Córdoba CF - UCAM Murcia | La Crónica El primer borrón en el expediente (0-0)

  • El Córdoba cede sus primeros puntos de la temporada ante un igual que cumplió con su cometido

  • La falta de claridad y la madera, aliada por dos veces con los universitarios, frenó el ímpetu local

Samu Delgado, encimado por dos jugadores del UCAM Murcia. Samu Delgado, encimado por dos jugadores del UCAM Murcia.

Samu Delgado, encimado por dos jugadores del UCAM Murcia. / Juan Ayala

El Córdoba CF firmó su primer borrón en el expediente de la temporada 20-21 al perder sus dos primeros puntos, y de local, ante un UCAM Murcia que cumplió a la perfección el guion con el que llegó a El Arcángel. La falta de claridad en la definición, y la madera, que se alió hasta por dos veces con los universitarios, dejó sin premio a los blanquiverdes, que fueron mejores y llevaron el peso la mayor parte del choque, aunque en algunas ocasiones, fundamentalmente en el tramo final, se quedaran sin ideas para contrarrestar el muro defensivo plantado por su enemigo delante de la portería de Biel Ribas, que sigue sin encajar un gol después de tres jornadas.

El boceto que suele dibujar el posicionamiento táctico previo al saque inicial fue esta vez fiel reflejo de lo que luego iba a ser el partido. El UCAM plantó dos líneas, una de cinco y otra de cuatro, por detrás de la pelota, cediendo la iniciativa de manera descarada a los blanquiverdes. No se puede decir que la idea les pillara por sorpresa, de ahí la entrada de Javi Flores para acumular más calidad en la zona de creación y un dibujo más cercano al 4-1-4-1 que al 4-2-3-1 que Sabas venía imponiendo cuando decidía jugar con un solo punta.

Con este guion sobre el verde, el Córdoba necesitaba rapidez en la combinación para poder hacer daño a su enemigo, cómodo con el papel elegido. Pero la primera oportunidad le llegó con la estrategia, que siempre equilibra fuerzas; Alain Oyarzun la puso, cerrada, de fuera hacia dentro, pero Biel Ribas estuvo atento para impedir que llegara Alberto del Moral en el segundo palo. Nada inquietó a los universitarios y ese plan de ritmo lento, pausado, y hacer que no pasara nada con el que llegaron a El Arcángel.

Tampoco la primera buena acción colectiva, aprovechando la movilidad de las medias puntas, que pudo fabricar el cuadro local y que acabó con la dejada atrás de Flores y el remate mordido de Alain Oyarzun que murió en la mano de Piovaccari. Esa doble llegada dio las pistas suficientes al equipo de Sabas de por dónde podía intentar hincarle el diente al UCAM, reforzado en su zona central para defender mejor los centros laterales que los exteriores intentaron en más de una ocasión sin hallar rematador alguno.

Por eso, la siguiente llegada clara partió de la clarividencia de Flores cuando tiene metros y tiempo para mirar hacia adelante: el cordobés recogió un balón en el círculo central y sacó escuadra y cartabón para dejar a Oyarzun en ventaja para encarar a Biel Ribas, aunque el extremo se entretuvo tanto que al final llegó Admonio para impedir hasta el disparo. Esos sustos concentrados en apenas un cuarto de hora, más de los deseados, empujaron a los visitantes a bajar aún una marcha más, hasta ponerse casi al ralentí.

Alberto del Moral controla el balón en el centro del campo. Alberto del Moral controla el balón en el centro del campo.

Alberto del Moral controla el balón en el centro del campo. / Juan Ayala

Pero ahí están como en el salón de casa. Sobre todo porque ante una presión no demasiado alta ni bien ejecutada del Córdoba, la calidad de Rafa de Vicente y Tropi, y el lanzamiento arriba continuo de los laterales permitía al cuadro de Salmerón mantener posesiones relativamente largas. De momento, sólo eso, que dio apenas para forzar dos o tres saques de esquina. El peligro lo seguían llevando, sin gran continuidad, los cordobesistas, que por fin dieron trabajo real a Biel con una nueva conexión entre Flores y Oyarzun que el donostiarra finalizó con un zurdazo desde la corona del área con dirección, pero sin la potencia suficiente para superar al meta, bien colocado.

Camino de la media hora, el UCAM Murcia apenas si se había dejado ver en ataque. Chacartegui, al ver un agujero por su costado, pisó área por primera vez con un centro envenenado que Djetei mandó de nuevo a la esquina; el balón colgado permitió a Josete fabricarse la primera oportunidad, con una media vuelta que se fue desviada. Con Santi Jara cambiado a este perfil izquierdo, una buena llegada de nuevo al lateral gaditano hizo ir abajo por primera vez a Edu Frías.

Javi Flores, a la madera antes del descanso

El duelo ya estaba algo más animado cuando el descanso empezaba a asomar. Fue el momento elegido por Piovaccari para firmar su primera aparición marca de la casa, con una carrera en eslalon en la que partió a su par y cedió a la llegada de Javi Flores en segunda línea, pero el disparo perfecto, raso, del cordobés murió repelido por el poste. Fue la última de un primer tiempo que invitó a la reflexión de Sabas, primero con sus asistentes y luego con el grupo, para dar un giro más de tuerca tras el descanso.

Una solución que buscó de salida con la entrada de Carlos Valverde para dar un punto más de velocidad al ataque. Pero antes de que pudiera surtir efecto, el miedo recorrió el área propia cuando Edu Frías se hizo un lío con el balón en los pies y Aketxe estuvo a punto de robarle la cartera. La respuesta llegó de inmediato después de que Piovaccari sacara a Dean una falta que luego Flores dirigió al larguero en su intento de apretar a la zaga universitaria con esos balones tan peligrosos cuando se cierran.

El partido amenazaba con romperse, siempre con el control en los blanquiverdes pese a dos llegadas largas de Chacartegui y Johan sin remate para el UCAM. Y Sabas trató de variar el guion con un doble cambio con el que refrescó la medular con el debutante Djak Traoré y pasó a jugar con dos delanteros, con Willy junto a Piovaccari y Flores partiendo de la izquierda, pero sin perder su libertad y esa clara tendencia a buscar las posiciones centrales. Poco después, el técnico completó la ecuación sacando al capitán para meter un volante más natural para abrir el campo como Moutinho.

Salmerón correspondió también agitando el banquillo, sin modificar el dibujo, más allá de hombre por hombre, algunos como Admonio por lesión, lo que llevó a Chacartegui a colocarse de tercer central. La calentura del arranque pasó a mejor vida, no sin antes dar una nueva opción a Piovaccari -su testarazo por encima de Dean salió muy centrado-, con respuesta de Rafa de Vicente, que encontró un muro en la espalda de Djetei. Pero el choque alcanzó su último cuarto escaso de continuidad, con muchas faltitas y muy pocas llegadas; vamos, lo que más favorecía los intereses universitarios.

Pero a pesar del panorama, el Córdoba siguió intentándolo, corriendo riesgos atrás. Sobre todo porque empezó a partirse en exceso, fruto del cansancio, lo que abría espacios para las contras de un UCAM Murcia que llegó a acumular un puñado de córners que no sólo le permitían estirarse, sino amenazar. Al final, ninguno fue capaz de encontrar el camino del gol y terminaron por repartirse los puntos para continuar en cabeza, aunque ya con un primer tropiezo en el expediente.

Ficha técnica

0 - Córdoba CF: Edu Frías; Manu Farrando, Djetei, Bernardo Cruz, Berto Espeso (Jesús Álvaro, 88'); Alberto del Moral (Djak Traoré, 56'), Mario Ortiz, Samu Delgado (Carlos Valverde, 46'), Javi Flores (Moutinho, 69'), Alain Oyarzun (Willy, 56'); y Piovaccari.

0 - UCAM Murcia CF: Biel Ribas; Johan (Gurdiel, 72'), Admonio (Víctor, 64'), Charlie Dean, Josete Malagón, Chacartegui; Santi Jara (Chemi, 89'), Rafa de Vicente (Alberto Fernández, 89'), Tropi, Pablo Espina; y Aketxe (Javi Moreno, 72').

Árbitro: Ruipérez Marín (castellano-manchego). Amonestó a los blanquiverdes Javi Flores (55') y Moutinho (70').

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 3 del Subgrupo IV-B de Segunda División B disputado en El Arcángel ante 400 espectadores, el máximo permitido por las autoridades por la evolución de la pandemia del covid-19.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios