Córdoba CF

El Córdoba CF visita este jueves a un remozado y ambicioso Algeciras en su tercer amistoso

  • Los blanquiverdes quieren confirmar su progresión ante un rival que suma dos triunfos hasta ahora

  • Djak Traoré es la única baja confirmada, más allá de Sabas, en la expedición del club a Bahréin

Samu Delgado intenta salvar la entrada de Manu Farrando, durante un entrenamiento. Samu Delgado intenta salvar la entrada de Manu Farrando, durante un entrenamiento.

Samu Delgado intenta salvar la entrada de Manu Farrando, durante un entrenamiento. / Juan Ayala

El Córdoba CF afronta este jueves su tercer amistoso de pretemporada, de nuevo ante un rival de Segunda B que parte con el objetivo de avistar, como poco, la nueva Primera RFEF que entrará en juego el curso 21-22. Los blanquiverdes pondrán en juego su condición de invictos ante un Algeciras (Nuevo Mirador, 20:00) que suma dos victorias en otros tantos ensayos, ambos ante un Ceuta aspirante al ascenso en Tercera División.

Con la dirección de Manuel Robles, por el viaje de Juan Sabas a Bahréin dentro de una expedición con Javier González Calvo, Adrián Fernández-Romero, Miguel Valenzuela y Juanito, el cuadro cordobesista intentará dar continuidad a las buenas sensaciones que ya dejó ante el San Fernando y el Juventud de Torremolinos. Ambas citas ya sirvieron para refrendar algunas de las señas de identidad del nuevo proyecto: fortaleza defensiva (ni Becerra ni Frías han encajado), manejo del partido desde la posesión...

Pero también evidenciaron problemas en la definición. Por ahora, sólo Samu Delgado, de penalti, ha podido perforar la meta contraria, algo que ha reforzado la postura de muchos -dentro y fuera del club- de priorizar la llegada de más jugadores para el frente de ataque. Así, a la negociación abierta y bloqueada por Diabate, y con alguna de sus alternativas sub 23 se suma la búsqueda, latente desde la apertura del mercado, de otro punta más sin desdeñar que ocupe ficha sénior, pues una nueva salida no sería un gran quebradero de cabeza.

Con esa carta de presentación y el suficiente tiempo de mejora hasta que el telón de la Liga se baje el próximo 18 de octubre, el Córdoba llegará este jueves al Campo de Gibraltar. Lo hará sin Djak Traoré, que sigue con su plan de readaptación al grupo por sus molestias musculares, y con la duda de cuántos jugadores del filial se subirán al bus en esta ocasión. Se da por segura la presencia de Luismi Redondo, sin duda la sensación de la pretemporada, Alberto del Moral y Núñez.

Enfrente estará un Algeciras que bajo la batuta de Salva Ballesta y con un proyecto remozado con hasta 16 fichajes ya empieza a ilusionar a su afición, que volverá a llenar el Nuevo Mirador con los 800 espectadores permitidos por la normativa vigente. Ahora queda ver su respuesta ante rivales de su mismo nivel, y no sólo el Córdoba, pues al estadio de La Menacha llegarán también el Melilla el sábado y el Sevilla Atlético el martes próximo.

"Estamos viendo cosas, sistemas, posicionamientos, pero las ideas de robar alto, la rigidez defensiva, los conceptos de saque de portero en largo aprovechando la verticalidad... Los goles no son fruto de la casualidad", explicó el entrenador albirrojo en referencia a los cuatro tantos que ya suman los algeciristas esta pretemporada (han recibido apenas uno).

El Algeciras tiene la baja segura de Gonzalo Almenara, lesionado, y seguramente vuelvan a rotar como ya han hecho los dos primeros partidos. Aún no ha aterrizado el joven defensa ghanés Ali Abdul Rahman y el delantero ecuatoriano Fulton Medina se va a perder un tramo de preparación, ya que ha sido convocado por la selección sub 20 de su país para una concentración del 4 al 11 de octubre.

Los tres que más se están beneficiando de este periodo son los canteranos Juan Serrano, Ezequiel y Juan Martínez. Serrano se destapó con un golazo en el Mirador, un motivo más para enganchar a una afición que está a punto de superar los mil abonados en una campaña que, no hay olvidar, comenzó casi de las últimas.

No obstante, el club aún está a más de medio de camino de esos 2.500 fieles que se marcó como objetivo y que suponen un tercio de los que, a falta de formalizar el pago, tiene un Córdoba que hoy tiene una nueva piedra de toque en su camino hacia la excelencia para la exigente temporada que espera en Segunda B.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios