Urbanismo

Los vecinos del Casco Histórico de Córdoba presentan un proyecto para convertir solares abandonados en casas patio

  • Los representantes vecinales informan de que el Consistorio "no cumple la ley" respecto a la conservación del Casco Histórico tras el fomento del uso terciario

  • Se ha pasado de más de 60 comercios en la Judería a solo dos

Vecinos del Casco Histórico.

Vecinos del Casco Histórico. / El Día

La Asociación Nodo Corduba ha presentado un proyecto para convertir los solares en ruinas y abandonados del Casco Histórico en casas patios que acojan a nuevos vecinos, evitando así la construcción de más inmuebles que fomenten el uso terciario. 

"Planteamos que el Ayuntamiento realice una estrategia urgentemente de casas patio porque esto va unido a otra estrategia para la adaptación del cambio climático, algo que este Ayuntamiento tiene en un cajón olvidado", ha informado el representante de la asociación, Manuel Ortega. 

Este planteamiento se basa en catalogar a dichas viviendas como un espacio sostenible y ecológico. Por ello, siguiendo con la ordenanza donde se apela a la contaminación visual para no instalar placas fotovoltaicas que puedan dotar de agua caliente las viviendas, plantean otras alternativas como el uso de tejas

Los vecinos denuncian que no se cumple con el modelo de uso del suelo que fomente la estrategia de incrementar y fijar población en el Casco Histórico. Así, el pasado mayo en la junta municipal de distrito se presentó una propuesta para que se aprobase una moratoria de la terciarización en la zona, a raíz de "querer montar otro chiringuito de negocios de la noche incumpliendo este plan". 

Manuel Ortega también ha afirmado que en otras ciudades andaluzas se llevan a cabo promociones de viviendas en la zona del Casco Histórico. No obstante, según los vecinos, en Córdoba no es así, y como ejemplo ha recordado las viviendas fijadas para Santa Marina y que finalmente se llevaron al Campo de la Verdad.

Estos vecinos han afirmado que "ya hay suficientes hoteles" y la mayoría de ellos "eran proyectos paralizados que no cumplían con la directrices básicas en el anterior mandato; ahora lo que se ha hecho es desatascar las solicitudes de hoteles que se presentaron en un momento de turismo depredador en auge", ha informado Manolo Ortega. 

Además, este representante vecinal ha adelantado que la Asociación tienen un plan para el edificio del antiguo Simago, que se basa en construir un gran centro cívico comunitario que presente "muchos servicios".

"El deterioro del Casco Histórico se ha incrementado en este mandato y no se ha hecho absolutamente nada" ha declarado Ortega, quien ha asegurado que "existe un plan de protección del Casco que no se cumple". 

Por ello, el representante vecinal ha pedido "o bien que el alcalde cese al concejal de Urbanismo por incompetencia o que él asuma la responsabilidad como la máxima autoridad del Consistorio y el que tiene mayor competencias". 

Además, desde la Asociación han informado que se va estudiar la opción de tomar medidas jurídicas para adjudicar alguna sanción ante el "no cumplimiento de la ley", ya que los vecinos acusan al Consistorio de no velar por el mantenimiento del Casco Histórico.

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Vecinos de La Medina, Lourdes Martínez, ha declarado que los vecinos se sienten "desencantados, engañados y vapuleados". Martínez es propietaria de un negocio de comestibles en la Judería y denuncia que junto con otro local, son los únicos comercios que quedan en la zona. 

"Hacen un par de décadas había más de 60 comercios", ha afirmado, denunciando la inexistencia de servicios básicos en la zona: "Los vecinos no podemos ir a comprar a otros barrios porque estamos rodeados de hoteles". 

El éxodo vecinal en la Judería es constante, a esto se le suma el mal estado de algunas casas, por lo que desde La Medina piden al Consistorio que se encargue de instar al propietario a adecentar su vivienda "y, si no puede, que lo haga subsidiariamente el Ayuntamiento o se inste una venta forzosa, pero ya no queremos más hoteles, no queremos más apartamentos turísticos, no queremos más fiesta, queremos vecinos", ha sentenciado la presidenta. 

También denuncian que los solares "están llenos de ratas y que se están cachondeando de la Delegación del Casco Histórico, porque no hacen absolutamente nada". Y para concluir, Martínez ha dejado claro que "los vecinos sí queremos al Casco Histórico, estamos enamorados del barrio".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios