Laboral

La plantilla de ABB se encierra de manera indefinida por los despidos

  • Los 200 trabajadores permanecerán en la fábrica mientras siga la negociación, aunque rechazan la propuesta de la compañía, que ha rebajado a 51 las personas afectadas por el ERE

Encierro de los trabajadores de ABB en la sede de la compañía. Encierro de los trabajadores de ABB en la sede de la compañía.

Encierro de los trabajadores de ABB en la sede de la compañía. / Laura Martín

Antonio Espejo tiene 41 años. Desde los 20 años trabaja en la fábrica ABB como bobinador y ha sido uno de los 200 integrantes de la plantilla de esta compañía en sumarse al encierro en las dependencias de la compañía mientras siguen las negociaciones del expediente de regulación de empleo en Madrid.

“Somos gente que ronda los 40 y los 45 años y no hay colchón de personas que se puedan prejubilar”, asegura. “Este expediente de regulación de empleo es muy traumático y complicado”, asegura este empleado de ABB que, según destaca ya se ha enfrentado a media docena de expedientes en toda su carrera dentro de esta compañía. El encierro, continua, “es una medida de presión para la negociación, en la que no se avanza”.

Así, la plantilla de ABB –compañía que se dedica a la ingeniería eléctrica y automatización y que tiene varios centros de trabajo en España– ha decidido encerrarse en protesta por los despedidos contemplados. Se trata de una medida que van a ir cumpliendo según se vayan cumpliendo los turnos de trabajo –que son tres a lo largo de todo el día–.

El presidente del comité de empresa de ABB en Córdoba es Jesús Villegas, quien se encuentra en Madrid negociando las condiciones del citado expediente. Mientras tanto, Raquel Ruiz se ha convertido en la portavoz de los empleados.

Protesta de los trabajadores en la fábrica. Protesta de los trabajadores en la fábrica.

Protesta de los trabajadores en la fábrica. / Laura Martín

“Lo que nos ha dado la empresa es pasar de 59 a 51 despidos”, tanto en Córdoba, como en la sede de Bilbao, en el País Vasco, pero no se ha aclarado aun quiénes serían los afectados. Ruiz también anota que otra de las propuestas que se ha planteado es que se lleven a cabo una decena de traslados al taller de Zaragoza y el establecimiento de una serie de ayudas económicas para hacer frente al hecho de tener que cambiar de residencia.

Una de las propuestas es el traslado de una decena de empleados al taller de Zaragoza

En esta línea, recuerda que se trata de una medida que ya se acordó “en un preacuerdo alcanzado en abril” para 25 personas “para la búsqueda de alojamiento y ayudas, pero ahora son ínfimas y hay mucha diferencia” con lo acordado hace ahora cuatro meses. Otra de las propuestas que se ha planteado es que tres trabajadores pasarían al departamento de comercial, mientras que otras tres se irían desde la sede del barrio de Galindo, en Trapagaran (Vizcaya), a la de Bilbao.

Otro de los datos aportados por Ruiz y que se ha abordado en la negociación con la empresa ha sido la cuantía que recibirán las personas que decidan acogerse a la prejubilación. En todos los casos el tope de dinero que recibirán se ha establecido en un máximo de 2.000 euros, pero según la edad de cada trabajador. Así, en el caso de los empleados de 58 años cobrarán un 74% del salario regulador, los que tengan 59 años, un 75% y los que tengan 60 el 76%. Ruiz, no obstante, recuerda que apenas serán entre diez y dos los trabajadores que podrían acogerse a esta opción de la prejubilación.

El domingo es la fecha tope de la negociación

La portavoz de los trabajadores de ABB, además, recuerda que la fecha tope de la negociación es el próximo domingo y que en los últimos días “no se ha avanzado mucho”.

El encierro de los trabajadores llega después de la manifestación convocada el pasado lunes en Córdoba, cuando más de 3.000 personas salieron a la calle para mostrar su rechazo al despido de estos trabajadores y mostrar también su apoyo a la plantilla.

En la convocatoria, Villegas recordó que si se permite que ABB desmantele la línea de interruptores “estará hiriendo de muerte a la planta cordobesa, porque es probable que pierda atractivo para Hitachi, que ha adquirido el 80% de la división de redes eléctricas de la multinacional”. La manifestación sirvió para demostrar el apoyo que la compañía tiene por parte de la sociedad cordobesa, además de representantes de la política municipal y provincial.

Estas movilizaciones llegan después de la compañía nipona Hitachi alcanzase un acuerdo con la multinacional suiza ABB para adquirir su negocio de red eléctrica por unos 6.400 millones de dólares (5.655 millones de euros) en diciembre del año pasado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios