Obras

Urbanismo aprueba la licitación de la última fase de la avenida de Trassierra de Córdoba

Inauguración del último tramo de la avenida de Trassierra.

Inauguración del último tramo de la avenida de Trassierra. / Juan Ayala

El Consejo Rector de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) del Ayuntamiento de Córdoba aprueba en su sesión de este martes la licitación de la última fase de las obras de urbanización de la avenida de Trassierra, la que llegará a la zona de la estación de autobuses y trenes y que completará una actuación diseñada para completar la urbanización pendiente del sistema general viario de conexión entre Renfe, la glorieta Amadora y la Ronda Oeste de Córdoba. 

Esta actuación pertenece a la última fase de la urbanización de la carretera de Trassierra, diseñada para transformar la antigua carretera en una nueva avenida y dar más fluidez a la conexión interna entre el Norte y Oeste de la ciudad. El trámite de ocupación de los terrenos era el escollo jurídico y administrativo que la GMU tuvo que abordar antes para hacer realidad esta licitación, según ha recordado el presidente de la Gerencia, Miguel Ángel Torrico.

Este último tramo comprende 160 metros entre la glorieta y la desembocadura en la Estación de Renfe y de autobuses, de la calle Francisco de Toledo y calle Doña Berenguela, con una superficie a remodelar de 4.655 metros cuadrados.

Las obras saldrán a licitación por 560.000 euros y está previsto que empiece el proceso tras esta aprobación en el Consejo Rector de la GMU. Urbanismo prevé que los trabajos se puedan adjudicar en el otoño de este año, una vez cumplidos todos los trámites administrativos. Tienen un plazo de ejecución de seis meses, por lo que "esperamos que antes del verano de 2025 podamos culminar la importante avenida de la ciudad".

Para Torrico las obras que hasta ahora se han llevado a cabo en la zona "han quedado muy bien" y han supuesto "una mejora en la calidad de vida del barrio de Margaritas" que ahora va a completarse con el recorrido total. 

El pasado 10 de abril se abrió al tráfico el segundo tramo de la avenida, 300 metros lineales entre la intersección con Río Névalo (final de la primer tramo) hasta la glorieta que conecta con las calles Francisco de Toledo y Músico Tomás Luis de Victoria, tras un importante retraso en las obras, de unos cinco meses. Además del desdoblamiento de carriles en cada sentido y dos vías de servicio paralelas, dicha actuación ha tenido en cuenta el acerado de entre tres y cinco metros, la incorporación de carril bici y bancos, así como la plantación de 86 nuevos árboles que han venido a sustituir en gran parte a los que tuvieron que ser retirados para las obras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios