EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Córdoba

Más de 15.000 personas exigen igualdad en un 8-M histórico

  • La manifestación central se convierte en una de las numerosas de los últimos años en Córdoba

  • Los sindicatos cifran en más de un 60% el paro por parte de los trabajadores

El Día de la Mujer tuvo, sin duda alguna, su respuesta en la calle. Una jornada, la de ayer, a la que fue difícil de otorgar un único adjetivo calificativo dado el elevado número de personas que se echó a la calle. Según datos de la Policía Local, fueron más de 15.000 las personas que participaron finalmente en la manifestación. Y es que, al principio de la misma las cifras que se manejaron eran unas 11.000, una cuantía que fue aumentando a medida que se iban incorporando más personas al paso de la manifestación. Tanto que sin problemas se puede tildar de histórica la manifestación de ayer y una de las más numerosa de los últimos diez años con motivo de la celebración del 8-M. Sólo hay que buscar en la hemeroteca y comprobar que esta misma cita apenas reunió a dos centenares de personas en 2012, mientras que el año pasado fue un número similar. Son sólo datos objetivos que ponen en evidencia que la protesta de ayer pasará a la historia por ser una de las más numerosas de las que se han celebrado en la capital y todo con un mismo fin: llevar a la calle las desigualdades existentes entre hombres y mujeres en el ámbito laboral, marcado por la brecha salarial, y reivindicar la igualdad de una vez por todas en todos los ámbitos.

Una protesta que también puso en evidencia que se trata de una lucha en la que está implicada gran parte de la sociedad, desde mayores hasta los más jóvenes, que son el futuro y que son los que no quieren que esta discriminación persista cuando les llegue la hora de acceder al mercado laboral y la estabilización profesional. Así, en ella participaron numerosos jóvenes, numerosas familias con hijos pequeños, hombres, mujeres y también numerosas abuelas, bien conscientes de que eso de la igualdad hay que seguir lucharlo desde hace ya demasiados años. Entre todas ellas, Rafaela Ibarra, quien a sus 77 años no quiso perderse la oportunidad de "gritar y luchar por la igualdad". Ibarra reconoció que estaba "maravillada" por "toda la gente que ha venido" y destacó la necesidad de "que se siga luchando por ello porque como dice mi nieta no se puede consentir que en el 2018 las mujeres sigamos igual que en mi época". Claro, continuó, "ahora todo es un poco más fácil que antes, pero la mujer tiene que seguir luchando más que el hombre para conseguir lo mismo".

Al frente de la manifestación -que partió de los Jardines de la Agricultura- estuvo la alcaldesa, Isabel Ambrosio, acompañada por representantes de la Plataforma Nosotras Decidimos -entidad organizada de la convocatoria-, y a la que también acudieron representantes institucionales. La lluvia, además, no hizo acto de presencia a lo largo de la movilización -que concluyó en la plaza de la Corredera-, lo que también contribuyó a esa masiva participación de personas y de todas las edades.

Pero, ¿qué se escuchó por algunas de las calles principales de la capital a lo largo de la manifestación? Pues desde clásicos como "No nos mires, únete", "Luego diréis que somos cinco o seis" a otros como "No tenemos miedo". Las pancartas reivindicativas tampoco faltaron y entre ellas se pudieron leer mensajes tan claros como el de "Juntas movemos el mundo" o el del Frente de Estudiantes: "Luchar, aprender y enseñar: un futuro en igualdad". Los medios de comunicación no faltaron a la protesta y un más que nutrido grupo de periodistas y profesionales del sector también dieron cuenta de las reivindicaciones de la mujer tras una pancarta en la que se podía leer: "Las periodistas de Córdoba paramos".

A falta de datos oficiales por parte de las diferentes administraciones públicas, el Ayuntamiento señaló que la huelga fue secundada por un 20% de la plantilla, mientras que el paro parcial por un 30% de los 1.600 trabajadores del Consistorio. Desde la Delegación de Educación tampoco pudieron ofrecer datos concretos del seguimiento del paro por parte del profesorado, ni tan siquiera del alumnado. La Universidad de Córdoba (UCO) tampoco pudo facilitar cifras, si bien, fuentes de la institución académica informaron a el Día de que el paro había sido mayoritario en facultades como la de Ciencias de la Educación, donde las alumnas hicieron el paro de 12:00 a 14:00, tiempo en el que sus compañeros hombres sí que acudieron a clase para visibilizar la ausencia de las mujeres, que son mayoría en este centro de la UCO. Otra de las facultades en las que tampoco hubo parones fue en la de Filosofía y Letras, según las mismas fuentes, que añadieron que en la Facultad de Medicina, Enfermería y Fisioterapia el seguimiento de la huelga fue de en torno a un 50%.

Desde CCOO sí que ofrecieron datos y cifraron en un 63% el seguimiento de las dos horas de paro convocadas para los empleados que trabajaban en turno de mañana, una cuantía que para el secretario de Organización del sindicato, Francisco Javier Delmás, "no solo supone que la convocatoria ha sido un éxito", sino que demuestra que la situación de la mujer en el ámbito laboral es "insostenible". Por sectores, la huelga superó el 90% de seguimiento en las grandes empresas industriales, con cifras que alcanzan el 95% en empresas como ABB, Efficold, Atcosa, Deóleo o Pastas Gallo. También en las pymes del sector del metal se registró, según CCOO, un seguimiento del 90%". En el sector sanitario el seguimiento fue dispar. Mientras en el Servicio Andaluz de Salud (SAS) rondó el 55%, en la sanidad privada llegó al 70%, una cifra que se incrementó hasta el 81% en el sector sociosanitario.

Por otra parte, la enseñanza tuvo un respaldo del 58%, mientras que en el sector ferroviario el paro fue secundado en un 70% y en Aucorsa el paro ha rondado el 52%. Según CCOO, algo más bajo fue el seguimiento en los medios de comunicación, donde se situó cerca del 47%, si bien, fue muy seguido por las mujeres que trabajan en este sector. En el caso de las administraciones públicas, la huelga recibió el respaldo del 61,7% en la Administración central, del 58,7% en la autonómica y del 42,5% en la local; el seguimiento en los servicios auxiliares externalizados fue, según CCOO, del 81%. El sindicato, además anunció que denunciará a la empresa RACE Asistencia "por obligar a sus trabajadores a cubrir con horas extras a los compañeros que han decidido secundar la huelga, algo que está expresamente prohibido". Unos datos de seguimiento bastante similares a los que ofreció UGT, desde el que señalaron que en la función pública el paro fue del 70%, mientras que en los grandes centros de industria del 80%. La media estimada por esta organización sindical fue del 65%.

Pero la de ayer fue una jornada muy larga y que empezó en la noche del jueves con una concentración en la plaza de las Tendillas por parte de varias decenas de integrantes de la Plataforma Cordobesa contra la Violencia a las Mujeres -a pesar de la intensa lluvia- y que continuó durante todo el día de con movilizaciones de mujeres en distintas zonas de la capital a media mañana que tuvieron como punto final la plaza de Colón. Una de ellas fue la organizada por diferentes colectivos del Distrito Sur, que partió desde la plaza de Andalucía y que contó con la asistencia de más de un centenar de personas, entre ellas, la edil de Infraestructuras, Amparo Pernichi. Entre ellas y en primera línea tras una de las pancartas reivindicativa se encontraba Mariló Damián, portavoz de la Red de Igualdad, quien se mostró confiada en que la jornada de la mujer "sea positiva" y que sean "miles" las mujeres que participen en todos los actos convocados, tal y como finalmente se puso de manifiesto. "Tenemos que luchar y queremos cambios", subrayó. Entre los asistentes también se encontraba María Rivera, vecina de la calle Jaén, quien a sus 78 años pidió a todos "que nos miren con respeto". "Las mujeres al poder", sentenció. Todo este grupo llegó a la plaza de Colón entonando cantos y consignas como "este mundo no nos gusta y lo vamos a cambiar".

Pero junto a estas primeras movilizaciones, también diversos piquetes por las calles de la zona centro de la capital, donde se encuentran ubicadas una gran parte de franquicias de tiendas de ropa para informar, tanto a los trabajadores, como a los clientes de las razones por las que ellos consideraban que era necesario hacer huelga durante toda la jornada o, al menos, durante dos horas. Entre uno de esos piquetes estaba la parlamentaria andaluza por Córdoba de IU, Elena Cortés, quien aseguró sin reparos que "la huelga es un éxito", pues las mujeres están "tomando las calles, reclamando un mundo que no nos asesine, que no nos explote, que no comercie con nuestras vidas, ni las precarice". También demandó "respeto a la huelga de las mujeres, por parte de las empresas", pues son las mujeres las llamadas a secundar "esta huelga feminista".

Representantes institucionales como Isabel Ambrosio, y la delegada del Gobierno, Esther Ruiz, comenzaron también temprano esta jornada de la mujer con una charla que ofreció la regidora en el instituto Ángel de Saavedra. Allí, Ambrosio aludió al propio centro de Secundaria, "que tiene mirada crítica y actual a una sociedad moderna" y "pone en el lugar que le corresponde el papel de las mujeres y la incorporación de muchas mujeres a muchas iniciativas que han hecho posible que una sociedad como ésta crezca, de la mano de la educación, la cultura y la creatividad". Al recordar el papel de las mujeres y que "en muchas etapas de la historia" han estado "ocultas e invisibles", la regidora destacó que "hoy -por ayer- se trata de destapar a esas mujeres y hacer mucho más grandes, sabiendo que se ha contribuido en la igualdad de condiciones para garantizar una sociedad mucho más moderna y actual". Así, aseguró que "ya de por sí este 8 de marzo no se va a olvidar, porque entre todos se ha puesto el foco y se ha generado una nueva ilusión con el lema de conseguir la igualdad". Para la regidora, con todos los actos convocados ayer "se ha sido capaz de renovar el impulso y resituar la reivindicación de la igualdad, más allá de lo que cada una pueda hacer, porque no todas pueden hacer el paro de dos horas ni pueden mantener la huelga de 24 horas". A su juicio, con todo ello, tras el paro de ayer "va a haber un antes y un después de este 8 de marzo".

Mientras, la delegada del Gobierno consideró que "un centro educativo es el mejor espacio para reivindicar y recordar la historia de las mujeres que han luchado". "Hay que avanzar hacia una igualdad real", remarcó.

Y mientras ambas se encontraban en la charla, la jornada transcurrió con cierta normalidad en gran parte de la ciudad hasta la llegada de las diferentes columnas de mujeres -pertenecientes a diferentes colectivos de producción- al mediodía en la plaza de Colón. A pesar de la intensa lluvia que también cayó hasta la tarde, la llegada de varios miles de personas elevó los ánimos de los representantes sindicales. Entre ellas, la secretaria general de CCOO, Marina Borrego, quien indicó que "ni la lluvia ni el patriarcado van a impedir que estemos aquí". "No vamos a dar ni un paso atrás. Ya era hora de que pusiéramos el grito en el cielo y saliéramos a reivindicar lo que de verdad nos merecemos. Somos la mitad de la población", recordó y añadió que a media mañana ya la huelga era "un éxito".

Desde UGT, su secretaria de organización, Carmen Jurado, lamentó las elevadas cifras de paro de las mujeres y mostró su confianza en que la huelga de ayer sirva "para tomar nota". "No van poder con nosotras, somos el 52% de la población y, por eso, estamos en la calle. Venimos libre y unidas", señaló.

En esa misma convocatoria estuvo el presidente de la Diputación, Antonio Ruiz, quien reivindicó que esta efemérides es "un día para alzar la voz" pero "tenemos que hacer algo más". Así, "el 8 de marzo tiene que ser todos los días del año para conseguir que esa sociedad justa y moderna que queremos", y que "solo puede desarrollarse en igualdad", sea "una realidad más pronto que tarde".

Todos ellos mostraron su apoyo a una lucha por la igualdad, que sigue creciendo y que ayer marcó un antes y un después con un ocho de marzo histórico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios