Córdoba

El comercio de cercanía de Córdoba lucha para mantener la actividad pese a la incertidumbre

Varias clientas en una tienda de ropa y complementos del Centro de Córdoba. Varias clientas en una tienda de ropa y complementos del Centro de Córdoba.

Varias clientas en una tienda de ropa y complementos del Centro de Córdoba. / Juan Ayala

El cierre obligado por el estado de alarma debido a la pandemia del coronavirus ha supuesto grandes pérdidas para los comercios de la ciudad, que ahora vuelcan todos sus esfuerzos en volver a su normalidad respetando las condiciones impuestas por el Gobierno central.

Algunos están poco a poco recuperando clientes y actividad, pero otros se han quedado en el camino y han decidido no abrir después de la debacle que ha supuesto para ellos permanecer casi tres meses cerrados. Los que siguen adelante, que por suerte son una gran mayoría, verán a final de año los daños económicos sufridos en este 2020.

El presidente de Comercio Córdoba, Rafael Bados, señala que "esta crisis nos pillaba en un buen momento" después de años muy complicados para el sector. La expectativa que tiene la federación es que "durante los próximos meses el consumo se contraiga, lo que va a afectar al volumen de ventas".

Aunque aún no hay cifras sobre el número de tiendas que han cerrado por esta crisis en Córdoba, Bados explica que "la Confederación Española de Comercio estima que entre el 20% y el 30% del tejido comercial a nivel nacional puede tener dificultades para continuar con la actividad", dependiendo de las zonas y subsectores.

Ademas, recuerda que Córdoba es una ciudad fundamentalmente de servicios en la que el comercio supone casi un tercio de la actividad económica y del empleo, por lo que "una situación como esta es complicada".

El sector está trabajando con el Ayuntamiento para poner en marcha varias medidas y también ha participado en el plan de choque postcovid, en el que "se han incluido prácticamente todas las medidas planteadas desde Comercio Córdoba", apunta Bados. Todo está encaminado a ayudar a estos empresarios, aunque "no hay varitas mágicas y lo que nos toca al comercio de cercanía es seguir peleando para mantener la actividad".

El presidente de la federación provincial de empresarios y autónomos del comercio recuerda que este sector depende de "cómo se encuentre el bolsillo de los cordobeses", por lo que en una situación como esta se prevé una bajada en las ventas. Además, considera que habrá un periodo hasta que los consumidores se adapten a esta nueva normalidad.

En esa línea, Bados anima a los ciudadanos a que en esta situación, "apuesten más que nunca por el comercio de cercanía, el de los barrios".

Además, recuerda que los establecimientos de la zona turística de Córdoba están cerrados y "habría que articular desde las administraciones algún tipo de ayudas específicas para este colectivo".

En la ciudad, el verano no es la época más fuerte para el turismo, por lo que a estos comercios "les quedan meses muy duros". Comercio Córdoba está trabajando con la Delegación de Turismo para articular algún tipo de ayudas para que puedan sobrevivir.

Por su parte, el presidente de Centro Córdoba, Manuel Blasco, explica que "ahora mismo es muy pronto para saber quién cierra y quién no" ya que considera que "esto hay que verlo en enero". En su zona no han abierto después del confinamiento al menos una frutería y una peluquería.

Desde su punto de vista, los clientes no están "animados" a consumir. "El comercio lleva abierto más de un mes y ves negocios que tienen cola, pero la tienen porque dentro no pueden entrar más de una o dos personas", finaliza Blasco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios