Córdoba CF - CD Mensajero | La crónica
  • Los blanquiverdes, que no encontraron su mejor versión, sacan los tres puntos ante un correoso cuadro canario gracias a la experiencia de Javi Flores y Miguel de las Cuevas, claves para seguir invictos en El Arcángel

Un sufrido paso adelante (3-1)

De las Cuevas festeja el 2-1 junto a José Cruz. De las Cuevas festeja el 2-1 junto a José Cruz.

De las Cuevas festeja el 2-1 junto a José Cruz.

Miguel Ángel Salas

Sufriendo también vale. El Córdoba CF tuvo que pelear de lo lindo para sacar los tres puntos ante un Mensajero guerrillero. Los blanquiverdes, tras una intensa semana por lo sucedido por la alineación indebida de Javi Flores ante el San Fernando, sacaron el partido adelante en el tramo final. La veteranía es un grado y ahí De las Cuevas, en su alianza con el de Fátima, fueron claves para desatascar un duelo que se puso cuesta arriba por momentos. Al final, llegaron los tres puntos, merecidos, que mantienen una jornada más inalterable la zona de privilegio de la clasificación. Los cordobesistas ganan, da igual el cómo, y la alegría sigue desbordada en una afición que ve cada más cerca el ansiado ascenso a la Primera RFEF.

Tras una semana complicada por la alineación indebida de Javi Flores ante el San Fernando, lo que supuso la pérdida de los puntos conseguidos en Maspalomas y por ende la segunda derrota liguera de la temporada, el Córdoba CF quiso reponerse rápido a este revés en los despachos del grave error cometido en la anterior cita. Para ello, Germán Crespo movió fichas en el once inicial y dio entrada a Antonio Casas y Luismi por Willy Ledesma y Adrián Fuentes. 

Y la jugada, como siempre, le salió bien de inicio al técnico cordobesista. Sólo se llevaban tres minutos cuando Luismi puso al Córdoba CF por delante en el marcador. El de Plasencia, muy atento, cogió un rechazo tras un córner botado por Miguel de Cuevas y mandó el balón al fondo de la red. 1-0 y piña de todo el equipo con el delegado Julio Cruz, que no lo ha pasado nada bien durante la semana tras lo sucedido en Maspalomas.

Los blanquiverdes salieron con la idea de siempre sobre un espectacular terreno de juego. Dominio absoluto ante un Mensajero que se atrincheró atrás para salir con rápidas contras. Tras unos minutos de claro color local, los canarios aprovecharon su velocidad por los costados para hacer daño en una rápida transición. Ale se plantó ante Carlos Marín y lanzó un disparo que tocó lo justo Gudelj para que se colase en el fondo de la red. 1-1 y tocaba empezar de cero.

El gol dio alas a los de Josu Uribe, que cogieron mucha moral y se creyeron por momentos que podían sacar algo positivo del inexpugnable El Arcángel. Los blanquiverdes, que estrenaron la camiseta por el Día de Andalucía, no encontraban la fluidez necesaria para hacer daño a la sólida defensa canaria. Tuvo Luismi el 2-1, pero se le fue el balón cuando ya había superado a Padilla en su salida a la desesperada. Tampoco acertó De las Cuevas con un disparo a la media vuelta que paró el meta visitante.

José Ruiz presiona a Cacho. José Ruiz presiona a Cacho.

José Ruiz presiona a Cacho. / Miguel Ángel Salas

Los minutos pasaban y los de Josu Uribe se crecieron más e incluso metieron el miedo en el cuerpo con varias acciones de Ale, todo un incordio para la zaga blanquiverde en la primera mitad. De hecho, José Cruz y Gudelj acabaron con amarilla. Tocaba encontrar soluciones para desenmarañar el juego de un Mensajero que no regaló nada. Y tenía la idea muy clara.

No movió ficha Germán Crespo al descanso. El nazarí mantuvo su apuesta por los 11 con los que salió de inicio. El control era del Córdoba CF ante un rival bien ordenado y que salía rápido a la contra. Las ocasiones empezaron a llegar. Simo, De las Cuevas y Casas, pero no era el día. Tocaba elegir la mejor acción para sacar un partido que se estaba poniendo cuesta arriba.

Y llegó la hora de los cambios. El preparador cordobesista introdujo de una tacada a Viedma, Adrián Fuentes y Willy Ledesma. Tocaba remangarse en el barro. El Mensajero ya no salía tanto, aunque lo siguió buscando. Era cuestión de tiempo si se acertaba en los metros finales. Era el momento de la experiencia. Puga también entró al campo para dar más frescura al ataque local desde la banda derecha.

Viedma dio un aviso. El Córdoba CF empezó a mover más a su rival. La grada también fue decisiva porque empezó a empujar de lo lindo. Y eso se nota. Dio más fuerza a los blanquiverdes, que lograron el gol deseado. Aparecieron los más veteranos. Javi Flores metió un preciso centro al botar una falta lateral y De las Cuevas, libre de marca, cabeceó al fondo de la red. 2-1 y locura en El Arcángel. Lo más complicado estaba conseguido. Pero tocaba rematar la jugada.

El tiempo volaba y el Mensajero intentó con sus armas llegar al área de Carlos Marín. No sufrió en exceso salvo en un tiro de Edu Salles que atajó sin problemas. El tercero lo tuvo Adrián Fuentes, pero el madrileño se topó con Padilla. Tocaba seguir luchando y vigilando atrás. No fue el mejor día. No se vio la mejor versión de Simo y costó sacar los tres puntos, que se sumaron una vez más para deleite de la afición.

Luismi intenta avanzar ante la presión de Óscar. Luismi intenta avanzar ante la presión de Óscar.

Luismi intenta avanzar ante la presión de Óscar. / Miguel Ángel Salas

 

Y la guinda la puso Willy Ledesma. El goleador cordobesista puso el 3-1 tras una buena acción de Fuentes y Viedma. Ahí acabó todo, pero los blanquiverdes sufrieron ante un Mensajero que sacó sus armas y estuvo cerca de dar la campanada. El Córdoba CF sigue firme en casa, donde nadie pudo aún con él y mantiene su renta sobre un Cacereño que sufrió para ganar al San Fernando. Todo sigue igual, pero hay que rematar el ascenso. Y en el día que los de Germán Crespo no estuvieron finos, también sumaron los tres puntos, la historia sigue su curso. El mejor broche a una semana complicada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios