Familias

La digitalización eleva hasta los 500 euros el gasto de la vuelta al cole en Córdoba

  • Además de libros y material, las familias tienen que hacer un desembolso extra en tablet y ordenadores

Un cliente llega a la papelería a recoger los libros y el material para sus hijos de cara a la vuelta al cole. Un cliente llega a la papelería a recoger los libros y el material para sus hijos de cara a la vuelta al cole.

Un cliente llega a la papelería a recoger los libros y el material para sus hijos de cara a la vuelta al cole. / Rafael González

La crisis sanitaria del coronavirus ha tenido un impacto profundo en la educación. Con la vuelta a las aulas ya en marcha, muchas familias están realizando las compras para afrontar un nuevo curso tan atípico como el pasado, que ni tan siquiera se pudo cerrar. La situación actual ha terminado de dar el papel de protagonista a las nuevas tecnologías, lo que conlleva un aumento en el gasto que realizan las familias en el material escolar al principio del curso.

Además de libros y otros elementos que han formado parte siempre de estas compras, también deberán hacer acopio de dispositivos electrónicos como las tablets, ordenadores o impresoras. Hay que estar bien preparados ante lo que pueda venir. Muchas familias no han querido dejar a la suerte el no tener materiales en casa para que sus hijos puedan seguir las clases online, si se diera el caso de tener que volver a instaurarlas.

El secretario general de la Unión de Consumidores de Andalucía, Juan Moreno, indica que el coste de la vuelta al cole para este curso académico será bastante más elevado que años anteriores, precisamente, por la necesidad de materiales digitales y electrónicos que hasta ahora no eran necesarios en cursos como Infantil o Primaria, por ejemplo. En este sentido, cifra entre 400 y 500 euros el coste por cada niño, a lo que habría que sumar en muchos casos las conexiones a internet para adaptar el hogar a esta forma educativa que muchos llaman el futuro.

Pero además, Moreno señala que en los últimos años se ha detectado por parte de la Unión de Consumidores de Andalucía que son muchas las empresas que se aprovechan de la vuelta al cole para lanzar campañas publicitarias que llaman a cambiar el dormitorio de los niños, los escritorios o incluso tiendas de alimentación que incorporan a su listado de productos artículos como babys, libretas, colores, ropa, calzado o incluso artículos digitales este año más que nunca.

El curso escolar inició el día 1 de septiembre con la incorporación de los docentes a las aulas y los menores, Infantil y Primaria, lo harán el próximo día 10. La vuelta a la normalidad en esta época de pandemia no está exenta de polémica y ya son varias las asociaciones y plataformas que han anunciado movilizaciones y huelga ante un escenario de incertidumbre por la propagación del coronavirus. Mientas el Gobierno asegura que la vuelta al cole es segura y que los expertos recomiendan que los niños se reincorporen con sus compañeros y maestros siguiendo un protocolo de seguridad, hay colectivos que critican las medidas por insuficientes.

Por su parte, el presidente de Facua en Córdoba, Francisco Martínez Claus, recuerda que “desde hace varios años estamos encaminados a que la tecnología sea protagonista, pero lo que no se puede es obligar a los alumnos a que tengan que comprar para poder dar el temario”. Por ello, reitera que “habrá que plantear nuevas opciones para que todos estén en las mismas condiciones”.

En este aspecto, recuerda la iniciativa que llevó a cabo la Junta para dotar a los alumnos de primaria con un ordenador portátil. Martínez insiste en que “entendemos la situación, pero tendrán que garantizar que todos tienen acceso y no obligar a nadie”. El presidente de Facua Córdoba matiza que la situación de las actividades escolares es distinta, ya que no son las obligatorias y “muchos profesionales apuestan por incluir la tecnología como un complemento”.

Así, Martínez indica que la responsabilidad recae en las administraciones, que deben elaborar un plan que asegure el acceso a todos los alumnos, cubriendo los gastos “en el caso de que sea imprescindible para acceder al temario”. Esto evitaría que las empresas elevasen el precio de estos productos, sumándose al precio de uniformes, libros y otros materiales, mientras que “hay familias que tienen dificultades y no cuentan con acceso a internet en su casa”.

Por ello, hace hincapié en que esta implementación de las nuevas tecnologías en el aula debe ir acompañada de la cobertura de las administraciones, ya que “nosotros vemos factible su aplicación en la educación”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios