EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Córdoba CF ¿Una liga hasta finales de septiembre?

Los jugadores del Córdoba CF calientan antes de arrancar un entrenamiento. Los jugadores del Córdoba CF calientan antes de arrancar un entrenamiento.

Los jugadores del Córdoba CF calientan antes de arrancar un entrenamiento. / Juan Ayala

La incertidumbre maneja el panorama futbolístico en la actualidad, incluyendo por supuesto a un Córdoba CF que vive el aislamiento con la esperanza de que la crisis del coronavirus no termine precipitando el final de una temporada a la que aún le restan diez jornadas más la fase de ascenso en Segunda División B. Con las competiciones paradas y el país en estado de alarma, los rectores del fútbol español trabajan desde hace días en varios escenarios posibles, todos ellos pendientes de la evolución de la crisis en el país y de lo que dictaminen las autoridades competentes.

La prioridad máxima tanto en el fútbol profesional (Primera y Segunda División), como en el resto de las ligas, es que el curso termine bajo las mismas normas establecidas desde el inicio. Esa idea, compartida también por el presidente de la Real Federación Andaluza de Fútbol, Pablo Lozano, exigiría estirar los calendarios de una manera nunca vista. Sobre todo teniendo en cuenta que en España el estado de alarma se extenderá, como mínimo, hasta el próximo 26 de abril, por lo que las previsiones más optimistas cifran en los primeros días de mayo el regreso paulatino de los equipos a los entrenamientos.

Sin embargo, esa vuelta sería siempre de forma gradual y en unas condiciones especiales de aislamiento y trabajo en grupos muy reducidos que impediría que las competiciones echasen a andar de manera inmediata. Por eso, uno de los escenarios que contemplan tanto la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), la Federación Española y LaLiga es el de volver a jugar a finales del mes de junio y finalizar el curso allá por los últimos días de septiembre.

La propuesta, de la que informó el periodista Ángel García aludiendo a fuentes de equipos de Segunda División B, sería también la norma común para la categoría de bronce, con algunas modificaciones por la distinta naturaleza de la competición.

En todo caso, según ese patrón, la competición aún estaría dos meses más paralizada y al reanudarse se jugaría sin apreturas en el calendario, de domingo a domingo. De esa forma, si la liga llegara hasta el mes de septiembre, el calendario del próximo curso quedaría también alterado. En ese escenario, la propuesta recoge una ventana de fichajes durante los meses de octubre y noviembre, previa a un curso 2020-21 que podría disputarse a una sola vuelta a partir del mes de diciembre.

De momento, esta hipótesis es una más de las manejadas por los actores principales del fútbol español, que contemplan prácticamente cualquier opción que incluya terminar la temporada actual, intentando salvaguardar además del derecho deportivo los intereses económicos de los equipos. Esa es la prioridad, por mucho que pueda incluso afectar al siguiente curso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios