Fútbol Sala | Primera División

Macario: "Hay que traducir esa buena imagen en puntos porque, si no, de nada nos sirve"

  • El técnico del Córdoba Patrimonio de la Humanidad lamenta las concesiones "estúpidas" en defensa

  • "No se puede desconectar en esta categoría porque cada desconexión se paga muy caro", apunta

Macario, serio, sigue el desarrollo del partido desde su área técnica. Macario, serio, sigue el desarrollo del partido desde su área técnica.

Macario, serio, sigue el desarrollo del partido desde su área técnica. / Juan Ayala

La derrota del Córdoba Patrimonio de la Humanidad en Pamplona ante Osasuna Magna dejó contrariado a Macario, a pesar de que podía entrar dentro de la lógica. La concesión de "dos o tres situaciones un poco estúpidas" encarrilaron el partido a favor de los navarros y dejaron, otra vez, en nada la buena imagen de los blanquiverdes, que acumulan cinco salidas consecutivas a cero.

"El discurso de la buena imagen con derrota tenemos que acabar ya con él, porque aunque en un principio podía ser válido porque te invitaba a pensar que en el futuro esa imagen se iba traducir en resultados, ahora en la segunda vuelta ya no lo es", comentó el técnico cordobesista, consciente de que "hay que cambiar ya a dar una imagen peor y sumar, que es lo que nos va a dar de comer, escalar posiciones y no hundirnos en la tabla; hay que traducir esa buena imagen en puntos porque, si no, de nada nos sirve".

Sobre todo para conseguir algo positivo en pistas tan complicadas como Anaitasuna, donde sólo Valdepeñas ha conseguido sumar tras nueve partidos. "Para ganar en este tipo de campos hay que hacer las cosas muy bien y no conceder nada el rival, y generar un número de ocasiones importante que te permitan hacer gol. Esta última parte lo hemos hecho, pero lo que no hemos hecho es quizás no regalar. Hemos concedido dos o tres situaciones un poco estúpidas y ellos lo han sabido aprovechar porque son equipos que no perdonan ni una", explicó el cordobés.

En su análisis del choque, Macario destacó que "salvo con el primer gol hemos ido siempre por debajo en el marcador, aún así en la segunda parte hemos conseguido empatar. Ha coincidido con nuestra mejor fase de y hemos tenido chance para poder adelantarnos, que hubiera dado un vuelco al partido conociendo al rival, pero al final nos han hecho el 4-3 desde la esquina y hemos bajado un poco los brazos".

Con todo, el Córdoba Patrimonio, fiel a su estilo, siguió intentándolo "por todos los medios y al final, justo cuando íbamos a sacar el portero-jugador, hemos recibido el 5-3 atacando a la desesperada. Había tiempo para empatar, ya lo hemos hecho otras veces, pero a pesar de las ocasiones no hemos podido materializarlas".

Pide tener los "seis sentidos" en el partido

Ante esta situación, el máximo responsable técnico del cuadro blanquiverde no ocultó que se marchaba de Pamplona "con una sensación agridulce, más agria que dulce, porque el resultado no es bueno, pero dulce por la imagen que hemos dado, el trabajo de los chicos y por el despliegue físico porque, aunque teníamos dos bajas de última hora (Jesús Rodríguez por un problema muscular en el psoas que le impidió viajar y Javi Sánchez por una gastroenteritis), le hemos puesto las cosas muy difíciles al rival".

¿Qué faltó entonces? Pues al margen de la claridad ofensiva, mantenerse alerta durante los 40 minutos. Macario es consciente de que eso "se soluciona teniendo los seis sentidos en el juego, no los cinco, como decía mi padre. Son situaciones evitables que no responden al juego en sí, sino que son de concentración, saber estar y tener esas tablas para que no ocurra".

Un problema que no resolverán los dos fichajes invernales del club cordobesista, el ya firmado Dani Fernández y Shimizu Kasuya, porque "tienen proyección, pero no veteranos". "La falta de experiencia, de tablas o de batalla es difícil de solucionar y se arregla concienciando a los jugadores de que no se puede desconectar en esta categoría porque cada desconexión se paga muy caro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios