economía | Balance del funcionamiento del nuevo método de control e información aérea

Vigilantes del espacio aéreo

  • Lorena Martínez, Aurora Chicano y Abel López son los encargados de controlar los vuelos del Aeropuerto rodeados de tecnología AFIS

Aurora Chicano mira por unos anteojos mientras Lorena Martínez permanece atenta a la llegada de una aeronave desde la sala de control AFIS. Aurora Chicano mira por unos anteojos mientras Lorena Martínez permanece atenta a la llegada de una aeronave desde la sala de control AFIS.

Aurora Chicano mira por unos anteojos mientras Lorena Martínez permanece atenta a la llegada de una aeronave desde la sala de control AFIS. / Reportaje Gráfico: Juan Ayala

Las jóvenes ingenieras aeronáuticas Lorena Martínez y Aurora Chicano son, bajo el mando de Abel López, quienes trabajan como personal con dedicación exclusiva de lunes a viernes y de 12:00 a 15:00 en la torre de control AFIS del Aeropuerto de Córdoba. A estas tres personas se suman otras dos a las que se les llama en caso de necesidad. Abel es además controlador aéreo en el Aeropuerto de Sevilla.

En una de las plantas, la torre tiene su equipo de comunicaciones, "que incluye un transceptor, o lo que es lo mismo, un equipo de radio puro y duro, de transmisión tierra-aire y tierra-tierra; una grabadora, porque todas las comunicaciones estamos obligados a grabarlas para cualquier tipo de investigación; y la unidad de batería alternativa [para casos en los que fallase la alimentación]", anota el director de la torre de control.

La planta superior es la llamada pecera o panal de torre. "La torre de Córdoba funciona como monoposición, que significa que es un sólo operador el que provee el servicio completo tanto para aviones en aire como para aviones en tierra. Su cometido aquí es proporcionar información de vuelo a los operadores que salgan o vengan al Aeropuerto de Córdoba", detalla Abel López. Para ello Lorena y Aurora cuentan con unos equipos que les proporcionan información y que integran, de izquierda a derecha, un URR (o Último Recurso Radio). "El cometido de este aparato es, en caso de fallo de los equipos transmisores principales, tenerlo como contingencia. Si el micrófono que tiene Aurora llama o le llaman y no le da servicio, automáticamente se viene a este equipo, que es el equipo paralelo del área de servicio". A la derecha del URR se encuentra la pantalla Hermes, que es el servicio de meteorología local del Aeropuerto [cuya oficina está ubicada en el servicio de operaciones del complejo]. "Esa pantalla está constantemente actualizada con los datos meteorológicos del Aeropuerto, desde la altimetría, a la presión atmosférica, temperatura, punto de rocío...cualquier dato que podamos necesitar nosotros o los operadores lo encontramos en esa pantalla, tanto del Aeropuerto de Córdoba como de los cercanos como Sevilla, Jerez, Granada...", puntualiza.

A la derecha de la pantalla Hermes se ubica un equipo primer transceptor con frecuencia de emergencia universal 121.5 megahercios y más a la derecha aún está situado un segundo equipo transceptor a nivel local con frecuencia 118,3 megahercios. "Las posiciones las tenemos duplicadas para el caso de que algún equipo se caiga", sentencia. Continuando por ese viaje a la derecha de los equipos AFIS "nos encontramos con lo que llamamos La Rosa de los Vientos, que te da la información del viento en intensidad y dirección en medio de un temporal. Normalmente para dar la información en tránsito aéreo lo solemos hacer con medias de dos minutos y por nudos", puntualiza.

Los equipos también cuentan con la llamada bahía de fichas de progresión de vuelo. "Dependiendo de si el avión viene o sale, esas fichas ayudan al controlador a mantener la conciencia situacional de lo que tiene entre manos. Ahora mismo, Aurora tiene dos fichas amarillas, que son las de llegada, en la bahía de la derecha y dependiendo de cuando le llamen para hacer uso de la pista, pasará a colocarla por encima de la ficha de la pista; cuando el avión aterrice, pondrá la ficha por debajo de la de la pista, y así el controlador sabrá que la pista está ocupada por esa aeronave", puntualiza. "Aquí no se deja nada a la intuición del controlador, el controlador se apoya y se ayuda en la distribución de las fichas de progresión", añade.

El equipo AFIS se completa también con el Sistema de Mando Principal (SMP) que gestiona las luces de pista y las ayudas visuales [para los aviones]. Y también con un elemento que llama mucho la atención, la pistola de luces, para casos de que falle el equipo de transmisión local y el URR. "Hay un código de luces verdes, rojas y blancas en aviación. Si el operador, por ejemplo, ve que la nave que viene del oeste no tiene tráfico que le afecte para el aterrizaje, pues le lanza las luces verdes; si hubiese problemas, pues le lanzaría las rojas", comenta. Córdoba tiene tres puntos de entrada al sistema de información de vuelo: Whisky -oeste, que coincide con la zona de Encinarejo-, Sierra -zona Sur- y Eco -este, que coincide con la zona del estadio de El Arcángel-. "Cuando una aeronave entra en esos espacios se le informa y hace uso de pista o no y dependiendo de ello nosotros hacemos uso de la bahía de progresión", anota. Tanto los vuelos de entrada como los de salida están coordinados con el centro de control de Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios