Vía Crucis de las Cofradías Córdoba Córdoba se llena de Perdón

  • La ciudad vive su primer gran acto cofrade con el Vía Crucis de las Cofradías en la Mezquita-Catedral

El Señor del Perdón, en el interior de la Catedral. El Señor del Perdón, en el interior de la Catedral.

El Señor del Perdón, en el interior de la Catedral. / Jordi Vidal

Córdoba vivió ayer el primer gran día cofrade tras el inicio de la Cuaresma el pasado Miércoles de Ceniza. La Agrupación de Hermandades y Cofradías volvió a celebrar un año más, como es habitual en el primer sábado de Cuaresma, su Vía Crucis de las Cofradías que en esta ocasión presidió el Señor del Perdón. El titular de la hermandad homónima de San Roque fue el protagonista en una tarde de incienso, recogimiento y rezo por celebrarse el 25 aniversario de la primera salida procesional de Nuestro Padre Jesús del Perdón.

La imagen salió a las 17:45 de la iglesia de San Roque sobre una peana de carrete propiedad de la hermandad de Nuestro Padre Jesús Preso de Cabra. Con túnica color vino, fueron numerosos los estrenos del Señor del Perdón que, entre otros, lució por primera vez unos gemelos diseñados por Alejandro Carrero, así como una imagen frontal de la Virgen del Rocío de la hermandad de la Paz y Esperanza.

En su camino hacia la Mezquita-Catedral, el Señor fue acompañado por el quinteto de capilla de la banda de música de la Esperanza en un recorrido sobrio precedido por una comitiva de hermanos vestidos de oscuro. Los costaleros portadores de la peana hicieron además un pequeño saludo a los mayores de la residencia del Buen Pastor en uno de los virajes que le llevaron hacia la Catedral tras pasar por Buen Pastor, Deanes, Judería, Cardenal Herrero, Magistral González Francés.

Al interior del templo accedió por la Puerta de Santa Catalina. Allí esperaban representaciones de todas las hermandades cordobesas agrupadas, de penitencia y gloria, para el rezo de las 14 estaciones del vía crucis.

Tras el solemne acto, el Señor del Perdón, sobre un manto de flores rojas de tonos oscuros regresó a su templo. Lo hizo, en esta ocasión, con aires de alegría bajo los sones de la banda de cornetas y tambores Coronación de Espinas. El grupo musical estrenó para la ocasión la marcha Rey de los judíos, obra de Rafael Vázquez y dedicada a la imagen de San Roque. Este regreso a su casa a la espera del Miércoles Santo tomó un recorrido más largo para lucimiento de la cofradía y para la alegría de los cofrades que ya viven su época grande.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios