Estilismo real

La Reina deslumbra en Marruecos

  • Doña Letizia sorprendió esta semana en su visita oficial a Rabat con la recuperación de su traje de pedida de mano

La Reina se cubre con un velo a la llegada al mausoleo de Mohamed V y Hassan II La Reina se cubre con un velo a la llegada al mausoleo de Mohamed V y Hassan II

La Reina se cubre con un velo a la llegada al mausoleo de Mohamed V y Hassan II / EFE

La visita oficial de los Reyes de España a Marruecos no ha pasado desapercibida en cuestión de moda y siempre es una ocasión para testar los estilismos y vestidos que escoge la reina Letizia para los diferentes actos de su apretada agenda. En tierras africanas ha sorprendido a todos recuperando, el 14 de febrero, el traje de Armani que lució durante su pedida de mano en noviembre de 2003. Un detalle significativo que coincidió en el día de San Valentín.

En el primer acto conjunto, los Reyes de España visitaron el Mausoleo de Mohamed V y Hassan II en Rabat para que el Doña Letizia optó por ese look en blanco acompañado de un pañuelo de respeto en la cabeza. Posteriormente, y ya por separado, la esposa del monarca acudió a la Escuela de la Segunda Oportunidad en Salé y ahí es donde se pudo captar la sorpresa de la recuperación de su primer modelo como prometida del entonces príncipe 15 años después. Un retroceso en el tiempo que ha llevado a la reina a lucir una chaqueta con patrón entallado, con tres botones forrados, cuello tipo chimenea y bolsillos sin solapa. Por otro lado, el pantalón, de corte recto y ligeramente acampanado.

En los complementos encontramos las diferencias, no en el velo que es el mismo que vistió hace 5 años, pero sí los zapatos que ahora son un modelo más cerrado. Su estilismo en el día de los enamorados se complementó con unos pendientes de perlas australianas y diamantes que quedaban bajo el velo.

La reina con el traje de encaje blanco, pasa revista junto a su marido La reina con el traje de encaje blanco, pasa revista junto a su marido

La reina con el traje de encaje blanco, pasa revista junto a su marido / EFE

Para la cena de gala que tuvo lugar en el palacio real de Rabat la reina deslumbró a los presentes con un diseño de Felipe Varela, su modisto de confianza para las grandes ocasiones. El espectacular vestido de encaje blanco, con aires orientales, fue interpretado como un guiño a la cultura marroquí. Doña Letizia estuvo acompañada por la princesa Lalla Hasna, hermana del rey marroquí, y sustituta oficiosa de Lalla Salma, tras el divorcio del monarca magrebí. Mohamed VI regaló su selham, o capa, a doña Letizia para que se abrigara. Al finalizar la cena la reina lució esa prenda, considerada como una pieza emblemática de la vestimenta marroquí.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios