Feria

Los afiliados de la capital otorgan una victoria estéril a Cospedal en Córdoba

  • El apoyo de José Antonio Nieto es determinante en el triunfo de la ex ministra de Defensa

Acto de María Dolores de Cospedal hace unos días en la capital cordobesa. Acto de María Dolores de Cospedal hace unos días en la capital cordobesa.

Acto de María Dolores de Cospedal hace unos días en la capital cordobesa. / Fotos: Juan Ayala

Que María Dolores de Cospedal partía como favorita en la primarias del PP en la provincia de Córdoba era algo asumido en el partido, sobre todo después de que el ex presidente de los populares cordobeses y ex secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, la apoyara abiertamente durante la campaña. El peso de Nieto en el PP sigue siendo muy importante -sobre todo en la capital- y así lo reflejaron anoche las urnas. Estaban inscritos 876 afiliados y el 94% de ellos acudió a la llamada. De ellos, 324 votaron por la ex ministra de Defensa; Soraya Sáenz de Santamaría logró 254 y Pablo Casado, 236. El resto de aspirantes se repartieron siete sufragios.

¿Por qué ganó Cospedal? Pues lisa y llanamente por el respaldo que obtuvo en la capital, un apoyo que a nadie escapa que tiene el sello de José Antonio Nieto. Fue un triunfo estéril, porque la secretaria general no pasó el corte y quedó fuera de la carrera por suceder a Mariano Rajoy. En la ciudad, la candidatura de Cospedal se impuso claramente con 155 votos, muy lejos de los 69 de Casado y los 61 de Sáenz de Santamaría. Otra cosa muy distinta es el resultado cuando se analiza sólo la provincia, donde la situación fue otra muy diferente. En las distintas comarcas la opción de Soraya Sáenz de Santamaría logró 193 papeletas, mientras que Cospedal llegó a 169, prácticamente empatando con Pablo Casado, que contabilizó 167 apoyos.

Antes de conocerse los resultados, el presidente provincial del PP de Córdoba, Adolfo Molina, hizo una llamamiento a "preservar la unidad del partido en Córdoba" y también "en España", tras esta jornada y después del XIX Congreso Nacional del PP, a celebrar los días 20 y 21 de julio en Madrid, un deseo que no ha quedado tan patente en estas primarias a tenor de lo ocurrido ayer. Y es que, más allá del triunfo de María Dolores de Cospedal, lo que ha evidenciado este proceso es que, como aseguran algunos dirigentes en privado, "la capital va por un lado y la provincia por otro". Y eso que tras el congreso provincial del pasado año fueron precisamente dos personas de la provincia -Molina como presidente y María Luisa Ceballos como secretaria general- las que cogieron las riendas de la formación.

Molina recordó también ayer que él ha mantenido en este proceso de primarias del PP una "posición de neutralidad", en cuanto a no expresar su "preferencia" personal, "para que así los afiliados puedan votar con libertad" y "sin presiones". Quien no tenía la responsabilidad de mostrarse neutral era su antecesor en el cargo, José Antonio Nieto, que siempre ha estado vinculado a la figura de María Dolores de Cospedal y ese movimiento del ex presidente ha sido decisivo para el resultado, al menos a nivel provincial.

Lo que está aún por ver es qué papel jugarán los 36 compromisarios cordobeses que acudan al congreso nacional, ya que la mayoría de ellos -al menos en la capital, que aporta 14- están en la línea de María Dolores de Cospedal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios