Balance de criminalidad

El confinamiento redujo los delitos en más de un 17% en la provincia de Córdoba

  • La actividad criminal baja en la provincia sobre todo en robos y hurtos, sin embargo aumentan los delitos sexuales y de lesiones

  • A pesar de este descenso, los datos son peores que la media nacional y andaluza

Dos agentes de la Policía Nacional de Córdoba. Dos agentes de la Policía Nacional de Córdoba.

Dos agentes de la Policía Nacional de Córdoba. / Juan Ayala

El confinamiento decretado por el estado de alarma por la pandemia del coronavirus ha tenido efectos devastadores para la economía de la provincia, sin embargo, de los meses que la población ha pasado encerrada en sus domicilios se puede extraer al menos un aspecto positivo. Y es que, según el balance de criminalidad del Ministerio del Interior, la delincuencia bajó más de un 17% en Córdoba.

Las cifras del Gobierno tienen sentido al analizar la situación: difícilmente pueden cometerse robos si no hay personas en las calles, si las viviendas no están vacías y si los comercios están cerrados y no hay dinero ni género en su interior. Tampoco puede haber peleas o secuestros si la mayoría de la población está en su casa.

El Ministerio del Interior cifra la caída de la criminalidad en el primer semestre del año 2020 en Córdoba en un 17,2%. Es una estadística peor que la media de España, donde el descenso de los delitos fue del 24,8%; y también que la de Andalucía, donde disminuyen un 20%.

Entre el 1 de enero y el 30 de junio de este año se registraron en la provincia de Córdoba 10.630 infracciones penales. El mismo periodo del año anterior cerró con 12.834. No todos los tipos de crímenes han bajado en este tiempo. Los que han sufrido un descenso más importante son los relacionados con robos, hurtos y sustracciones de vehículos, mientras que el resto de modalidades ha aumentado.

El balance del Ministerio señala que los robos con violencia e intimidación han caído un 41,6%, pasando de los 233 cometidos en el primer semestre de 2019 a los 136 de este año. En esta modalidad se encuadran los atracos con arma de fuego o blancas y también los tirones.

Las sustracciones de vehículos han sufrido un brusco descenso del 47,4% en la provincia

Por su parte, en los robos con fuerza en domicilios, establecimientos y otras instalaciones la bajada ha sido del 33,2%, notificándose 511 frente a los 765 del pasado año. En concreto, en los referentes a domicilios, el descenso ha sido del 35,1%, con 302 infracciones registradas mientras que en el mismo periodo del año anterior fueron 465.

Los hurtos y las sustracciones de vehículos han anotado una caída brusca del 42,2% y 47,4% respectivamente. En el primero de los casos, los Cuerpos de Seguridad del Estado han gestionado 1.952 denuncias frente a las 3.380 de 2019. Esto se explica, entre otras cuestiones, por la ausencia de turismo durante el segundo trimestre del año, ya que los objetivos principales de los carteristas y descuideros son los turistas. A ello se añade que no se hayan celebrado fiestas multitudinarias como la Semana Santa y la Feria, que suelen ser aprovechadas por los delincuentes para mezclarse entre el público y cometer los robos.

Respecto a la sustracción de vehículos, entre enero y junio se han producido 81, cuando el año anterior fueron 154.

Interior divide los homicidios y asesinatos en los consumados (es decir, han terminado con la muerte de la víctima) y en los que se han quedado en grado de tentativa (en los que la víctima ha resultado herida pero no muerta). Respecto a los primeros, se ha producido una caída del 50% ya que en 2019 se registraron dos y este año solo uno.

Sin embargo, es llamativo que los asesinatos en grado de tentativa hayan crecido un 80%, de cinco a nueve, al igual que lo han hecho los delitos de lesiones y riña tumultuaria (peleas) a pesar de que ha habido menos personas en la calle y los establecimientos de ocio nocturno han estado cerrados un buen tiempo. En este caso, la subida ha sido del 20%, pasando de 85 a 102, lo que puede indicar que se hayan producido en el seno familiar.

Igual ocurre con los delitos contra la libertad sexual, que han subido un 22,9%, contabilizándose 134. En estos meses se ha anotado una violación menos que en el mismo periodo de 2019 (de diez se ha pasado a nueve), pero sí se han incrementado en un 26,3% el resto de infracciones, alcanzando las 125 denuncias.

Otro delito que crece a pesar del confinamiento es el tráfico de drogas, si bien Interior achaca este incremento a la presión policial sobre las mafias del narcotráfico, en especial de la marihuana, una droga cuyo cultivo se ha extendido en varias zonas de Córdoba, tal y como demuestra el goteo de operaciones realizadas por la Policía Nacional y la Guardia Civil para desmantelar las plantaciones.

El informe apunta 145 infracciones relacionadas con el tráfico de drogas en la provincia, un 6,6% que en el mismo periodo del año anterior, que acabó con 136. Por último, la cifra de secuestros se mantiene con dos denuncias.

Los datos del balance de criminalidad en Córdoba capital son algo mejores ya que los delitos bajaron un 24,9%. En este caso, solo han aumentado las denuncias relacionadas con peleas, un 41,5%, pasando de 41 a 58. 

En Puente Genil destaca sobre todo el aumento del tráfico de drogas en un 160%

Los descensos más importantes se dieron en los robos con violencia (un 48,7% menos), en la sustracción de vehículos (un 48,8% menos), hurtos (un 47,7% menos) y robos con fuerza en domicilios y establecimientos (un 45,6% menos).

En la capital sí se ha registrado un menor número de delitos sexuales, un 18,5% menos), con un total de 53 denuncias frente a las 65 del primer semestre de 2019.

El balance de criminalidad también incluye los datos recogidos en Puente Genil y Lucena. En el primer municipio el confinamiento apenas se ha notado en lo referente a infracciones. De hecho, el descenso ha sido solo de un 1,3%. Aquí se incrementó principalmente el tráfico de drogas, un 160%, con 26 casos anotados cuando en el año anterior fueron diez. Curiosamente, también destacan los robos con violencia e intimidación, que crecen un 17,6% (pasan de 17 a 20).

Por su parte, en Lucena los delitos penales han caído un 19,2% durante el primer semestre, sobre todo por la disminución de los robos y hurtos. Y, al contrario que en la localidad pontana, en Lucena las denuncias por tráfico de drogas se han reducido a la mitad, pasando de nueve a cuatro.

Los quebrantamientos de la ley que más han aumentado son los relacionados con la libertad sexual, un 75%, elevándose de cuatro a siete.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios