Córdoba CF

Djak Traoré, uno más para la causa en el Córdoba CF

  • El mediocentro hizo su primera aparición en un partido exigente, dejando atrás una pretemporada en blanco por las lesiones

Djak Traoré se gira en una de sus primeras acciones en el partido. Djak Traoré se gira en una de sus primeras acciones en el partido.

Djak Traoré se gira en una de sus primeras acciones en el partido. / Juan Ayala

Juan Sabas sigue exprimiendo semana a semana los recursos con los que cuenta en su plantilla y en apenas tres semanas de competición ha hecho ya jugar a 22 jugadores. Ante el UCAM Murcia, fueron tres los que sumaron sus primeros minutos del curso: Carlos Valverde, Jesús Álvaro y Djak Traoré. Especialmente llamativo fue el estreno del mediocentro costamarfileño, porque era la primera vez que competía con la blanquiverde, tras una pretemporada en blanco por sus problemas físicos.

El centrocampista tuvo que hacer frente a un debut exigente, quizás ante el equipo que más problemas le va a plantear al Córdoba CF para luchar por la primera plaza en esta primera fase de la competición. Y lo cierto es que Traoré cumplió, ofreció un buen nivel y se mostró preparado para ayudar al equipo, aunque también se le observó falto de ritmo, algo totalmente lógico en su situación.

Los primeros minutos del pivote defensivo en la presente temporada son toda una victoria para él, por su trabajo y tesón, y para los servicios médicos del club, que han hecho una magnífica labor para que el jugador vuelva a recuperar sensaciones.

Y es que el verano que Djak Traoré ha vivido quizás haya sido el más complicado de su carrera deportiva. Al Córdoba llegó tras disputar las eliminatorias de ascenso con el Badajoz, su anterior equipo. Con los pacenses forzó para estar presente en ese final de temporada y agravó una lesión muscular que ya arrastraba de meses atrás. Un problema serio, que le generó una cicatrización inadecuada en las fibras y que le ha puesto a prueba tanto física como psicológicamente desde que aterrizó en Córdoba.

Desde el club blanquiverde reconocen que el jugador lo ha pasado mal e incluso se le pasó por la mente el tirar la toalla, al ver que la recuperación se eternizaba. Y es que mientras sus compañeros acumulaban entrenamientos en grupo y minutos en los amistosos, a Djak le tocaba resignarse y trabajar en solitario, supervisado por el equipo de recuperadores del club y por un Víctor Salas que ha sido su sombra desde que llegó al club.

Con esas molestias ya aparcadas, el jugador trabajó durante toda la semana a buen ritmo y Sabas apostó por incluirlo en su convocatoria ante el UCAM Murcia. Parecía complicado que contara con minutos pero su técnico no dudó en darle la alternativa. Y el costamarfileño respondió dando lo que el equipo espera de él, trabajo oscuro y un plus físico en la medular que puede ser vital durante la temporada. En sala de prensa, el técnico alabó su labor y se felicitó por sumar un efectivo más a su lista de alternativas. El jugador, tras más de media hora de sentirse de nuevo futbolista, salió de El Arcángel con una sonrisa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios