Elecciones municipales Córdoba 2019 El debate evidencia los dos bloques pendientes de los pactos

  • Los partidos no muestran del todo sus cartas para el 26M en el terreno de las alianzas y apenas aportan nuevas ideas para esta recta final de campaña

Pedro García, José María Bellido, Isabel Ambrosio e Isabel Albás. Pedro García, José María Bellido, Isabel Ambrosio e Isabel Albás.

Pedro García, José María Bellido, Isabel Ambrosio e Isabel Albás. / Juan Ayala

Dos bloques, dos modelos de ciudad, dos grupos totalmente diferenciados fueron los que se evidenciaron ayer durante el debate entre los cuatro candidatos a la Alcaldía en estas elecciones municipales. Por un lado, el bloque de los partidos en el cogobierno, el de PSOE e IU con Isabel Ambrosio y Pedro García, que defendieron su gestión durante estos cuatro años y dibujaron una ciudad defensora de los servicios públicos y que genera riqueza y, por otro, el que conforman José María Bellido (PP) e Isabel Albás (Cs), que reflejaron una Córdoba “parada”, mal dirigida que hay que situar “donde se merece.

Unos y otros, eso sí, pendientes de pactos porque gane quien gane tendrá que lograr apoyos y todos se afanaron en intentar que el otro dejara claras sus posiciones. ¿Alguna idea clara? Cs evidenció que no cierra la puerta al PSOE ya que dijo a preguntas de Bellido–como lo repite en la entrevista que concede a este periódico– que hablará “con todo el que venga a sumar”. Ambrosio, que fue preguntada por García sobre si preferiría un pacto con IU o con Cs, fue algo ambigua en su respuesta aunque sí dejó claro que “si de mi decisión depende que las derechas y las ultraderechas no gobiernen esta ciudad haré todo lo posible”.

Precisamente el candidato de la federación de izquierdas también habló de pactos y defendió que “con el voto de IU, pase lo que pase, el que no va a gobernar nunca es Vox”. Curiosamente –o no tanto– nadie preguntó al candidato del PP sobre sus preferencias sobre posibles acuerdos tras el 26 de mayo aunque Bellido le dijo a Cs que si sacan un voto más que ellos votará su investidura.

Todo lo que se habló de alianzas y pactos fue al final, cuando los candidatos tuvieron la oportunidad de hacerse preguntas entre ellas, una de las partes que resultó más interesante en un debate dividido en cinco bloques en los que los aspirantes a la Alcaldía volvieron a hablar de lo mismo. Modelo de ciudad, la Córdoba del futuro, urbanismo e infraestructuras o turismo fueron algunos de los temas que se pusieron encima de la mesa y que permitieron una puesta en escena en que quedaron contrapuestos los dos bloques.

Solo en la parte en la que se habló de la Junta de Andalucía logró distanciar en parte a IU y PSOE ya que la federación de izquierdas aprovechó para arremeter contra los gobiernos socialistas. También hablar de otras administraciones sirvió a Cs para desmarcarse “de los rojos y los azules” y reivindicarse como la única posibilidad de cambio.

La candidata de Cs, Isabel Albás, fue de más a menos. Empezó con mucho ímpetu y con algunas formas que recuerdan a la escuela de Albert Rivera e Inés Arrimadas pero luego acusó su falta de conocimiento de algunos asuntos de la ciudad como cuando dijo que su partido había votado en contra de la implantación de la tasa turística, cuando esa votación aún no se ha producido.

Albás tuvo varios encontronazos con Pedro García sobre todo porque los temas más polémicos tenían que ver con turismo y urbanismo. García, por su parte, estuvo en su línea, que implica que se crece en este tipo de formatos. Prácticamente fue el único que no leía –tampoco apuntaba las preguntas que iba lanzando el moderador– y que se crecía en el turno de réplica. Algunas veces estas espontaneidad le jugó una mala pasada, como cuando dijo que no era tan malo que Amazon se instalara en Córdoba porque él prefiere comprar los libros “en la librería Luque” y no en el gigante comercial. Se lo puso en bandeja al candidato del PP ya que le dijo que “le ha traicionado el subconsciente y demuestra que las inversiones llegan a la ciudad en función de sus preferencias”.

No tuvo demasiados momentos brillantes Bellido, quizá muy inmerso en los datos, pero también se lo puso fácil Ambrosio cuando en su pregunta final optó por preguntarle por qué hará con el callejero. Es bien sabido que el PP quiere recuperar el nombre de Cruz Conde, Vallellano y Cañero, así lo ha dicho en varias ocasiones y sabe que es una medida que gusta entre su electorado. “Usted hace esta pregunta porque no tiene nada mejor que aportar ni que hacer, solo mira al pasado. Nosotros estamos al 100% de acuerdo en los principios de reparación, justicia y dignidad y seguiremos con esa política y también en el 90% del cambio del callejero, solo nos oponemos a tres que están al margen de la ley”, dijo.

Ambrosio empezó con su tono amable y tuvo también algunos momentos memorables cuando sacó la foto del autobús de Aucorsa en llamas y también cuando dejaba a un lado el guión. La alcaldesa repitió una y otra vez su mantra de la Córdoba en marcha y hasta le recriminó a García su responsabilidad en la falta de confluencia de la izquierda. ¿Guiño a los votantes de Ganemos? Blanco y en botella.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios