Balonmano | Liga Asobal

El Ángel Ximénez-Avia, ante otra oportunidad para huir del peligro en Granollers

  • El conjunto pontano, con moral tras su éxito copero, mantiene cuatro puntos sobre el descenso

Los jugadores del Ángel Ximénez-Avia se saludan en la previa del choque ante el Ademar. Los jugadores del Ángel Ximénez-Avia se saludan en la previa del choque ante el Ademar.

Los jugadores del Ángel Ximénez-Avia se saludan en la previa del choque ante el Ademar. / BM Puente Genil

Con la euforia aún candente por la clasificación para la Final a 8 de la Copa del Rey y ese plus de confianza que extrañamente luce en los desplazamientos, el Ángel Ximénez-Avia buscará este sábado un punto de tranquilidad en su deambular por la Liga Asobal en la siempre exigente pista del Granollers (Palau d’Esports de Granollers, 20:30). De momento, los pontanenses siguen con cuatro puntos de renta sobre la zona de descenso y no parece que la jornada pueda propiciar una reducción de ese colchón.

Pero lo cierto es que ampliarlo no será tampoco fácil para el equipo de Puente Genil. Porque su rival es quinto en la clasificación, a sólo un partido de la segunda plaza, que es a lo máximo que se puede aspirar en una competición dominada con mano de hierro desde hace unos años por el Barcelona.

Con todo, el Granollers no llega en su mejor momento a la cita, si bien eso puede ser un arma de doble filo. Los vallesanos han perdido en sus dos últimos compromisos caseros, ambos ante rivales directos como el Ademar y el Bidasoa, y seguramente tendrán ganas de desquitarse.

Y tendrán que hacerlo contra un Ángel Ximénez-Avia que se le ha atragantado tradicionalmente en sus visitas. De hecho, la escuadra de Puente Genil ya ganó una vez en el Palau, en la temporada de su estreno en la Asobal, y aunque en las cuatro siguientes cayó, lo hizo siempre por desventajas mínimas.

El rendimiento a domicilio, el mejor aval pontanense

Al peso de los números hay que añadir este curso ese peculiar rendimiento que los pontanenses están teniendo cuando juegan de visitantes. Porque las cinco victorias que adornan su casillero han llegado lejos de un Alcalde Miguel Salas que, como contraprestación, sigue sin poder celebrar un triunfo de los suyos.

Ante esa situación, el pase copero conseguido el pasado miércoles, aunque llegara tras otro revés ante el Benidorm, fue celebrado como una fiesta que tendrá continuidad en los próximos días –este lunes es el sorteo de la Final a 8 y la afición ya prepara un viaje masivo a Alicante– y de la que todos en el seno del club esperan disfrutar con la tranquilidad de verse lejos del peligro en la liga, que a fin de cuentas es lo importante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios