Consumo

'Al súper no más de dos': La campaña con la que Deza quiere contribuir a frenar el coronavirus

  • La cadena muestra su preocupación ante la costumbre de algunas familias de ir juntas a hacer la compra

Clientes en un Deza de Córdoba antes de que el uso de la mascarilla fuera obligatorio. Clientes en un Deza de Córdoba antes de que el uso de la mascarilla fuera obligatorio.

Clientes en un Deza de Córdoba antes de que el uso de la mascarilla fuera obligatorio. / Juan Ayala

La cadena cordobesa de supermercados Deza ha lanzado la campaña #AlSúperNoMásDeDos con la que pretende concienciar a la población para poner su granito de arena en medio de la pandemia del coronavirus, actualmente en límites preocupantes en la ciudad. El objetivo, han explicado desde la empresa, es "seguir controlando el cumplimiento de las medidas de seguridad preventivas del covid-19".

El encargado del establecimiento de Deza en el Zoco, Javier Pérez, ha resaltado "la importancia de ser previsores", sobre todo de cara a la próxima campaña de Navidad. "Por este motivo, en supermercados Deza estamos reforzando algunas medidas, teniendo en cuenta también que la situación en vez de mejorar parece que sigue empeorando, y no podemos bajar la guardia", ha indicado Pérez.

Durante la primera ola, la cadena de supermercados ya pidió a sus clientes que fueran solos a hacer la compra. "Con la nueva normalidad y, en especial, desde hace algunas semanas, los trabajadores de supermercados Deza muestran su preocupación ante la costumbre de algunas familias de ir juntas a realizar la compra y piden que no vayan más de dos personas", han manifestado desde la cadena.

Reconocen que ahora mismo no existe normativa que determine este tipo de casos, pero desde Deza han recordado que la distancia de seguridad (sí obligatoria) ya les obliga a reducir la entrada. Por esto mismo, entienden que "si hay una familia comprando, compuesta por padre, madre y dos hijos, son dos personas adicionales, que dejarán a otras dos personas esperando en la puerta para poder entrar, y en breve llega el frío, es cuestión también de solidaridad", ha añadido la jefa de caja de Supercash Las Quemadas, Carmen Villén.

Por su parte, Lola Pérez, que es jefa de las secciones de charcutería y carnicería en el Deza de Isla Fuerteventura, ha apuntado que "hemos estado meses con unas normas muy estrictas, y atendiendo diariamente a muchos clientes, algunos se negaban a cumplir las medidas, nos faltaban el respeto, y ponían en peligro su salud y la nuestra. Por suerte, la mayoría de nuestros clientes ha tenido una actitud ejemplar, y nunca dejaremos de agradecerles su apoyo, su cariño y su responsabilidad durante el estado de alarma. Pero necesitamos pedirles un último esfuerzo. Las Navidades están a la vuelta de la esquina y por muchas medidas que tomemos, si entre todos no ponemos de nuestra parte para cumplirlas, no servirá de nada".

Javier, Carmen y Lola, han indicado desde Deza, "son hoy los portavoces de un gran equipo que día a día sale a trabajar con su mejor sonrisa, a sabiendas de que pueden volver a casa infectados de coronavirus y poner en peligro su vida y la de sus seres queridos". Por ello, la cadena pide a todos sus clientes "prudencia, responsabilidad y respeto hacia las normas".

Estos trabajadores han incidido en que se vaya a comprar en grupos de dos como máximo, ya que entienden que exigir que sea solo una persona haría más complicado el acto de hacer la compra y además se tardaría más.

En el día a día, los empleados de los distintos supermercados reconocen que se han encontrado en confrontaciones con algunos clientes, muchas de ellas a raíz de que los clientes no lleven bien colocada la mascarilla (tapando nariz y boca): "Si no nos ponemos bien la mascarilla es lo mismo que si no la llevamos puesta", han insistido.

Los empleados también han dado una serie de consejos a la hora de estar en el súper, donde, han recordado, existe gel hidroalcohólico del que se recomienda "encarecidamente su uso". Por ejemplo, si un cliente coge número para la carnicería o la pescadería y tiene diez personas delante, se le invita a seguir comprando y a volver cuando le vaya a tocar. Y es que, han evidenciado, "nosotros controlamos que no entre un número excesivo de personas al supermercado, pero si todas se concentran en el mismo sitio, no estamos haciendo nada".

"Solo pedimos responsabilidad de cara a las fiestas. Responsabilidad en casa, en la calle y también en las tiendas, que en el próximo año no nos falte salud, y para que esto sea así, tenemos que trabajar desde ya, concienciarnos todos y hacer que estas Navidades sean seguras en cualquier comercio y rincón de Córdoba", han concluido los trabajadores de Deza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios