EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Córdoba CF Vuelta al plan inicial

  • El Córdoba empieza a preparar el duelo ante el Lugo con algunas interrogantes por resolver

  • Navarro recuperará su idea de juego predilecta, con la vuelta de su único extremo, Jaime Romero

Navarro da indicaciones a sus jugadores durante un ejercicio con balón. Navarro da indicaciones a sus jugadores durante un ejercicio con balón.

Navarro da indicaciones a sus jugadores durante un ejercicio con balón. / Juan Ayala

El Córdoba ha empezado hoy el trabajo de preparación para el duelo del domingo ante el Lugo (El Arcángel, 18:00). Un partido que es mucho más que eso, pues representa quizás la última opción de los blanquiverdes de seguir creyendo en la permanencia, por tratarse del rival que ahora mismo marca esa barrera y por la necesidad de reponerse del golpe sufrido en la visita a Elche, que ha vuelvo a dejar a los cordobesistas con muchas dudas sobre su capacidad de resistencia a la presión en días clave, principalmente lejos de El Arcángel.

Rafa Navarro y sus jugadores empezaron a pensar ya en el cuadro gallego en una sesión que dejó algunas interrogantes que resolver, pero que también apuntó a una idea que parece clara, la del técnico cordobés de recuperar el sistema y los jugadores con los que su equipo se impuso al Mallorca hace dos jornadas.

El técnico blanquiverde, un auténtico convencido del juego por bandas como mejor solución para atacar al rival, encontró argumentos suficientes en el Martínez Valero para reafirmar sus convicciones. Ante el Elche, la falta de un extremo puro por la baja de Jaime Romero obligó al preparador blanquiverde a apostar por un juego más por dentro, que además le llevó a trastocar las pocas piezas que venían funcionado, con una disposición que se quedó a medio camino entre el 4-2-3-1 y el 4-1-4-1.

El desorden táctico y la incapacidad de su equipo para dominar el balón y ser profundo dejan a las claras que, una vez recuperado un hombre clave para Navarro como Jaime Romero, la apuesta debe ser su idea original de juego.

Esa firme intención del técnico cordobés empezó a perfilarse en una sesión de entrenamiento que dejó algunos interrogantes que se tendrán que ir resolviendo conforme avance la semana. Y es que, por un lado, dos hombres importantes para Navarro como Bodiger y Carrillo no estuvieron en la Ciudad Deportiva. Ambos se ejercitaron en las instalaciones de El Arcángel, haciendo un trabajo de recuperación por sendos golpes que arrastran desde el partido del Martínez Valero, y que en el caso de Carrillo fue más que evidente por las molestias con las que disputó los últimos minutos de partido.

Chus Herrero trabaja al margen al inicio de la sesión. Chus Herrero trabaja al margen al inicio de la sesión.

Chus Herrero trabaja al margen al inicio de la sesión. / Juan Ayala

En cualquier caso, la participación del mediocentro y el delantero ante el Lugo no parece en peligro. Otra cosa es que Navarro decida apostar por ellos de inicio, sobre todo en el caso de Carrillo, pues el regreso de Piovaccari tras cumplir sanción podría devolverlo al banquillo, teniendo en cuenta que el italiano ha hecho tres goles en sus dos últimas apariciones, ante el Cádiz y el Mallorca.

Entre los que sí se ejercitaron, Chus Herrero lo hizo a un ritmo diferente, pues no completó la sesión entera, al igual que Manzambi. En el caso del delantero, una leve indisposición lo dejó fuera del tramo final. En cuanto a Herrero, la medida obedece más a la precaución que recomienda su reciente lesión muscular y a la necesidad que el equipo tiene de su presencia el domingo, después de confirmarse que Miguel Flaño será baja ante los gallegos y, posiblemente, en la visita al Oviedo.

Chus Herrero, que será titular ante la baja de Flaño, se ejercitó a menor ritmo

El aragonés es ahora mismo imprescindible para un Rafa Navarro cuya idea sigue siendo la de mantener la confianza en Luis Muñoz como mediocentro defensivo junto a Bodiger, por lo que en el eje de la zaga las opciones se reducen a la pareja formada por Quintanilla y el veterano central, después de la lesión de Flaño.

Un once bastante predecible

Dando por hecho que Jaime Romero y Piovaccari recuperarán muy probablemente su sitio en el equipo titular, el resto de los planes de Rafa Navarro son bastantes predecibles. Y es que el cordobés vio en Elche como alejar a Andrés Martín de la zona central del ataque produjo una importante rémora ofensiva, a la vez que escorar demasiado a De las Cuevas lo desconectó del partido. El joven ariete y el alicantino son dos jugadores clave en el equipo blanquiverde, que se sienten más liberados con Jaime Romero haciendo las funciones de extremo puro.

Si el técnico mantiene su apuesta en la portería por Lavín, pocas variantes más cabe esperar de cara a un partido en el que el Córdoba dispone de la última bala para demostrar que quiere, y sobre todo que puede, seguir peleando por sacar la cabeza del fango.

Javi Lara realiza carrera continua al margen del grupo. Javi Lara realiza carrera continua al margen del grupo.

Javi Lara realiza carrera continua al margen del grupo. / Juan Ayala

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios