Córdoba CF - CD Coria | La crónica
  • Los blanquiverdes, que se pusieron el mono de trabajo, vencieron a un correoso cuadro coriano gracias a su feroz ataque

  • Simo, Antonio Casas y Adrián Fuentes, los goleadores en un partido en el que brilla el capitán Javi Flores, ovacionado por la grada

La fuerza del campeón (3-1)

Antonio Casas celebra con rabia su gol al Coria. Antonio Casas celebra con rabia su gol al Coria.

Antonio Casas celebra con rabia su gol al Coria.

Miguel Ángel Salas

Con la fuerza del campeón. El Córdoba CF, que se tuvo que poner el mono de trabajo, se impuso al Coria, un rival peleón, aguerrido y que plantó batalla al todopoderoso líder, que lo es más aún tras superar a uno de sus perseguidores. Los blanquiverdes dan así otro golpe de autoridad ante un rival directo y ya aventajan al segundo clasificado, el Cacereño, en 12 puntos. Con El Arcángel como gran fortín, el cuadro extremeño, el mejor visitante, también tuvo que claudicar ante el arrollador ataque cordobesista. A ello se sumó el festival de pases de un gran Javi Flores, que fue ovacionado por la grada tras ser sustituido. Merecido e incansable el trabajo del capitán.

Con Germán Crespo es difícil acertar una alineación. Tras golear al Cádiz B en la última jornada, el granadino hizo hasta tres variaciones en el once inicial tras dar entrada a Puga, Bernardo y Antonio Casas. El poder del campeón. El poder de una plantilla de garantías, en la que todos son importantes. Y el poder de Simo, titular de nuevo, pese a estar entre algodones a lo largo de esta semana tras sufrir un golpe de la cita ante el filial amarillo.

Enfrente estaba un Coria que llegó a El Arcángel como mejor visitante junto al Mérida. Los corianos, con las ideas muy claras, fueron fieles a su estilo guerrillero. Encima del hombre para intentar evitar males mayores, los de Rai Rosa lograron desactivar por unos minutos a los blanquiverdes. Simo, en el primer minuto, vio la primera amarilla. Tocaba remangarse y entrar en la batalla cuerpo a cuerpo.

Sin grandes ocasiones de gol, el partido avanzaba con un Córdoba dominador y un Coria bien atrincherado atrás. Los caurienses no daban opción a los de Germán Crespo a llegar fácil a su área, mientras que a la contra dieron algún susto. Bien maniatado en ataque el cuadro cordobesista, tocaba hilar muy fino y encontrar el pase decisivo para abrir el marcador.

Cerca de la media hora de juego, Erik Aguado, ex del Ciudad de Lucena, probó fortuna con un centro-chut que no encontró rematador en el segundo palo. En el otro área, Casas, que le ganó el sitio a Willy, lo intentó con un cabezazo desviado. El partido se animaba y un robo a Bernal por Sergio Gómez estuvo cerca de costar caro, pero su disparo salió ajustado al palo izquierdo de la meta de Carlos Marín. Era el momento de serenarse y que Álex Bernal y Javi Flores se uniesen a los hombres de ataque para desatascar el encuentro. Y poco a poco eso sucedió. El centrocampista sevillano lo intentó con un lanzamiento que salió fuera. Acto seguido, Simo no remató bien un centro de Puga.

De las Cuevas es presionado por dos rivales. De las Cuevas es presionado por dos rivales.

De las Cuevas es presionado por dos rivales. / Miguel Ángel Salas

Los blanquiverdes empezaban a llegar más al área rival. Pero los extremeños lo probaban con rápidas salidas. Erik Aguado no llegó a un centro de Chavalés desde la banda izquierda. Otro aviso. No fue el único. Traver, acto seguido, lo intentó con un disparo desde la frontal del área que atajó sin problemas Carlos Marín.

El partido entraba en la recta final de la primera mitad y el Córdoba CF buscaba abrir la lata ante un rival peleón. Era la hora de los magos. Y ahí aparecieron De las Cuevas y Javi Flores para dejar solo a Simo. El hispano-marroquí no se puso nervioso y batió a Álex Galán. Sin tiempo para la reacción coriana, los de Germán Crespo golpearon de nuevo. A tres minutos del descanso, Casas cazó en el área un preciso pase al espacio de Álex Bernal y puso el 2-0 con un tiro cruzado. Dos chispazos y partido encarrilado. Así es este rodillo blanquiverde.

Tras el paso por los vestuarios, al contrario que en otros encuentros, Germán Crespo no movió piezas y mantuvo a los mismos jugadores sobre el terreno de juego. El Arcángel siguió animando a lo suyo y el Córdoba empezó a tocar y tocar ante un Coria que siguió el mismo plan. Bien atrincherados atrás, los extremeños querían aguantar el vendaval local. Y encontraron su premio tras un robo a Bernal, que salió malparado tras esa acción. Dani Homet recibió con espacio, entre los centrales, y sin que le templara el pulso y solo ante Carlos Marín acortó distancias.

Con el 2-1, el partido siguió muy vivo. Los aficionados visitantes se vinieron arriba y vieron opciones de sacar algo del coliseo ribereño. El plan de Rai Rosa de maniatar a los jugones cordobesistas se mantuvo activo. Era la manera de frenar e intentar plantar cara al líder. Pero la alegría duró poco. Adrián Fuentes, que sigue en un gran momento de forma, marcó su quinto gol en cuatro partidos –el décimo en lo que va de campeonato– tras cazar un mágico pase de Javi Flores y driblar a Galán en su salida para marcar prácticamente a puerta vacía. El de Fátima también está a un nivel excelente y ve pases de otro nivel.

Adrián Fuentes sigue en racha

Tras tranquilizar los ánimos con el 3-1, el décimo gol de Adrián Fuentes en este campeonato, Germán Crespo movió ficha y a falta de media hora hizo tres cambios del tirón tras dar entrada a Luismi, Willy y Viedma por De las Cuevas, Simo y Álex Bernal. Era el momento del relevo y de que el Coria no se viniese arriba. Lo intentó el conjunto extremeño, que demostró el motivo por el que está en la zona noble de la clasificación. 

Adrián Fuentes celebra el gol de la sentencia. Adrián Fuentes celebra el gol de la sentencia.

Adrián Fuentes celebra el gol de la sentencia. / Miguel Ángel Salas

Quedaba mucho tiempo todavía para ver si se repetía una vez más la historia de siempre. Sin respiro, el Córdoba siguió a lo suyo. Magic Flores volvió a meterle otro pase de los suyos a Willy, pero esta vez Álex Galán estuvo muy atento y evitó el que pudo ser el cuarto tanto de los cordobesistas. Fue uno de los últimos servicios del capitán, que fue relevado por Toni Arranz. Su buen partido no pasó desapercibido para el cordobesismo, que le regaló una ocasión de gala en su retirada del campo.

Con el Coria intentando sorprender a la contra, el Córdoba mantuvo su apuesta por el balón, sin dejar de ir a por más. Así es el poder del líder. El poder del campeón, que camina con paso firme hacia su objetivo, el ascenso a Primera RFEF. Y así disfruta también cada dos semanas El Arcángel, una fiesta constante partido tras partido.

A pesar de los intentos corianos, más con el corazón que con la cabeza, de volver a meterse en el partido, el Córdoba supo manejar el tramo final. Germán Crespo también movió ficha y dio entrada a Visus por Gudelj, que estaba apercibido de sanción. Lo tiene todo controlado el granadino. De ahí que José Ruiz, que estaba en la misma situación que el central neerlandés de origen serbio, se quedase sin jugar. El partido murió con el Córdoba con el balón y con el Coria entregado ya. Los blanquiverdes siguen con la quinta marcha metida y ya tienen 12 puntos de renta sobre el segundo clasificado. La fiesta sigue gracias a la fuerza del campeón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios