Córdoba CF

El Córdoba CF y el cero como valor notable

  • El equipo volvió a no encajar ante el Rayo con una suficiente actuación en el juego sin balón

  • La poca producción ofensiva evidenció la necesaria incorporación de jugadores para el ataque

Paco Jémez y Enrique Martín se saludan en la previa del amistoso Córdoba-Rayo Vallecano. Paco Jémez y Enrique Martín se saludan en la previa del amistoso Córdoba-Rayo Vallecano.

Paco Jémez y Enrique Martín se saludan en la previa del amistoso Córdoba-Rayo Vallecano. / Juan Ayala

El cero hace referencia al valor nulo. Pero en un proyecto deportivo como el que tiene entre manos el Córdoba CF, su importancia es capital, para bien o para mal. Mirando a lo positivo, anular al enemigo de turno es garantía de éxito... siempre que la ecuación no tenga viceversa. Es decir, pasando ya al fútbol, que ser fuerte defensivamente te otorga unas posibilidades de conseguir el objetivo máximas en el momento que el acierto en ataque sea mínimo. Y para ser claros, baste ver lo hecho hasta ahora por el conjunto blanquiverde en una fase de preparación en la que sigue invicto tras seis encuentros.

El último, el sábado ante un Rayo Vallecano claro aspirante a retornar a Primera por la vía rápida, reflejó en el marcador un 0-0 que permite sacar un buen puñado de conclusiones. De un lado, el suficiente rendimiento en el juego sin balón del equipo de Enrique Martín, que como la dirección deportiva, es consciente de que por ahí debe empezar el camino hacia el fútbol profesional. De momento, en la mitad de los test estivales el rival ha corrido la misma fortuna que los madrileños, lo que evidencia que no es casualidad.

Pero en el otro lado de la balanza está el escaso bagaje ofensivo del grupo, que pudiera achacarse a la entidad del contrario si no fuera algo repetido las últimas citas; es por eso que el mejor análisis pasa por la necesidad de completar el plantel con más gente de ataque.

Empezando de atrás hacia adelante, como desde primera hora ya advirtió el técnico que quería construir su proyecto, la vuelta al sistema de tres centrales en la zaga de cinco hombres dotó ante los vallecanos al Córdoba de mucha seguridad. Brilló especialmente en la colocación Fidel Escobar, al que se le vio más cómodo de libre, arropado, que cuando ha tenido que desenvolverse de marcador.

El club busca dos delanteros y un extremo zurdo

Y sobresaliente también fue la labor en la medular de Imanol, sorda, pero tremendamente efectiva para dotar de equilibrio a un bloque que tendrá tendencia a presionar alto, con los puntas haciendo también la primera labor de desgaste. La rapidez de los laterales en el repliegue, especialmente Jesús Álvaro, y la atención de los porteros evitó sustos tras alguna pérdida y la lógica transición veloz rival.

Sin embargo, el duelo frente al Rayo de Paco Jémez también dejó alguna que otra duda. Sobre todo en la elaboración. Martín se quejó en la sala de prensa de la poca posesión que tuvo su equipo en el primer acto, de más claro color rayista, si bien acabó satisfecho porque tras el descanso esa faceta se equilibró más con las apariciones de Javi Flores y el CCF jugó mucho más en campo contrario.

Con todo, eso no se tradujo apenas en ocasiones claras de gol. Sólo un par de veces pudieron aparecer en ventaja Juanto Ortuño, único nueve puro del plantel hasta la fecha, y De las Cuevas, adaptado a esa posición durante todo el verano. Parece clara la necesidad de reforzar esa demarcación con al menos un futbolista más, aunque el club busca dos –y otro en banda izquierda, sin descartar un pivote– que le den ese salto de calidad y acaben de completar la plantilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios