Trucos

Cómo bajar la temperatura del habitáculo sin usar el aire acondicionado

  • Es posible conseguir rebajar unos grados la temperatura del habitáculo del coche sin ni siquiera tener que entrar a él, con el sofoco correspondiente, y sin necesidad de arrancar siquiera el motor y el aire acondicionado. ¿Cómo? Aquí te lo contamos.

Cómo bajar 4ºC el habitáculo sin usar el aire acondicionado Cómo bajar 4ºC el habitáculo sin usar el aire acondicionado

Cómo bajar 4ºC el habitáculo sin usar el aire acondicionado

No hay nadie que no tema entrar en un coche que ha estado al sol. Todos sabemos que el habitáculo tendrá unas temperaturas tales que nos harán sudar nada más sentarnos en su interior y que, cuando el aire acondicionado empiece a refrigerar, ya habremos pasado por la fase de sofoco.

¿Es posible rebajar la temperatura del coche antes de entrar en ese horno con ruedas en el que se ha convertido y evitarnos tan mal rato? Por raro que suene, sí, es posible.

La técnica para lograrlo no es nada sofisticada, pero funciona y puede bajar unos cuantos grados el habitáculo en el que, por otro lado, puede haber elementos de plástico, y no digamos metálicos, que si han estado expuestos directamente al sol alcancen temperaturas muy altas: en torno a los 70ºC.

Así se baja la temperatura

La clave para rebajar la temperatura del interior de nuestro coche es renovar el aire estancado en el coche cerrado, introduciendo un flujo de aire que esté unos grados por debajo.

Para ello, lo primero es bajar las ventanillas de las puertas de un lado, manteniendo estas cerradas y, hecho esto, nos desplazamos hasta el lado opuesto.

Ahora procedemos a abrir y cerrar rápidamente la puerta opuesta -con su ventanilla cerrada- y, de este modo, creamos un efecto de succión que extrae aire caliente -se nota perfectamente si nos situamos cerca del flujo de aire- a través de la puerta que estamos moviendo. Así, por la ventana entra aire del exterior, pero a menor temperatura del que hay en el habitáculo.

En unos segundos se puede ver un descenso de 3 a 5 grados de la temperatura del coche, llevando el aire caliente hacia afuera de manera análoga a lo que haría un desatascador con una tubería.

En segundos, 5ºC menos

Hemos hecho la prueba. Para ello, hemos dejado durante unas horas en el interior del coche un termómetro y, luego, hemos procedido a realizar esta operación. Así, de los 57,9ºC que registraba el termómetro depositado sobre el apoyabrazos del vehículo, en segundos hemos podido ver en su pantalla 53ºC.

La temperatura inicial... La temperatura inicial...

La temperatura inicial...

...y tras realizar la operación. ...y tras realizar la operación.

...y tras realizar la operación.

Ahora bien, para conseguir este descenso térmico tan notable hicimos la operación de succión una docena de veces y, puesto que éramos dos personas, simultáneamente con las dos puertas.

Este procedimiento ayuda, pero no hace milagros, y permite entrar en el habitáculo con menor riesgo de sufrir un golpe de calor. No lo enfría a pleno sol, pero rebaja la temperatura.

No obstante, conviene tener siempre en cuenta que, para evitarle calorinas a nuestro coche, puede ser interesante no sólo buscarle una sombra en tanto está aparcado, sino utilizar un parasol. Además, si lo hemos elegido con la pintura de un color claro, ésta absorberá menos calor que si optamos en su día por un elegante color negro, por ejemplo: hasta casi 20ºC temperatura puede haber respecto al blanco.

Por otro lado, mucho cuidado con la temperatura de lo que tocas nada más entrar al coche. Y otro tanto con la tapicería si es de cuero, más proclive a almacenar calor que las textiles, así que si llevamos faldas o pantalones cortos más vale andarnos con ojo.

Mucho cuidado con dejar animales el interior del coche pues la temperatura, especialmente con las ventanillas cerradas, puede ser excesivas para ellos. Mucho cuidado con dejar animales el interior del coche pues la temperatura, especialmente con las ventanillas cerradas, puede ser excesivas para ellos.

Mucho cuidado con dejar animales el interior del coche pues la temperatura, especialmente con las ventanillas cerradas, puede ser excesivas para ellos.

Y aunque seguro que está de más decirlo a estas alturas, por favor, no dejes encerrados en el interior del coche y bajo el sol a niños, ancianos o mascotas en el interior del vehículo, ni siquiera durante unos pocos minutos. Puede ser realmente peligroso para ellos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios