Córdoba CF El aval de los números

  • Enrique Martín es el primer técnico blanquiverde que se mantiene invicto en sus primeros cuatro partidos desde Miguel Ángel Portugal en 2003

  • Su equipo se abona a la media inglesa perfecta, lo que le da para aguantar el ritmo de cabeza

Enrique Martín, durante el choque de su Córdoba CF en Yecla. Enrique Martín, durante el choque de su Córdoba CF en Yecla.

Enrique Martín, durante el choque de su Córdoba CF en Yecla. / LOF

Los números siguen sosteniendo al Córdoba CF. Tras empatar en Yecla, el equipo que entrena Enrique Martín acumula ocho puntos de los 12 que se han disputado hasta la fecha y sigue instalado en la parte alta de la tabla, con una media inglesa perfecta que ha permitido al conjunto cordobesista mantenerse invicto. Todo ello pese a que las sensaciones en cuanto al juego no son las mejores, ni quizás tampoco las esperadas, pero lo cierto es que los números avalan el arranque de competición de Enrique Martín y sus futbolistas.

Tanto es así que el técnico navarro ha entrado ya en la historia reciente del conjunto blanquiverde. Y es que desde el año 2003 no había un técnico en el Córdoba que pudiera presumir de haber mantenido invicto a su equipo después de sus cuatro primeros partidos oficiales. El último que lo consiguió fue Miguel Ángel Portugal, con el Córdoba en Segunda División, que mantuvo esa condición de invicto durante sus primeras cuatro semanas en el club, a pesar de hacerse cargo del equipo ya con la competición arrancada. Lo hizo, de hecho, con un espectacular pleno de triunfos en esos cuatro partidos.

En el siglo XXI, sólo encontramos otro entrenador que calca el arranque de Martín y hay que irse hasta el año 2001, cuando Luis Sánchez Duque, también con el curso ya arrancado, tuvo un inicio en el banquillo blanquiverdes con dos triunfos y dos empates en el primer mes de competición.

En otro precedente reciente y más o menos similar, Quique Hernández empezó la liga 2005-06, en Segunda División B, con cuatro resultados positivos en liga (una victoria y tres empates), aunque entre medias su Córdoba sufrió una derrota en la Copa del Rey que cortó esa racha.

Abonado a una media inglesa perfecta –victorias en casa y empates fuera–, el Córdoba de Enrique Martín ha sabido sacar adelante con buenos réditos un primer mes de competición en el que el calendario parecía propicio. Lo ha hecho, sin embargo, con poco brillo en el juego, aunque con la sensación de que el técnico navarro está construyendo un equipo con la gran virtud de no irse nunca de los partidos, lo que por ejemplo le permitió reaccionar ante el Yeclano al verse con dos goles abajo en el marcador. Esa misma capacidad de reacción ya la mostró el conjunto blanquiverde en la primera jornada de liga, para levantarse tras el varapalo que le propinó el Recreativo Granada en el primer minuto de juego y acabar ganando el duelo por 2-1.

Además, a pesar de encajar dos goles por primera vez en la temporada, no se puede decir del Córdoba que no sea un equipo sólido. Los blanquiverdes son, de hecho, el séptimo equipo menos goleado del Grupo IV y han sido capaces de acumular un total de 310 minutos con su portería a cero, los que transcurrieron desde que el filial del Recreativo sorprendió a Becerra en el inicio liguero a los pocos segundos de juego y que Álex Vaquero inauguró el marcador este pasado domingo en Yecla.

Falta mando en los partidos

¿Dónde sigue la asignatura pendiente de este Córdoba? Claramente en el fútbol desplegado. No ya porque no se resultó un juego bonito, concepto que siempre hay que ligar a un grado alto de subjetividad. Más bien porque el conjunto cordobesista no ha sido capaz de manejar el ritmo de los partidos como se le presupone a una de las mejores plantillas de la categoría. Los resultados positivos no han llegado de la mano de partidos en los que el equipo de Enrique Martín haya tenido el balón más que el rival y con ello la sensación de seguridad que se espera de un equipo de la talla del blanquiverde.

Con todo, los números siguen avalando el papel de Martín y sus jugadores y ante eso poco se puede objetar, más allá de la lógica mejoría que el equipo debe mostrar con el paso de las semanas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios