Patrimonio

El Museo Arqueológico de Córdoba expone un tesoro único de más de 600 joyas del siglo XI

Tesoro de La Amarguilla, expuesto en el Museo Arqueológico de Córdoba. Tesoro de La Amarguilla, expuesto en el Museo Arqueológico de Córdoba.

Tesoro de La Amarguilla, expuesto en el Museo Arqueológico de Córdoba. / Juan Ayala

El Museo Arqueológico de Córdoba exhibirá a partir del 25 de febrero en su colección permanente el Tesorillo de La Amarguilla, un conjunto de 623 piezas de joyería andalusí del siglo XI encontrado hace un año en la finca del mismo nombre, en el término municipal de Baena. Se trata de un hallazgo único debido a su excepcionalidad, riqueza y cantidad de piezas que lo componen.

La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, ha presentado este jueves este hallazgo constituido por 98 piezas de oro, plata y plata sobredorada; 14 cuentas de piedras duras (cuarzo y cristal de roca); cuatro cuentas cilíndricas de coral rosa, 31 cuentas cilíndricas de pasta de vidrio de distintos colores; y 476 aljófares (piedras irregulares de diferentes tamaños).

Este tesoro fue depositado en el Museo Arqueológico el 24 de febrero de 2020 mediante acta de entrega por parte del Cuerpo Nacional de Policía adscrito a la comunidad autónoma. Su estudio, según ha informado Del Pozo, ha permitido situar cronológicamente dichas joyas a comienzos del siglo XI, en un periodo de tensión política, por lo que probablemente son el resultado de una ocultación hecha en tiempos de convulsiones políticas y militares, como la guerra civil de finales del Califato Omeya.

Las joyas han sido sometidos a un proceso exhaustivo de conservación y limpieza con el objetivo de que luzcan brillantes y para el cual la Junta de Andalucía ha invertido cerca de 15.000 euros, según ha señalado la consejera. El objetivo era recuperar la integridad de las mismas, garantizar su estabilidad y permitir su exposición, además de profundizar en su conocimiento.

"Las piezas llegaron en un estado de deterioro importante, con daños, tierra y corrosión, por lo que han sido sometidas a una restitución de los fragmentos que venían sueltos e incluso piezas de tela han podido ser recuperadas con un trabajo de restauración minucioso", ha explicado la directora del Arqueológico, María Dolores Baena.

Por otro lado, Del Pozo ha indicado que existen 16 tesoros conocidos a día de hoy conformados por joyas andalusíes, pero es el Tesorillo de Baena el que por su riqueza, excepcionalidad y cantidad supera a los anteriores y se convierte en el más importante. "Este conjunto de piezas ‒ha añadido‒ conecta con ese legado histórico en el que se basa uno de los pilares fundamentales de la economía cordobesa: el sector joyero y platero de la ciudad".

Por su parte, el arqueólogo encargado de recoger el tesoro ha confirmado que las joyas se encontraron gracias a una denuncia ciudadana anónima y, a partir de ahí, consiguieron su recuperación y todo el proceso hasta la exposición.

Para finalizar, la consejera ha agradecido a todo el equipo encargado de encontrar, conservar y catalogar el Tesorillo su labor en la recuperación y defensa del patrimonio histórico de Andalucía para trasladarlo a las generaciones futuras. 

"Hoy es un día grande para la cultura y de rotunda felicidad para Córdoba y su Museo Arqueológico, ya que estamos presentando un hallazgo excepcional que es de los más importantes de las joyas andalusíes", ha concluido.

Las piezas del tesoro

En el Tesorillo de la Amarguilla destacan, en primer lugar, dos pares de ajorcas, uno para las muñecas y otro más grande para, seguramente, los tobillos o los brazos. Las cuatro piezas son cilíndricas, con los extremos apuntados simulando cabezas de aves en las pequeñas y conos simples en las mayores y el cuerpo formado por una cinta plana torcida. También destacan dos pares de arracadas de filigrana de oro, un par de forma acampanada y otro de contorno ligeramente semicircular invertido.

Muy cercana a estos dos pares de arracadas es otra pieza de filigrana de oro. De contorno circular, no conserva, si lo tuvo, enganche o elemento de suspensión, por lo que no se puede concluir si es arracada, aplique o colgante de cuello. La técnica deelaboración es idéntica a la de las arracadas, aunque quizá más delicada. En el interior del anillo se desarrolla una gran estrella de seis puntas construida con dos triángulos.

Estas piezas son el rasgo más excepcional del Tesorillo de La Amarguilla, dado que por primera vez ha aparecido el conjunto completo (dos pulseras y dos tobilleras o brazaletes). Además, la pieza que contiene la estrella de seis puntas se trata de un caso único; no existe nada parecido ni en los tesoros conocidos ni entre las joyas dispersas. Este hecho confiere al conjunto un extraordinario valor añadido de cara al avance en el conocimiento de la joyería andalusí.

Otra gran pieza de oro, cercana en técnica a las anteriores, es una placa en forma de almendra, cuyo centro lo ocupa un círculo destinado a insertarle un cabujón, hoy perdido. También es reseñable el conjunto de 14 brácteas (apliques que se cosían a vestidos o tocados), también de oro. Son todas iguales y conservan su  cabujón central, los cual es excepcional. En ocho, el cabujón es blanco transparente;  en las otras seis es de color azul.

Otro pequeño conjunto significativo del Tesorillo de la Amarguilla lo constituyen cuatro anillos de plata de forma prácticamente idéntica en todos ellos. Dos de ellos conservan su cabujón liso. Otros elementos de oro, seguramente pertenecientes  también a uno o varios collares, son cuatro cuentas esféricas y diez pequeños cilindros de filigrana con bolitas en los bordes, que debieron funcionar como separadores cuentas o sartas en uno o varios collares.

Estudio de la leona íbera 

Con respecto al estudio de la leona íbera hallada en un olivar de La Rambla el verano pasado, Del Pozo ha confirmado que está casi finalizado un informe que recoge las investigaciones llevadas a cabo sobre la escultura con el objetivo de que pronto esté expuesta en el Museo Arqueológico de Córdoba y que queda la firma de autorizaciones de cinco fincas de los alrededores del lugar del hallazgo para que el equipo de arqueólogos lleve a cabo una investigación en ese entorno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios