EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Cultura

La única imprenta centenaria de Córdoba

  • Luque nació como poco después de la librería del mismo nombre de la mano de Rogelio Luque

Jesús Pérez de la Fuente en la imprenta Jesús Pérez de la Fuente en la imprenta

Jesús Pérez de la Fuente en la imprenta / Salas / Efe

Un libro muestra los valores, la evolución y la apuesta de futuro alrededor del siglo de existencia de Imprenta Luque, una de las empresas y la industria gráfica más longeva de Córdoba, creada en 1919, hoy puntera en este sector de manos de Jesús Pérez de la Fuente desde 1988.

Luque nació como imprenta poco después de la librería del mismo nombre de la mano de Rogelio Luque, fusilado tras el triunfo del golpe militar de 1936 por "tener libros marxistas", y es la única de las dos empresas que se ha mantenido ininterrumpidamente en el mercado desde entonces.

La librería, que también ha celebrado el siglo, sigue dirigida por un Luque, Javier, nieto del fundador, después de diversos avatares, mientras que la imprenta va a aprovechar la conmemoración para lanzar su nueva denominación Luque Printing Ideas como significación de su transformación tecnológica y adaptación al mercado.

Jesús Pérez de la Fuente la adquirió en 1988 fruto de una casualidad. Ya en el sector de las artes gráficas, su hermano José Manuel, fotógrafo entre otros medios de la Agencia Efe, hizo un reportaje a su entonces propietario, Rogelio Luque Sarasola, hijo del fundador, que le transmitió su deseo de vender la imprenta.

De aquel comentario salió la operación que acabó con el traspaso de la empresa, que había estado 69 años en manos de la familia Luque y que había pasado por cuatro ubicaciones, tres de ellas en el centro de la ciudad.

Pérez de la Fuente recuerda el local de 90 metros cuadrados donde estaba la maquinaria en un bajo comercial de la barriada de Ciudad Jardín y donde operaban los dos empleados que entonces tenía la empresa.

Hoy, tras tres nuevos traslados ya en zonas industriales, la empresa de artes gráficas dispone de 2.500 metros cuadrados y veintitrés empleos que operan con la más avanzada tecnología, nada que ver con "la escasa maquinaria y un trabajo basado en la tipografía trabajada a mano" que se describe en el libro, y que se desarrollaba en "ese local con olor a humedad".

Luque, más allá de una imprenta y una librería, disociadas del origen común desde hace 31 años, forma parte de las señas de identidad cordobesas, tanto por la simbología del carácter emprendedor de su fundador como por sus vinculaciones con la intelectualidad y el compromiso político a través del socialismo y el republicanismo, además de por la forma de su muerte el 16 de agosto de 1936.

Supone uno de los ejemplos de empresariado autóctono que se prolonga en el tiempo y que se mantiene sobre unas cualidades. "Llevo más de treinta años al frente de este hermoso proyecto", afirma orgulloso Pérez de la Fuente, para quien durante este tiempo su mayor preocupación ha sido "administrar con eficacia los valores que los Luque convirtieron en seña de identidad de la marca".

Esos valores tienen una doble dimensión, "seriedad y honestidad con la cercanía en el trato con las personas, empatizar con sus necesidades y procurar encontrar las soluciones adecuadas en cada momento" y "la función social que desarrollamos, incluyendo el desarrollo personal y humano de nuestros empleados", refiere Jesús Pérez.

Esta visión trata de entroncar con la del origen del negocio, la de Rogelio Luque, "un hombre excepcional que contrajo matrimonio con una mujer cuando menos igual de excepcional que él, pues fue Pilar Sarasola la que después de su fusilamiento sacó adelante su familia y convirtió la librería en la referencia cultural que ha sido y es en Córdoba".

Para el actual propietario de la empresa centenaria, "la historia de Rogelio y Pilar es la de dos adelantados a su tiempo, a las que hoy llamamos emprendedoras, de las que fundan y terminan por tener éxito, de las que aportan valor a la sociedad sin pararse a pensar en la rentabilidad directa de sus acciones".

El libro, que será presentado esta semana en la Fundación Antonio Gala, no sólo recoge el desarrollo histórico de la empresa y su vinculación histórica con Córdoba, sino también el desarrollo de la imprenta y la estrategia empresarial que aplica vinculada a la realidad social y el mundo digital.

De hecho, Imprenta Luque en su actual etapa fue la primera industria gráfica europea que tuvo presencia en internet, en 1992 (tuvo que alojar la web en Estados Unidos), y ha comenzado por Suiza un proceso de internacionalización, después de operar en toda España

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios