Universidad + Empresa

El desarrollo de las becas Semillero del Plan Galileo llega a Hormacesa

  • Hormigones Asfálticos de Andalucía colabora con la UCO con prácticas tuteladas

El delegado de zona de Córdoba de Hormacesa Javier Jiménez con una de las participantes del Plan Galileo El delegado de zona de Córdoba de Hormacesa Javier Jiménez con una de las participantes del Plan Galileo

El delegado de zona de Córdoba de Hormacesa Javier Jiménez con una de las participantes del Plan Galileo / Juan Ayala

La relación entre el mundo empresarial y el sector universitario es, cada vez, más necesaria. No en vano, ambas partes se benefician del trabajo conjunto. La Universidad de Córdoba (UCO) cuenta con un claro exponente al respecto, que es el Plan Galileo de Innovación y Transferencia.

El programa Galileo de la UCO, además, cuenta con varias modalidades y una de ellas es la denominada Semillero de emprendedores, que incluye becas para alumnos de la institución académica que realicen trabajos fin de grado y de máster en el seno de empresas (públicas, privadas, mixtas), instituciones, centros de educación, administraciones públicas, asociaciones, ONGs, etc.

Pues bien, una de estas empresas es Hormigones Asfálticos Andaluces (Hormacesa), cuyo delegado de zona en Córdoba es Javier Jiménez, quien explica de dónde surge la necesidad de la colaboración entre ambos sectores. A su juicio, esa necesidad "surge desde la Universidad, que se pone en contacto con algunas empresas para poder llevar a cabo estas experiencias con alumnos en prácticas".

Uno de los trabajadores de la compañía Hormacesa atienda a una cliente Uno de los trabajadores de la compañía Hormacesa atienda a una cliente

Uno de los trabajadores de la compañía Hormacesa atienda a una cliente / Juan Ayala

En concreto, esta empresa facilita un lugar de trabajo al estudiante que recibe la beca y, además, se le asigna un tutor "para que le podamos enseñar en que podría consistir su futuro trabajo", señala. Jiménez detalla también que mantienen una relación "excelente con la UCO" y que el acuerdo se basa en la firma de un convenio de colaboración con la institución académica para que "sus alumnos puedan realizar prácticas tuteladas en nuestra empresa".

El delegado de zona de Córdoba de Hormigones Asfálticos Andaluces también alude al otro lado, es decir, a qué es lo que requieren las empresas de la Universidad. Así, aclara que "lo único que debemos requerir es que nos envíen alumnos con inquietudes y ganas de trabajar y de aprender, para que haya una simbiosis mientras duran las prácticas y la empresa se vea beneficiada con el trabajo desarrollado por el alumno".

No en vano, continua, "de nada servirían estas prácticas con alumnos desmotivados y obligados a realizarlas". Jiménez también sostiene que las empresas pueden ayudar a mejorar las labores de investigación que, en este caso, lleva a cabo la UCO, y anota que lo pueden hacer "con buena predisposición, tanto a escuchar las propuestas como para desarrollarlas y llevarlas a cabo".

También hace balance y subraya que la experiencia para las tres partes –la empresa, la UCO y el alumno– "ha sido muy positiva" y detalla que mientras que el estudiante "va a tener una experiencia que le va a venir muy bien para su futuro laboral, la UCO ofrece un extra a los alumnos en su formación".

En el caso de la empresa, continua, ésta "se beneficia del trabajo realizado por el alumno prácticamente sin coste, y además le puede venir bien para detectar la valía de algunos estudiantes para contratarlos en el futuro".

Resultados "muy satisfactorios"

Esta no es la primera vez que Hormacesa colabora con la UCO, ya que Jiménez expone que han tenido a otros alumnos en prácticas en la empresa anteriormente y "siempre con resultados muy satisfactorios".

En este aspecto vuelve a hacer una valoración positiva para todas las partes y anota que "es muy interesante, ya que es cuando verdaderamente pueden apreciar en que va a consistir su futuro trabajo y desarrollar todo lo aprendido en la Universidad". Así, insiste en que "es una experiencia muy positiva para los alumnos, ya que les va a proporcionar una idea muy aproximada de lo que se van a encontrar en un futuro si trabajan en una empresa privada de construcción".

Los estudiantes, concreta, "van a aprender acerca de la licitación de obras, de la gestión económica de las obras y de la propia ejecución de las mismas". Además, añade, "van a estar siempre supervisados por algún técnico de la empresa, que les va a enseñar y a guiar en los meses que van a durar las prácticas".

Y aunque el balance es positivo, también alude a otro tipo de actividades que se pueden poner en marcha para impulsar este trabajo conjunto. Así, Jiménez plantea la posibilidad de la realización de prácticas en distintas Administraciones y en consultings de proyectos de Ingeniería , "para que los alumnos puedan conocer las distintas posibilidades profesionales que van a tener en el futuro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios