Crítica de Flamenco Completa y variada gala flamenca

Jesús Guerrero, acompañado a la percusión por Pakito González. Jesús Guerrero, acompañado a la percusión por Pakito González.

Jesús Guerrero, acompañado a la percusión por Pakito González. / Juan Ayala

Correspondiendo a tan señalaítas fechas, este martes acudimos a la celebración de la Gala de Navidad de la Cátedra de Flamencología de la Universidad de Córdoba, donde el nuevo director, Arcángel, dio la bienvenida, presentó e introdujo en la programación la seleccionada reunión de cante, toque y baile para tal ocasión, como siempre en el mejorado Gran Teatro. Un encuentro -complementado con un variado grupo de artistas- del perfil que para el presente curso sintonizaba con la dinámica de sus sesiones lectivas, en línea con cursos anteriores, ampliando el conocimiento que introduce en la rica vida del flamenco.

Por tanto, allí el cañaílla Jesús Guerrero y su sonanta respondieron a la fama que le precede, a pesar de su juventud, desde tiempo ha como uno de los mejores instrumentistas acompañando a muchas figuras, entre los que sobresale el ya universal Miguel Poveda, que lo elige a él para sus mejores galas. Lo que no desmerecerá a tantos otros que también se acogen al lustre de su prestigiosa carrera; y no solo quedando ahí, pues, en composición y arreglos presta su valorada destreza en registros discográficos y producción de espectáculos. A su vez, manifiesta el toque de concierto, como ese día, con dos virtuosas aportaciones de piezas libres de su cosecha, por bulerías, así como bulerías al golpe. Fantástica digitación en rasgueos, punteos y picados, degustando con la adquirida técnica y la elegancia que transmitió para alarde de su participación.

En el caso de Israel Fernández, al cante, hay que considerar sobre todo su versatilidad flamenca, dominando toda suerte de versiones cantaoras que perduran en el archivo de los garantes genios que legaron sus conocimientos. Él, que de niño mamó el flamenco de los suyos, abuela y madre sobre todo, se fue impregnando de la heredada escuela canónica que sonaba en las primeras décadas del siglo pasado, familiarizándose con Pastora Pavón y coetáneos del cante de aquella época, pero abierto a los tiempos que por su joven edad le han acercado a lo que oía de Camarón, Morente y demás que hoy son sus coetáneos, gustándose también con músicas más actuales y de otros rangos.

Israel Fernández pellizcó jondura con musicalidad, empleándose con taranta jienense, bulerías de Jerez y soleares de La Serneta

De manera que, este gitano toledano, pellizcó con jondura y también con musicalidad, empleándose el martes con taranta jienense, por bulerías de Jerez, en romance de la cristiana cautiva, soleares de La Serneta y fandangos naturales.

Y, como clausura, el baile de Mercedes de Córdoba para saborear la plástica disciplina que ella domina, y cada día mejor, en aras de un galardonado palmarés como fue conseguir el Premio al baile en el Concurso Nacional de su tierra, en 2013. Desde entonces ha ido en alza, alcanzando méritos para intervenir en el acto, comenzando por caracoles (cantiña gaditana) con elegante bata de cola armiño invernal y conjuntado mantón estola. Para, en nueva y última salida, en tanto el maestro El Extremeño hizo un recorrido por varias y jondas tonás, estirarse con negro vestido de vuelo con grandes lunares de variados colores, en unas hermosas y completas soleares por bulería.

La bailaora cordobesa logró poner su pica tocando el cielo, gracias al oficio que la dotó para cada secuencia con donosura, exhibiendo magistrales movimientos, figuras y pasos adecuados, ya en colocación de brazos con manos gráciles con voloteo adornándose de cintura arriba, vueltas quebradas, zapateados y mudanzas, secundada por una meritoria escolta de flamencos que nunca pierden la ocasión de resultar imprescindibles, propiciando, como el resto de los demás actuantes, a que la audiencia no se relajase en sus asientos, aplaudiendo con afán hasta el final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios