movilidad interprovincial en Andalucía. Es decir, que todos los ciudadanos nos podamos mover libremente por toda la comunidad autónoma, de Almería a Huelva y de Córdoba a Málaga. En teoría, lo debería solicitar ya, porque hasta la fecha ha sido una de las principales reivindicaciones de la Administración andaluza. Sin embargo, en los últimos días se ha hecho ver que la Junta no es partidaria de abrir la movilidad interprovincial hasta, al menos, la semana que empieza el lunes 15. A la Administración le preocupa que el próximo jueves es el día del Corpus, festivo en Sevilla, una provincia muy poblada y sin costa, por lo que miles de sus habitantes podrían aprovechar para hacer puente en las playas más cercanas, como Huelva o Cádiz. Las cosas se ven muy distintas cuando es uno mismo el que tiene que gestionarlas. Es cierto que toda movilidad conlleva una serie de riesgos, pero también que ya es hora de que empecemos a reactivar la economía, y el turismo interno (tanto andaluz como español) va a ser uno de los primeros motores de esta reactivación. Dejar pasar este puente del Corpus sería dejar pasar una oportunidad. La Junta, en colaboración con los ayuntamientos, debe extremar la vigilancia para que se cumplan las normas sanitarias y de distanciamiento social, pero no a base de impedir un libre tránsito que es fundamental para la recuperación económica.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios